Juan Marcos Aviano, ex director del Cesyac y actual Secretario de Comercio de Santa Fe vio con optimismo el relanzamiento del programa nacional Precios Cuidados. Y adelantó detalles del proyecto “complementario” que están preparando desde la provincia.

El ex titular del Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (Cesyac) y flamante Secretario de Comercio de Santa Fe, Juan Marcos Aviano, analizó en detalle con el eslabón los alcances del relanzamiento del programa nacional Precios Cuidados y adelantó las singularidades del proyecto “complementario” que están preparando desde la provincia. Además, consideró que para avanzar sobre las “verdaderas causas” de la inflación de la canasta básica alimentaria “hay que observar las cadenas de valor, convocando a los actores que hay que sentar, para marcar dónde están las distorsiones”.

“La primera impresión es que se ha tomado una decisión con fuerza y contundencia, no en cuanto a cantidad de producto pero sí en que sean artículos que se consigan y se garantice su comercialización. El programa parece retomar el impulso inicial”, planteó Aviano sobre el nuevo Precios Cuidados. 

El funcionario reivindicó su “rol anterior en la entidad de consumidores” Cesyac, y desde ese lugar reconoció que “siempre va a seguir marcando que para lograr una buena referencia de precios en góndola, posiblemente sean necesarios más artículos”. 

“Lo que también digo es que uno puede tener mil pero quedar en una lista y no garantizar su distribución. Y que podés tener 130 artículos distintos, reproducidos en 308 productos, y eso puede funcionar mucho mejor”, destacó.

—¿Cuál es la novedad que propone esta etapa de Precios Cuidados? 

—Lo distintivo en esta oportunidad es que se ha trabajado con los eslabones de la cadena. El precio que uno ve es un precio que ningún supermercado va a poder quejarse y decir que se lo venden a otro precio. Si eso ocurre hay alguien que está incumpliendo, porque en realidad se trabajó con los márgenes de rentabilidad de los distintos eslabones de la cadena. No está en el listado que uno ve, pero a cada supermercado adherido le llega una información que dice para cada producto a cuánto lo tiene que vender, a cuánto se lo tiene que cobrar el distribuidor mayorista y el mayorista tiene la lista sabiendo a cuánto se lo tiene que cobrar el fabricante, eso transparenta todo el proceso. 

Por eso en primer lugar uno reconoce la idea del gobierno de revitalizar esto, y de hacerlo con contundencia, imponiendo un nuevo logo, una nueva marca, una nueva identificación, y relanzarlo con la idea original de que sea una verdadera referencia de precios. 

Otro tema positivo, que es un avance a destacar, es la geolocalización de los supermercados. El supermercado que adhiere lo hace por su propia voluntad, no es obligatorio adherirse. Pero una vez adherido su geolocalización figura en la aplicación que van a estar disponible. A partir de ahí los consumidores saben que ahí van a tener los productos de Precios Cuidados y por lo tanto ese comercio no te puede meter el perro.

Otro avance que es distintivo con respecto a etapas anteriores es que la vigencia de esos 308 productos es de un año. Después cada tres meses se va a discutir el precio, pero durante un año todos esos artículos van a estar. 

—¿Por qué se desdibujó durante el macrismo?

—Durante los últimos cuatro años estar o no estar en Precios Cuidados era lo mismo para las empresas. Ahora si no te querés sumar no importa, incluso podés tener precios más baratos, pero si vos te adherís al sistema y tenés que estar todo un año, y quedás escrachado con la geolocalización.

Ahora uno quisiera más artículos, menos bebidas azucaradas. Pero uno entiende que esto es un acuerdo nacional, con primeras marcas que tienen penetración en todo el territorio nacional. Por eso nuestra evaluación es positiva en términos generales, y que luego para las cuestiones particulares que nosotros entendemos que podemos aportar algo distintivo, tenemos la instrucción del gobernador de armar una versión provincial.

