Con la presencia del presidente Alberto Fernández y una importante factura a Miguel Lifschitz, Omar Perotti juró como gobernador este miércoles. “Debemos reparar el daño institucional que se generó con un hecho inédito en la provincia de Santa Fe, que no sucedió en ninguna provincia, ni en el país. Que un gobierno saliente le defina el presupuesto al gobierno nuevo que la gente eligió”, sacudió el mandatario recién asumido.

Entre anuncios y una mirada crítica sobre la situación económica en que recibe la provincia, Perrotti apuntó duro sobre cómo se manejó el armado del Presupuesto 2020 para Santa Fe. Para el mandatario no se respetaron “las prioridades que los ciudadanos legitimaron con sus votos”.

Tras la jura de la vicegobernadora Alejandra Rodenas y el propio Perotti, el primero en dirigir unas palabras fue Alberto Fernández. «Desde la Nación vamos a ayudar a Omar Perotti todo lo que podamos», planteó el Presidente.

Luego, y antes de pasar a la jura de ministros, Perotti leyó un discurso con duras críticas a la gestión saliente.

«En lo fiscal el mes de octubre el resultado financiero deficitario ascendía a 9.129 millones, como consecuencia que los gastos vienen creciendo en lo que va del año 9 puntos porcentuales más que los recursos», indicó Perotti. Y añadió: «Este comportamiento implica una fuerte reversión con respecto al resultado del mismo periodo de 2018».

«Es decir, comparamos enero-octubre 2018 con enero-octubre de 2019 el resultado fiscal de la provincia se deterioró un 316 por ciento, no observándose en ese período un deterioro de semejante magnitud en ninguna provincia argentina», señaló el nuevo gobernador en su discurso, que aquí se reproduce completo.

Discurso completo de Omar Perotti

Buenas tardes Dra. Vicegobernadora.
Buenas tardes señoras y señores legisladores
Buenas tardes a los invitados especiales
Buenas tardes al pueblo de Santa Fe

Me presento hoy humildemente, consciente de la tarea que nos aguarda, agradecido por la confianza que el pueblo santafesino ha depositado en Alejandra y en mí.

Llegué a este recinto a prestar juramento como Gobernador y me costó llegar. Fue una larga lucha, hubo que sobreponerse a muchas adversidades, se necesitó mucha perseverancia.

“A veces se ganas y a veces se aprende”.

Y el pueblo de Santa Fe me enseñó a esperar y me enseñó que siempre hay que seguir aprendiendo.

Yo no abandono nunca y sé que los santafesinos tampoco.

La gente nos eligió y nos da un mandato, nos encarga una tarea y mirará día a día si lo vamos cumpliendo.

Les dijimos a los santafesinos que vamos a despertar al gigante que es nuestra provincia.

Cada etapa tiene su tarea y la nuestra es poner de pie a Santa Fe.

Es bien sabido que estamos en medio de una profunda crisis económica y social a nivel nacional, y en esa emergencia los problemas que nos aguardan en Santa Fe son reales, son graves y son muchos.

No será simple resolverlos, no será inmediato, pero tienen que tener claro todos los santafesinos que: “Los vamos a resolver”.

Esa emergencia se expresa no solo en una mala situación fiscal, sino con niveles de pobreza que avergüenzan en el país y en la provincia.

Se manifiesta en el alto desempleo, donde algunas de nuestras regiones, han presentan indicadores que nunca creímos que podían volver.

Y por ende en una alta demanda alimentaria, a eso se suma algo de lo que muchos hablamos, lo que consideramos una la emergencia en seguridad.

Hay que ordenar a Santa Fe en todo sentido.

En lo fiscal el mes de octubre el resultado financiero deficitario ascendía a $ 9.129 millones, como consecuencia que los gastos vienen creciendo en lo que va del año 9 puntos porcentuales más que los recursos. 

Este comportamiento implica una fuerte reversión con respecto al resultado del mismo periodo de 2018.

Es decir, comparamos enero-octubre 2018 con enero-octubre de 2019 el resultado fiscal de la provincia se deterioró un 316%, no observándose en ese período un deterioro de semejante magnitud en ninguna provincia argentina.

Si consideramos que aún falta computar los meses de noviembre y diciembre, más el pago de aguinaldos, es fácil deducir, por todos uds, que el déficit continuara creciendo de manera significativa.

