Julio Delgado, presidente del diario El independiente de La Rioja y de la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra), repasa la situación de los medios de comunicación en el contexto actual del país.

En esta nueva etapa política que comienza a dar sus primeros pasos, los horizontes más cercanos que se proponen alcanzar los medios de comunicación cooperativos son los de la reparación después de cuatro años durísimos, la igualdad, el federalismo y la reconversión tecnológica. Una premisa fundamental para poder abarcar todo el territorio nacional con proyectos comunicacionales que tengan como faro la información como bien social y no como simple mercancía. De todo este universo dialogó con el eslabón el riojano Julio Delgado, titular de FADICCRA, que actualmente integra a 30 cooperativas de prensa y comunicación de 17 provincias.

¿Cómo se hizo desde la federación para contener a los socios y laburantes durante la oscura etapa macrista?

Fadiccra, a lo largo de estos dolorosos y angustiantes cuatro años para la actividad, ha planteado una resistencia de trabajo entendiendo la comunicación como un derecho y priorizando los puestos laborales. En ninguna las cooperativas donde estamos gestionando como federación se dejó a ningún compañero o compañera fuera de un esquema de distribución. Es más, hay experiencias contrarias, ya que en algunas cooperativas se ha podido brindar mayor cantidad de puestos de trabajo y más servicios en función de la necesidad de un crecimiento de trabajo. Y eso teniendo en cuenta que la comunicación integra el podio de los sectores más golpeados, después de la industria textil y del calzado.

Y la dificultad se debe haber hecho mayor cuando se comprobó que desde el propio Estado se demolían todos los proyectos comunicacionales.

Fue así, directamente se desguazó la comunicación pública. Es decir, el sentido de tener presencia como Estado nacional en el área comunicacional directamente se desvirtuó y se optó por otros métodos de comunicación, principalmente a través de ejércitos de trolls o redes sociales manejados sin tapujos desde la Jefatura de Gabinete. En ese contexto, se desguazaron Télam, Radio Nacional, la TV Pública, la TDA, es decir, todo lo que tuvo que ver también con afianzar la cultura a través de la comunicación con un sentido nacional. Durante el macrismo todo ese trabajo se desarmó y el resultado fue que 4 mil compañeros y compañeras de los medios privados y públicos terminaron en la calle.

En ese momento la federación apoyó mucho a los laburantes que quedaban desocupados ¿cómo hizo la federación para convertirse en un sostén en ese momento?

Fadiccra, como organización federada, estuvo presente en muchas expresiones de recuperación de trabajo como cooperativas, trasladando primero la solidaridad de todo el campo de la autogestión y luego llevando la experiencia; contando las prácticas de cada una de las organizaciones de comunicación autogestiva. Es así que estuvimos presentes en el cierre y la recuperación del diario Tiempo Argentino, La Mañana de Córdoba, El Ciudadano de Rosario, en El Correo de Firmat, entre otros periódicos. También apoyamos en toda la extensión del territorio nacional a muchas organizaciones radiales o digitales y eso ha sido la manera de sostener. Con la militancia y la convicción de que la comunicación es un derecho fundamental, constitucional y humano.

Otro punto importante es que desde la Fadiccra también se está trabajando con la cuestión de género. ¿Cuál es el proyecto en este aspecto?

Hemos incluido en la Federación la temática de género tomando como base la discusión que la propia sociedad se está dando y que nosotros como organización federativa ya la hemos incorporado orgánicamente. Hay que recordar que las compañeras hicieron un primer encuentro que se hizo en Rosario. Puntualmente, nosotros en los medios proponemos el uso del lenguaje inclusivo; también estamos trabajando en la elaboración de un manual de estilo al respecto. En cuanto a la promoción de la igualdad de género, se creó un área dedicada específicamente a promover políticas tanto hacia adentro de la Federación como hacia afuera; a la vez que en la actividad periodística cotidiana, impulsamos un tratamiento adecuado de la información con perspectiva de género.

¿Cuáles son las perspectivas para federación para esta nueva etapa política que se abre en el país?

Estamos muy esperanzados porque este gobierno pone una mirada sobre la construcción de la economía social, solidaria y es en ese sentido en el que nos sentimos representados. Lo que tenemos que hacer es trabajar para que las herramientas de la comunicación que gestionamos estén a la altura de las circunstancias y las demandas de toda una población y comunidad. En este sentido, desde Fadiccra siempre apuntamos a sumar nuestro grano de arena para la unidad y el crecimiento de la autogestión. Por eso ahora se está haciendo un relevamiento para tener una idea marco de lo que significa levantar la industria de comunicación autogestiva. El siguiente paso es realizar un salto tecnológico importante porque la idea final es generar redes federales nacionales que nos acerquen geográficamente y comunicacionalmente.

A simple vista parece un panorama, al menos, tranquilizador. Pero los adversarios de este tipo de políticas me parece que no se van a rendir fácilmente ¿Vos cómo observás esa cuestión?

Estos años que pasaron luchamos por la Ley de Comunicación Audiovisual, por la Ley de Papel Prensa y también por la distribución equitativa y federal de la pauta publicitaria. En la actualidad, nuestra lucha es por la distribución equitativa y federal de pauta publicitaria y que nos ayuden a sostener las estructuras comunicacionales en función de garantizar la comunicación en cada uno de los pueblos y comunidades del territorio nacional. Entiendo que vamos a encontrar eco suficiente en este gobierno para poder concretar estos largos y esperados anhelos de recuperación de la comunicación autogestiva. Fundamentalmente consolidando los conceptos que tiene el cooperativismo que es el tema de la democracia, la equidad y el federalismo.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Gabriel Zuzek
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Cupo Laboral Trans: la reglamentación avanza

El Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Igualdad y Género comenzaron reuniones con org