Yo no sé, no. Con Pedro, cuando éramos muy pibes, en un campito que arrancó teniendo 20 por 20 hicimos una canchita que luego la fuimos agrandando. Y para tener la primera número 5 de cuero, uno nos sugirió una rifa que costara 20 centavos el número. Cuando por fin la tuvimos en la canchita, éramos como 20 de cada lado.

En el barrio, la preocupación de las familias era cómo seguir después del 20, ya que luego de ese día se activaba la libreta del fiado.

Cuando terminamos la primaria, en los primeros encuentro bailables, las que más nos gustaban parecían como de 20 años. Esos primeros “asaltos”, a las 20 horas, empezaban a agonizar. Uno, teniendo entre 15 y 18, deseaba tener 20. Era como estar en víspera de ser mayor con toda plenitud.

Con el tiempo, el 20 se nos presentó en varios significados: supimos de los “años locos” que vivieron los yanquis, una fiesta que la terminamos pagando nosotros. Y también la fiesta, de aquí, de unos pocos, de los que tenían la vaca atada.

El dia 20, cada tres meses, era y es víspera de cambio de estación. Un 20 regresó el General para siempre, y muchos de nosotros teníamos 20 años cuando por estos pagos se instalaron las más sangrientas dictaduras.

En estos tiempos, a casi 20 años del 2000, en los distintos barrios de la Gran Patria, la situación es variada. Lo que sí, a la mayoría nos encuentra haciendo malabares después del día 20.

Deseo tener el optimismo de Pedro que me dice, mostrando un pequeño almanaque que le regaló el de la Quiniela: “Mirá, el que se viene es el 20 20. A lo mejor no será Fiesta Fiesta, pero pienso que si recuperamos algo de lo perdido, para muchos será parecido a tener la oportunidad de participar de alguna fiesta. Y sabés qué –prosigue–, si logramos que después del día 20 no comience nuestra angustia. Si logramos que los más pibes vuelvan a encontrarse alrededor de la redonda, o de la ovalada, u organizando un bailecito, y los más grandes disfrutando de la jubilación y no sufriéndola, me parece que este 2020 será una mezcla de víspera y fiesta a la vez”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • El rengo y el cabecita

    Yo no sé, no. Con Pedro recordábamos que, en un montecito que quedaba a una cuadra de casa
  • El patio de las pelotas perdidas

    Yo no sé, no. Pedro recuerda cuando íbamos a hacer mandados hasta la granja de Zeballos y
  • Existe un transformador

    Yo no sé, no. Con Pedro nos acordábamos cuando cerca de la escuela de Acindar veíamos a la
Más por Hilo Negro
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Compromiso del presidente por seguridad y justicia

Impactado por el encuentro con los familiares del joven Orellano que apareció muerto en el