Esto se torna más complejo aún, teniendo en cuenta que encontraremos un elevado nivel de deuda flotante (hablando en criollo Gastos realizados y no pagados), como por ejemplo certificados de obras, pago a proveedores, contratos de servicios, gastos de funcionamiento.

Vamos a cuidar los recursos.

Vamos a gastar con prudencia.

Vamos a eliminar las sospechas y hacer nuestra tarea a la luz del día.

No vamos a utilizar el tema de la pesada herencia como suele decirse. Nosotros sabemos que a las crisis no se las llora, a las crisis se las enfrenta y se las derrota.

El pueblo santafesino si va a saber desde donde arrancamos, si va a saber cómo quedaron las cosas en esta provincia.

Hablábamos de emergencia y decíamos, emergencia en seguridad. Sin orden no se pueden disfrutar las libertades.

No se puede vivir en Paz sin un sistema de seguridad pública eficiente en la resolución de los conflictos sociales, las violencias y los delitos que tiene lugar en la comunidad.

Ello requiere, entre otras condiciones, de una policía adecuada a la legalidad democrática y eficiente en el cumplimiento de sus funciones de protección ciudadana.

No hay posibilidad de afrontar de manera eficiente los desafíos que se nos presentan sin el compromiso mancomunado del poder ejecutivo, el poder legislativo, la justicia y la comunidad en su conjunto.

El aumento y la expansión del delito en nuestra provincia durante los últimos tiempos, han puesto en tela de juicio el sistema de seguridad público santafecino.

Sus principales defectos históricos han sido evidentes. Primero, ha existido una suerte de desgobierno político sobre los asuntos de la seguridad pública, lo que ha redundado en una marcada autonomía policial.

Segundo, la policía provincial adolece de severas deficiencias institucionales en el cumplimiento de sus funciones de prevención delictiva y de investigación criminal.

En gran medida, esas deficiencias derivan del deterioro en los derechos y las condiciones laborales de los y las trabajadoras policiales.

La policía se ha divorciado de la sociedad, y ésta le ha perdido confianza.

Tercero, la sociedad se ha replegado y se ha refugiado a los ámbitos privados, afrontando los riesgos con los medios a su alcance, no tenemos que perder de vista que las principales víctimas de los delitos son los pobres, los trabajadores, las personas de los estratos sociales que tienen menos protección del Estado y menos capacidad de protegerse a si mismos frente al crimen.

Una mención específica merece la cuestión de la criminalidad articulada en torno del narcotráfico.

Este negocio se ha expandido al amparo de la desidia y la ignominia estatal.

Tal como hemos visto a lo largo de este año en casos de notoriedad pública, el desdeño estatal se manifestó en la “vista gorda” policial pero también judicial y política, cuando no en la complicidad asentada en un “pacto de gobernabilidad” directo o indirecto con el delito.

Esto se acabó: debe haber una clara línea infranqueable que divida sin más a las instituciones estatales y la legalidad, de un lado, y el mundo delictivo, del otro.

Hay que cortar los vínculos con el delito.

Y es prioridad para vivir más seguros, que el Estado vuelva con toda la fuerza donde nunca debió retirarse.

Con toda la fuerza de la Educación, de la Salud, del Deporte, de la Cultura, de la formación en oficios.

Allí en cada barrio.

Vamos a trabajar en cada barrio, con quienes allí lo hacen seriamente en el territorio, si la que trabaja bien es la parroquia, lo haremos con el cura, si el que trabaja bien es un pastor lo haremos con él, con el club del barrio será un aliado, con la vecinal y prioritariamente con las estructuras municipales.

La magnitud de la crisis nos obliga a estar codo a codo para demostrarles a los santafesinos que son nuestra prioridad. 

Queremos una Santa Fe convencida que el federalismo es el camino para el desarrollo económico y social.

Una Santa Fe fuerte en la defensa del trabajo y de la industria nacional.

Una Santa Fe que agregue valor a sus materias primas agrícolas.

Una Santa Fe que exporte y lleve el trabajo de su gente al mundo.

Una Santa Fe segura de que la educación es el principio de la libertad.

La falta de educación aumenta la brecha social.

Por ello los chicos deben estar en la escuela y no en la calle.

