Este martes se conocieron las acusaciones formales contra el presidente de EEUU. La semana que viene se votaría en el Congreso la aprobación del juicio político. “Es una locura política”, se quejó el mandamás. Podría avanzar en la Cámara baja pero no en el Senado.

Los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes presentaron este martes los dos cargos formales de imputación del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump: abuso de poder y obstrucción al Congreso. Los cargos ahora deben ser votados por el pleno, como parte del juicio político.

Por su parte, Trump denunció que todo se trata de “una locura política en estado puro”, y consideró de que ejerció “una de las presidencias más exitosas” del país y de que no hizo “nada mal”.

En el primer punto, se acusa a Trump de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional. Para los demócratas, cometió este delito al condicionar ayuda militar a Ucrania, la entrega de casi 400 millones de dólares y una cita con el presidente de ese país, Vladimir Zelensky, a que este investigara a su rival político Joe Biden -su potencial oponente en las elecciones de 2020-, a su hijo Hunter y a los demócratas.

El segundo cargo, según dijo Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara, es el de obstruir los intentos de investigación del Congreso. Esto debido a que el presidente estadounidense se negó a colaborar durante la investigación en su contra y le ordenó a figuras claves no testificar.

Además, el polémico mandatario limitó la entrega de documentos solicitados por la Cámara, y algunos de los testigos aseguran que se sintieron intimidados por sus publicaciones en Twitter durante el periodo de audiencias.

«Cuando el presidente traiciona la confianza y se pone por delante del país, pone en peligro la constitución y la democracia y pone en peligro la seguridad nacional», dijo en una rueda de prensa Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Adam Schiff, el congresista que encabeza el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, dijo que «los continuos abusos de poder» perpetrados por el presidente, «no les dejan otra opción». «La evidencia sobre la conducta del presidente es abrumadora e indiscutible», dijo.

Se espera que el Comité Judicial vote este semana los cargos anunciados y de este modo se trasladarán al pleno de la Cámara Baja. El voto en la Cámara Baja, que hará oficial la imputación de cargos contra Trump, es decir su juicio político («impeachment»), no tiene todavía fecha, aunque se espera que sea antes de que finalice el año 2019.

Los demócratas mantienen una mayoría en la Cámara Baja de 235 legisladores frente a 198 de los republicanos, lo que supone que su aprobación es casi segura.

A continuación, el proceso pasaría al Senado, donde tendría lugar el juicio político. Allí lo más probable es que fracase, ya que los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 y, además, la destitución requiere una mayoría de dos tercios.

Fuentes: Agencias AFP-NA-EFE- BBC-El Tiempo

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Ctera celebró la restitución de la paritaria nacional

“La resistencia y lucha de Ctera lograron restituir la paritaria nacional”, celebró este m