“Ellas y ellos son banfileños, y las y los estamos buscando”, afirma el acuerdo firmado por Abuelas de la Plaza y el club del sur del Gran Buenos Aires al comprometerse en la búsqueda de la restitución de personas secuestradas durante el terrorismo de Estado, principalmente a los nacidos en el centro clandestino de detención conocido como el Pozo de Banfield, que funcionaba a sólo 30 cuadras de la actual cancha.

“Alguna vez nos pusimos a pensar nuestro gentilicio”, dijo Cherco Sergio Smietniansky, hincha y abogado, e histórico militante por los derechos humanos, “y nos dimos cuenta de que tenía tres acepciones: «banfileños» no sólo somos los hinchas de Banfield sino quienes viven y quienes nacieron en Banfield, por eso abrazamos a los chicos y chicas nacidos en el Pozo, pero ese lugar es de los genocidas, lo que sí es nuestro, es el orgullo que sentimos por aquella multisectorial «Chau Pozo», la primera organización vecinal que logró cerrar un centro clandestino de detención y tortura”.

“No se puede hablar de fútbol sin hablar de identidad. Banfield como club es barrio, es historia, es familia, es presente, futuro y vida”, resaltó Cherco, y agregó: “No se puede naturalizar una desaparición forzada de personas. Y los clubes de fútbol no están escindidos de la sociedad. Cuando un grupo de socias y socios pide por una causa como ésta, es imposible que se niegue la institución, porque ¿quién puede estar de acuerdo con una desaparición de personas?  Ahora, varios clubes e hinchadas están pronunciándose, y eso es bueno”.

La construcción de Memoria popular es una tarea de todos y todas. En ella se nos hace imperante trascender los espacios institucionales y que cada integrante de la comunidad se comprometa a que se conozca la Verdad. Sólo de ese modo podremos dar con la Justicia en una sociedad que fue objeto del terrorismo de Estado.

Camisetas para Abuelas

Durante el acto, Estela de Carlotto, señaló: “Es la primera vez que entro a este club y estoy muy feliz”. La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, continuó: “Más de 700 centros clandestinos funcionaron en el país y gracias a la lucha del pueblo conseguimos recuperar decenas de nietos”.

También agradeció al Taladro y valoró que el fútbol ayude a la educación de las nuevas generaciones. “Esto nos da fuerzas. El apoyo de este club colabora en que no nos quedamos quietas. Seguimos en nuestra lucha. Por eso estamos acá. Les agradezco en nombre de todas las Abuelas. Desde hoy llevamos a Banfield en el corazón”, concluyó.

Junto a Carlotto estuvo Delia Giovanola, cuyo nieto nació en el ex Pozo, y otros nietos recuperados, entre ellos Victoria Montenegro –titular de la Comisión de DDHH de la Legislatura porteña–  y Carlos D´Elía Casco, también nacido en ese centro clandestino. Además asistieron Marta Ungaro, hermana de Horacio Húngaro, estudiante secuestrado el 16 de septiembre de 1976,  y Pablo Díaz  sobreviviente.

Delia agradeció a los presentes “por estar en este emotivo acto” y recibirla con los brazos abiertos. “Mi nieto nació en ese lugar y que ahora podamos llevar a cabo estas actividades me alegra mucho. Recordar a mi nuera y a mi hijo hace que ellos estén presentes acá con todos nosotros”, afirmó.

En ese marco, Lucía Barbuto, presidenta de Banfield, aseguró que “lo ocurrido en la última dictadura es responsabilidad tanto del Estado como de la sociedad. El derecho a la identidad está ligado a la inclusión, a la justicia y la verdad. Este convenio es una búsqueda de consciencia histórica para que las nuevas generaciones sepan lo que pasó”.

En el acuerdo, tras recordar a los 30.000 desaparecidos, y firmar las Abuelas Delia y Estela, el club les obsequio camisetas verdes y blancas con sus nombres y el número 10 en la espalda.

Por la identidad

Luego del acto realizado en la sede de la institución, en un escenario levantado sobre el césped del Florencio Sola se realizó la presentación del grupo Teatro por la Identidad. Esta iniciativa de artistas comenzó hace 20 años, pero es la primera vez que se ofrece en una cancha de fútbol.

 

En el encuentro participaron Malena Sánchez, Daniel Fanego, Arturo Bonín, Eugenia Guerty, María José Gabín, Juan Palomino, Cristian Cimminelli y Osqui Guzmán, entre otros, más la música de Esteban Morgado, Julia Zenko y la banda Mala Fama.