Vamos a desplegar el Programa Inclusión educativa, va a ser la primera reunión que vamos a tener fon todos nuestros presidentes comunales, allí trabajaremos con la información de quienes habiendo terminado la escuela primaria no se anotaron para la escuela secundaria. Vamos  a ir a cada casa, vamos a hablar con los padres, vamos a acompañarnos a que se inscriban. Nosotros necesitamos a cuidar a cada uno de los santafesinos que tenga la oportunidad de iniciar el ciclo lectivo., Luego garantizar su continuidad. 

Vamos  a poner el marcha el Programa de Boleto Educativo Gratuito. 

No puede ser un obstáculo para las familias más humildes el costo del transporte para no recibir educación.

Una Santa Fe con fuerte integración territorial.

Una Santa Fe con 365 municipios y comunas, brazos ejecutores a de nuestras política descentralizadas.

Y esa integración requiere una Santa Fe con mucha más conectividad.

Necesitamos una Santa Fe que genere y cuide el talento de su gente.

Cuidar talento es la base para lograr un crecimiento económico inclusivo y sostenible.

El futuro de cada región, de cada ciudad depende cada día más del talento de nuestra gente.

Y esto implica una política de cuidados.

Cuidar su educación, su salud, su alimentación, su seguridad.

Retener esos talentos, impulsar y financiar sus proyectos e internacionalizarlo, dejó de ser una opción, es hoy una necesidad.

Así, cuidando el talento de nuestra gente, no me cabe duda que podremos ser uno de los centros de la economía del conocimiento de América Latina.

Creo en la producción y el trabajo.

Soy un gringo que creció en el campo, se educó en la ciudad de Rafaela, allí junto emprendedores desde muy pequeños formaron empresas que llevaron el trabajo de nuestra gente al mundo.
Una zona donde campo, industria, servicios, educación caminan juntos.

Creo en eso, creo en el valor del esfuerzo, creo en el valor de hacer las cosas bien.

Eso me enseñaron mis viejos. Nos marcaron a fuego lo que está bien y lo que está mal.

No todo puede dar lo mismo.

Los desafíos pueden ser nuevos, las herramientas o programas para enfrentarlos pueden ser nuevos.

Pero los valores para hacer las cosas bien no son nuevos, el respeto, la solidaridad, el esfuerzo, la transparencia tienen plena vigencia.

Lo que no entienden los escépticos, lo que no entienden ciertos sectores políticos y sociales es que el terreno que pisan ha cambiado.

Que las picardías y trampas de la vieja política ya no sirven.

Sus modos y sus formas son parte de un paradigma gastado.

El de los dirigentes alejados de su gente, que no dan cuenta de las políticas de diversidad, de género, del cambio climático, de los jóvenes, del futuro del trabajo y del impacto de las nuevas tecnologías.

Las democracias en el mundo no han fracasado, lo que ha fracasado son las formas y modos que se utilizan a la hora de pretender alcanzar sus objetivos.

Los convoco a repensar y a interrogarnos sobre esas formas. Porque siento que son parte de un pasado

Porque siento que son parte de un pasado, que entre todos tenemos que animarnos a cambiar y para hacerlo necesito que me acompañen.

Todo aquel que desee aportar ideas, todo aquel que tenga proyectos que beneficien a Santa Fe, cualquiera sea el sector o partido al que pertenezca, va a ser escuchado.

Les pido a todos los sectores políticos que ayuden, que propongan.

No pido que no haya críticas, si deseo se respete la voluntad del pueblo santafesino que nos eligió para encaminar a Santa Fe.

Siempre deseando que dos ideas que se juntan sean el origen de una mejor.

Siempre dispuesto a aprender de ustedes y con ustedes, siempre dispuesto a aprender de mis errores, siempre con el diálogo.

Porque seré el Gobernador de todos los santafesinos y santafesinas, de los que me votaron y de los que no me votaron.

Debemos reparar el daño institucional que se generó con un hecho inédito en la provincia de Santa Fe, que no sucedió en ninguna provincia, ni en el país.

Que un gobierno saliente le defina el presupuesto al gobierno nuevo que la gente eligió.

No respetando las prioridades que los ciudadanos legitimaron con sus votos.

Me comprometo ante ustedes que al final de mi mandato pediré todas las prórrogas necesarias para que el nuevo Gobernador pueda realizar su presupuesto.

Si espero contar en esta nueva composición de la legislatura santafesina. Espero con el acompañamiento para que las leyes necesarias que permitan que la voluntad de los santafesinos y santafesinas esté expresada en las correcciones que habrá que hacerle a ese presupuesto, que a su vez, más que nunca, debió haber esperado porque va a haber cambios importantes, no solamente en el presupuesto nacional sino en medidas nacionales a tomarse en un cambio de gobierno. 

