Propuesto por el nuevo bloque oficialista y con aval de la mayoría del arco opositor, el diputado Sergio Massa fue elegido por sus pares como nuevo presidente de la Cámara baja. “Esta responsabilidad la asumo con humildad”, dijo.

La nueva Cámara de Diputados de la Nación ya quedó conformada este miércoles con la jura de sus nuevos miembros. Y con el líder del Frente Renovador como presidente. El encargado de plantear la postulación a la presidencia fue el jefe de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien subrayó “la experiencia y la vocación de diálogo” de Massa y destacó el camino que “nos reencuentra en un espacio de unidad”. 

Máximo, que también se estrena como titular de la bancada del peronismo, afirmó que “tenemos un gran desafío por delante” en el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, y convocó “a trabajar en la búsqueda de consensos”.

Desde la oposición, el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, anticipó la decisión de acompañar la elección de Massa y llamó a construir “un diálogo franco entre oficialismo y oposición, sin mentirnos y con la vocación de encontrar entendimientos por el bien del país”.

Por su parte, la diputada Graciela Camaño, desde el interbloque Federal, destacó también las condiciones de Massa. “Lo conozco desde los 17 años y sé de su enorme capacidad de gestión y de trabajo”, afirmó su ex compañera de bloque, y añadió: “El desafío, ahora, es mantener una Cámara administrada con eficiencia y transparencia. Y garantizar el trabajo en comisiones para producir legislación, sin quedarnos a la espera de lo que mande el Ejecutivo”.

Desde otros bloques opositores, el diputado José Luis Ramón y la diputada Alma Sapag apoyaron también la postulación de Massa y convocaron “a trabajar por el prestigio de este Congreso”. Los bloques de izquierda mantuvieron la tradición de abstenerse en la elección de autoridades. Expresaron esa postura los diputados Nicolás Del Caño y Romina del Plá.

Massa fue proclamado presidente y, ya desde ese lugar, condujo el último tramo de la sesión preparatoria en el que fueron elegidas otras autoridades de la Cámara. “En la pelea y la división la Argentina no tiene destino como país, y necesitamos la fuerza, el coraje pero sobre todas las cosas el talento de cada argentino para poder sacar adelante nuestra patria”, durante su discurso.

El dirigente –uno de los referentes del Frente de Todos– destacó que “en el marco del proceso democrático se abre una nueva etapa y eso siempre abre esperanzas, abre los sueños de millones de argentinos que hoy la están pasando mal y que esperan que cada uno de nosotros pueda llevar adelante la mejor tarea para que estén un poquito mejor”.

El tigrense agradeció a “a cada uno de los electores” sean “oficialistas u opositores” porque “depositaron su confianza, su esperanza”, y también “su frustración”. Y concluyó: “Esta responsabilidad la asumo con humildad, entendiendo que para mí también viene un tiempo de aprender juntos, de aprender al lado de ustedes, de escucharlos y, sobre todas las cosas, de trabajar codo a codo”.

Como vicepresidente primero de la Cámara fue elegido el diputado Álvaro González (PRO); vicepresidente segundo, José Luis Gioja (PJ) y vicepresidente tercero, el diputado Alfredo Cornejo (UCR).

De esta manera, el Frente de Todos se convirtió en la primera minoría con 120 integrantes –a sólo 9 del quórum propio– ya que se sumaron todas las bancadas que respaldaron la candidatura del presidente electo, Alberto Fernández.

En tanto, el interbloque Juntos por el Cambio –conducido por el radical Mario Negri– tendrá 116 legisladores, ya que se alejaron tres integrantes de esa bancada y se sumaron al nuevo Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que conducirá el mendocino José Luis Ramón.

La tercera fuerza, de 10 miembros, estará representada por el interbloque Federal que reúne a los bloques de Consenso Federal, Justicialismo, Hacemos por Córdoba, el Partido Socialista y el Frente Progresista, y que será conducido por el peronista Eduardo Bali Bucca.

Los legisladores, que asumirán formalmente sus bancas el martes próximo cuando se traspase el poder, debutarán en la práctica con el tratamiento de las leyes que serán el puntapié inicial de la gestión de Alberto Fernández, entre ellas el Presupuesto 2020, que sería aprobado en sesiones extraordinarias en dos semanas.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Compromiso del presidente por seguridad y justicia

Impactado por el encuentro con los familiares del joven Orellano que apareció muerto en el