En un hogar de clase media con ingresos fijos, cuando estalla una crisis económica global o generalizada, ésta impacta indefectiblemente en el financiamiento de esa familia, lo que produce un efecto silencioso e imperceptible: la alteración del historial de crédito.

Pero, ¿todas y todos saben en realidad de qué se trata el historial o “score” de crédito? Bueno, es que todas las personas tienen un score de crédito, a menudo denominado calificación crediticia, aquella performance que siempre es necesario presentar cuando se acude en busca de un crédito, ya sea ante un banco, o a través de la misma tarjeta de crédito.

Ése score de crédito que califica el historial o comportamiento crediticio de cada persona, es un simple instrumento que se traduce en un número. Ése guarismo encierra los secretos de nuestra morosidad o cumplimiento a la hora de afrontar nuestros pagos, nuestros compromisos ante una institución bancaria, las cuentas personal debitadas de nuestras tarjetas de crédito, etc.

La crisis, un adversario del Score de Crédito

La crisis obliga, muy a menudo, a que se produzcan atrasos, incumplimientos, compromisos impagos forzados a su vez por la demora en percibir cobros que antes calzaban perfecto con la deuda contraída, en fin, una serie de trastornos que afectan el financiamiento de personas y familias.

En el marco de la crisis que afecta a la Argentina en los últimos años, se produjo un doble efecto negativo: por un lado, el crédito bancario personal o a familias se vio profundamente afectado, hasta casi desaparecer, y la morosidad o incumplimiento en el pago de los créditos tomados hacía caer el score y, por lógica, dificultaba la toma de nuevos créditos.

En octubre de 2019, según algunos estudios del Banco Central, cayó abruptamente el stock de préstamos en dólares y creció muy fuerte el de pesos. Otros análisis, como el de la consultora Ecolatina, concluyó que la Argentina precisa reforzar el valor del peso para generar un mercado de crédito más amplio.

Pero las consecuencias de la crisis, se hicieron notar en el mercado de crédito: se percibió, entre septiembre y octubre cierta mejora vía tarjetas, pero “el resto de las líneas siguen en franco retroceso, como Personales que encadenan 6 meses de caídas y Prendarios con más de un año de caídas sostenida”.

Cómo mejorar el score de crédito

Hay maneras de mejorar la calificación personal o el informe de crédito. Toda persona, al poseer una tarjeta de crédito o haber contraído un préstamo otorgado por un banco tiene su historial de crédito, y las compañías financieras o inmobiliarias recolectan información sobre esos préstamos y tarjetas de crédito.

Ese informe de crédito es simplemente un resumen del historial de crédito, que se confecciona a partir de los datos personales, como el nombre, domicilio, número de cuit o cuil, las tarjetas de crédito, los préstamos, cuánto dinero debe, y si paga en fecha o con retraso sus facturas.

Por supuesto, es posible consultar el reporte de Veraz gratis o ver el score de crédito. Es más, es recomendable hacerlo antes de contraer un préstamo o adquirir una propiedad, un vehículo, o simplemente requerir un crédito o nueva tarjeta a una entidad bancaria.

Una de las maneras de mejorar el score de crédito es, aunque parezca una obviedad, pagar en término o a tiempo, porque ése es el gran secreto para alcanzar una buena calificación crediticia.

Específicamente, en el caso de las tarjetas de crédito, concretar por lo menos el pago mínimo cada mes ayuda a mantenerse entre los clientes que hacen frente a sus pagos en forma puntual, pese a que no sea lo ideal.

Siempre es mejor pagar por encima del mínimo, porque además de no resolver el problema de fondo, se corre el riesgo de perder el control de la deuda. Y una deuda más controlada permite mejorar el score de crédito.

Otro tip que ayuda enormemente a mejorar el score de crédito es usar sólo un porcentaje del total del límite de crédito que otorga la tarjeta. Las entidades de información crediticia tienen muy en cuenta ese porcentaje, y una de las reglas generales recomienda no utilizar más del 30 por ciento del límite de crédito, para no sobreendeudarse. Si la tarjeta de crédito tiene un límite de 20.000 pesos, lo ideal en no usar más allá de los 6.000 pesos.

Mantener un saldo deudor bajo o controlado también es muy importante. Por el contrario, contar con montos muy elevados de deuda afectará de manera negativa la calificación crediticia.

No tomar muchos créditos en poco tiempo es otro consejo positivo, así como también resulta saludable consultar periódicamente el historial de crédito en Equifax, para saber con claridad la información que los otorgantes de crédito han realizado.

Otro aspecto positivo es la antigüedad del historial crediticio, ya que a mayor tiempo aumenta el valor del score.

En suma, aún en tiempos de crisis, es posible mantener un buen score de crédito, y resulta muy necesario conocer cuáles son las mejores condiciones para tomar una deuda o crédito, a fin de no afectar ese buen historial cuando la etapa crítica ya ha sido superada.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en novedades

Dejá un comentario

Sugerencia

Alberto a la UIA: “Todos tienen que aportar, algo tendrán que resignar”

El presidente electo, durante la Conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), plant