Santafesinos y santafesinas, a crecer y a desarrollarnos sin perder tiempo, ni energías.

Progresar y vivir mejor, sin excluir a nadie.

No somos menos que nadie. Somos una provincia con dimensiones de país.

Santa Fe está para más y nos estamos conformando con poco.

Vamos a despertar a la enorme fuerza que tenemos para producir, para trabajar, para estudiar, y para generar riqueza.

Vamos a despertar la enorme fuerza que tenemos los santafesinos cuando nos amigamos con los santafesinos.

Somos un gigante histórico de la producción y del trabajo. Lo hemos sido y lo volveremos a ser.

Que lo sepan en todo el país, vamos a convertir a Santa Fe en una provincia ordenada, moderna, para que la gente de trabajo, la gente decente, pueda vivir y prosperar en paz.

Vamos a coordinar y armonizar la relación con la Nación.

Es un orgullo para nosotros que el presidente de la nación argentina haya acompañado este acto de jura de la Sra. Vicegobernadora, del Sr. Gobernador, no lo tomamos solamente como una cuestión personal. Lo tomamos como una distinción y un compromiso con la provincia de Santa Fe

Cuando digo coordinar y armonizar, lo digo porque cuando Argentina anda bien, Santa Fe está mejor.

Nunca más de espaldas.

Nunca más.

Trabajaremos activamente en los programas nacionales de defensa de la industria y el trabajo argentino.

Los programas de lucha contra el hambre, de salud, de las obras públicas, la presencia y coordinación de las Fuerzas Federales en la lucha contra el delito.

Es Verdad que hay deudas que saldar, lo hemos hablado y estoy seguro que lo vamos a arreglar con inteligencia.

Avanzar mucho en lo que estamos de acuerdo, el trabajo común, une, potencia.

Las deudas hablan del pasado.

Hay que darle crédito al futuro.

Creo en ese diálogo maduro.

Sabemos que contamos con un presidente, con disposición a escuchar, que quiere marcar su impronta en el federalismo argentino.

Sin dudas, el proyecto de capitales alternativas, rotando al gabinete nacional en cada una de nuestras provincias es una gran idea y una oportunidad para tomar contacto con la realidad del interior.

Le dijimos al Presidente que puede contar con Santa Fe,, con esta Santa Fe pionera del federalismo, porque estamos convencidos que usted comparte que el federalismo es la mejor herramienta para el desarrollo integral de la Argentina.

Estamos seguros, que a su decisión de retirar las vallas de Plaza de Mayo, le deberá seguirá el retiro de las poderosas vallas que están en la General Paz y que han divido históricamente a la capital y a las provincias del interior, frenando su desarrollo.

Lo vamos a acompañar con todas nuestras fuerzas a consolidar su decisión de ser el Presidente de la unidad de los argentinos.

El futuro no viene a santa fe, al futuro hay que ir a buscarlo.

Y no hay mañana sin jóvenes, no hay transformación sin ellos.

Podemos hacer muchísimas  cosas hoy.

Pero si no existe una fuerza que pueda proyectar nuestro potencial, nada grande va a pasar.

Santa fe los necesita, necesitamos de sus ideas, de sus proyectos, necesitamos que emprendan y que vayan conociendo todos los días una palabra en desuso: progresar.

No hay destino sin progreso para nuestra gente, mientras avanzamos, solidaridad para los más necesitados.

Sin unidad no es posible progresar ni ser solidarios.

Por eso hoy empezamos a dar vuelta la página:

Les propongo cuatro años de trabajo conjunto.

Les propongo cuatro años de esfuerzo compartido

Les propongo cuatro años de trabajo serio y eficiente para hacer una Santa Fe digna de su historia.

El desafío es hacer las cosas bien, con la responsabilidad que las circunstancias exigen.

Si esto lo incorpora cada santafesino y cada santafesina y lo hace suyo.

El futuro no es lo que va a venir, no es lo que va a pasar.

Sino lo que juntos seamos capaces de realizar.

VIVA SANTA FE, VIVA EL PUEBLO SANTAFESINO

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Política

Dejá un comentario

Sugerencia

“El silencio de la Corte hace un estruendo imposible de disimular”

“Que agraviante para la democracia y el Estado de Derecho que habiéndose publicado los aud