Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La Cámara de Diputados de la provincia aprobó la ley tributaria pero rechazó la ley de emergencias. Hubo cruces entre las bancadas y queda abierto el interrogante sobre cómo será la relación del Ejecutivo con la Legislatura en el año que arranca.

En la tarde de este lunes y en lo que fue el último debate legislativo de 2019 se trataron en el recinto de Legislatura de la provincia las leyes que había enviado el gobernador Omar Perotti. Las norma tuvieron suerte dispar en la Cámara de Diputados –que cuenta con mayoría del Frente Progresista– en primer lugar, se decidió rechazar la ley de emergencias y ni siquiera darle tratamiento en las comisiones. Luego, se aprobó la ley tributaria que había sido consensuada el jueves pasado junto a los senadores.

El Frente Progresista dijo a través del presidente del interbloque, Pablo Farías, que la mayoría de las cuestiones planteadas en la ley de emergencias “se pueden hacer por decreto” o “son facultades que tienen los ministros” y cuestionó el requerimiento de que todas las compras y contrataciones se realicen en forma directa porque de esa forma “se elimina todo criterio de transparencia”. Por otra parte, consideró que el gobierno de Perotti tiene herramientas suficientes en el presupuesto 2020 que aún no se empezó a ejecutar y que todavía está realizando evaluaciones como por ejemplo en materia de Seguridad, y que sin tener eso definido “igual se solicita la emergencia”.

Desde la otra cara dela moneda, el peronismo intentó mostrar la necesidad social –sobre todo para los casos de las emergencias alimentarias, económica y de seguridad– para aprobar esta norma y negó que la misma sea una crítica a la gestión de Miguel Lifschitz. El diputado Leandro Busatto mostró los indicadores nacionales que muestran la crisis económica y social que vive el país y aseguró que esos eran los verdaderos motivos de la emergencia que se pedía en Santa Fe, porque la provincia no escapa a esa realidad. Además, desde el PJ cuestionaron la negativa de la banca mayoritaria porque se basaba en cuestiones técnicas y semánticas y reclamaron “que la política deje de estar ajena a lo que le pasa a la gente”.

En ese sentido, la diputada justicialista Lucila De Ponti remarcó que en la provincia hay un millón de personas en la pobreza y entre un 5 y un 6 por ciento en la indigencia y que esos números solo pudieron bajar cuando a nivel nacional se implementó la Asignación Universal por Hijo.

“No estamos discutiendo técnica legislativa, si no la capacidad de transformar la realidad que tiene la política”, dijo la legisladora que consideró que el paquete de leyes que incluía el consenso fiscal –aprobado la semana pasada– y estas dos leyes quedarían rengas “sin la aprobación de las emergencias”.

Ante las posiciones irreconciliables apareció el diputado de Creo, integrante del Frente Progresista, Ariel Bermúdez, para pedir que el proyecto sea girado a las comisiones y que no se vote sobre tablas. De esa manera se podría seguir discutiendo durante las sesiones extraordinarias y ser modificado todo lo necesario para llegar a un consenso y aprobarlo. Pero la propuesta que trajo el hombre que responde al intendente de Rosario, Pablo Javkin, no prosperó.

La votación terminó con 30 votos negativos (Frente Progresista, Cambiemos y Somos Vida), 11 positivos (justicialismo, Unite y Frente Social y Popular) y tres abstenciones de Ariel Bermúdez y de los integrantes del bloque Igualdad, Rubén Giustiniani y Agustina Donnet.

Nueva ley tributaria

En otro trayecto del debate, la Legislatura convirtió en ley el proyecto de aumento de impuestos que había sido enviada la semana pasada por el gobernador Omar Perotti. La nueva ley tributaria, que empezará a regir el 1 de enero de 2020, y con la aplicación de esa norma la provincia pretende recaudar unos 20 mil millones de pesos extra para enfrentar con esos recursos la deuda flotante y el déficit fiscal que dejó la tercera gestión del Frente Progresista.

La iniciativa contempla aumentos del impuesto Inmobiliario Urbano y Rural de entre el 10 y el 65 por ciento según la categoría del contribuyente. También se sube la alícuota de Ingresos Brutos al sector financiero (con excepción de los bancos cooperativos y del Banco Municipal de Rosario) y a las industrias cerealeras. También se incrementan la Patente y el impuesto de Sellos.

Si bien aumentan todos los impuestos provinciales, se establecieron algunas excepciones. La más importante: seguirá vigente por dos años más la estabilidad fiscal para pymes, vigente desde marzo de 2018, motivo por el cual las pequeñas y medianas empresas alcanzadas por esa normativa no tendrán aumentos tributarios hasta el 31 de diciembre de 2021.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes, y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Fuentes: El Litoral, Uno Santa Fe, El Ciudadano

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Dudas y certezas

La reunión del Consejo Federal de la Hidrovía ratificó su continuidad en manos privadas. A