247 víctimas del Pozo

Tras 43 años de ser visto con vida las y los adolescentes secuestrados en la Noche de los Lápices el 16 de septiembre de 1976, se inició la audiencia preliminar a los juicios por los crímenes de lesa humanidad vinculados al Pozo de Banfield. El centro clandestino de detención fue lugar de encarcelamiento, represión y desaparición de los estudiantes platenses que luchaban por el boleto estudiantil.

El club se encuentra a 30 cuadras de este ex centro clandestino que fue declarado en 2010 Centro para la Memoria, la Verdad y la Justicia gracias a la lucha de vecinos y familiares de desaparecidos.

El centro clandestino se halla a unas cuadras del Puente de la Noria y el Camino Negro, en Villa Centenario, y funcionó desde 1974 a 1978. La causa está unificada con la del Pozo de Quilmes, otro centro clandestino del Circuito Camps, ya que la bonaerense y el Ejército organizaron la represión.

Son 14 los acusados: Miguel Etchecolatz y Jorge Di Pásquele, Jaime Smart, Eduardo De Lío, Antonio Simón, Carlos Romero Pavón, Roberto Balmaceda, Emilio Herrero Azoren, Jorge Bergés, Gustavo Cacivio, Ricardo Fernández, Juan Torino, Juan Miguel Wolk –responsable a cargo del Pozo en la dictadura– y Enrique Augusto Barre.

Allí se cometieron casos de detención forzada, tortura, asesinato y apropiación de niños que nacieron en condiciones de maternidad clandestina. Además, funcionó como base del Plan Cóndor. De las 300 personas que por allí pasaron, 97 aún se encuentran desaparecidas. Son 247 los casos de víctimas que se abordarán en el juicio.

Banderas, carnet y avioneta

Banfield fue el primer club en reasociar –el 3 de octubre– a socios desaparecidos. “Los 11 de memoria”, como los definió el espacio colectivo Banfield por los Derechos Humanos, fueron de 11 socios y socias víctimas del terrorismo de Estado. Familiares de hinchas detenidos-desaparecidos recibieron de mano de la presidenta de Banfield el carnet que simboliza su restitución como socios.

En septiembre de 2017, en un partido de local contra Racing,  un grupo de hinchas colgó una bandera que reclamaba “Aparición con vida ya de Santiago Maldonado”. Un policía de la bonaerense intentó bajar a la bandera diciendo que “es una orden que viene de arriba”, a la que los hincha le consultaron “Quién de arriba dio la orden, ¿Dios?”. Y le advirtieron: “Si no es así, especifiquen quien daba la orden”.

Antes de aquel encuentro y durante el entretiempo cayó una lluvia de 30 mil volantes, dentro y fuera de la cancha, con la frase “Nosotros estamos en Banfield, dónde está Santiago Maldonado, aparición con vida ya». También en la pantalla electrónica, se afirmaba: “El Club Atlético Banfield se suma al pedido de la aparición con vida de Santiago Maldonado”.

Ya en mayo de 2017, “cuando se nos ocurrió salir a oponernos a la ley que pensaba liberar a represores juzgados, la llamada 2×1, desde una bandera que colgaron pibes de la hinchada, comenzaron a conectarse hinchas de otros equipos, como los de Lanús, con quien esa semana jugábamos el clásico”, recuerda Cherco.

Explica que “logramos superar la banalidad sobre si somos hinchas de uno u otro club, mientras lo profundo era oponerse a esa iniciativa, como hoy es el no aceptar la desaparición forzada de personas”.

Sobre ese partido con Lanús, recuerda que ambos equipos salieron con un cartel, en aquel sábado de mayo, que decía “No al 2 x 1 a los genocidas. Memoria, Verdad y Justicia”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

  • Te pinta la cancha

    Emilio Crisi, autor de los murales que le dan color al Olaeta, recorre en su obra la vida
  • Contra el amateurismo

    Ahora que tantos argumentan contra el negocio, la competencia y la ganancia en el fútbol,
  • Rechazan la continuidad de Lugones en la Aprevide

    “Demostró un absoluto desprecio por el público que asiste a las canchas”, afirmaron desde
Más notas relacionadas
Más por Alfredo Montenegro
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Te pinta la cancha

Emilio Crisi, autor de los murales que le dan color al Olaeta, recorre en su obra la vida