—Esta semana se conoció que junto al ministro de Producción de la provincia, Daniel Costamagna, están preparando un Precios Cuidados santafesino, ¿de qué se trata?

—No es que estemos inventando nada, porque la gestión anterior lo había armado, pero no estaba institucionalizado, no había decreto de creación, no había decretos firmados, el que quería estaba. Era bastante parecido al esquema del anterior gobierno nacional.

Estamos pensando en poner productos que entendemos que deben estar y no están en el nacional, o que están en el nacional pero entendemos que debemos dar otras alternativas, por ejemplo el tema lácteos. 

Queremos ver si podemos lograr una lista de alrededor de 50 productos. La versión anterior eran 23, muy acotado, y muy poco útil algunos de los artículos. Queremos construir una lista que sea útil para el consumidor, en esto de generar referencia de precios en una canasta importante como la de Precios Cuidados a nivel nacional y que nosotros queremos robustecer desde la provincia. Y el otro tema es generar publicidad, propaganda y promoción de productos santafesinos, algunos regionales, de capitales provinciales. Estamos viendo el tema con cámaras provinciales como la de la industria láctea, como los supermerecadistas de Rosario, los de la ciudad de Santa Fe y zona, de Rafaela entre otros.

Esta es una cuestión de responsabilidad social empresaria. No le queremos imponer nada al sector privado, lo que sí les queremos decir es que se sumen porque estas son las olas en las que si te subís te va a ir bien. 

—¿Los productos del programa provincial van a estar señalizados con la misma identidad visual de Precios Cuidados?

—Lo estamos definiendo. Yo soy de la idea de que sí, que tiene que tener el mismo logo y decir Santa Fe. Esto lo hablábamos con Sebastián Chale (Secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de Rosario) el lunes, porque ellos van a continuar con Precios Justos. Y nuestra sugerencia fue que le cambien a Precios Cuidados Rosario, y ahí pueden trabajar con Juan Milito y los almaceneros, y logran tener artículos que no están en el santafesino, en el nacional, y que a lo mejor puede incluir a emprendedores de la economía social y productos de nuestra zona.

—¿Alcanza con medidas como estas para el combate contra la conformación de precios?

 —Yo no creo que con esto le estemos haciendo daño a Unilever, a Arcor, a Mastellone. No creo que le estemos complicando la ecuación económica y financieras de sus empresas ni alterando el nivel de facturación. Lo que estamos haciendo es poner referencia de precios para que el consumidor luego decida pero vea que el Estado y las empresas le están diciendo que los precios de sos productos andan por ahí, después tal vez encuentre uno más barato o encuentra uno más caro y decide comprar uno más caro.

Pero para  el tema de la formación de precios hay que trabajar con los instrumentos y aplicando las herramientas disponibles. Uno como consumidor le reclamaba al gobierno anterior, y antes al anterior, y ahora hay que reclamar al actual, y ver en qué podemos acompañar ahora como funcionario provincial, que se ponga en marcha correctamente la ley de defensa de la competencia, la ley del observatorio de precios, la ley de lealtad comercial y la mal llamada ley de abastecimiento. Ahí vamos a estar haciendo lo que hay que hacer.

Hay que observar las cadenas de valor, trabajar sobre las verdaderas causas, convocando a los actores que hay que sentar para marcar dónde están las distorsiones, que corrijan porque sino se sanciona. Hay que llamarlos para que estén en Precios Cuidados, pero después también hay que llamarlos para decirles acá está la joda. A veces forman precios los super, a veces los fabricantes, tenemos un oligopolio en eso. Es un tema de mediano y largo plazo, pero confiamos en que un gobierno que lo tome y que lo empiece a trabajar.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Juane Basso
  • Escenario de pandemia

    Artistas y gestores liberaron obras y contenidos en las redes, y se priorizó el cuidado c
  • Oda al virus

    Las redes sociales tienen una tasa de contagio más alta que el coronavirus. Escritores y p
  • El área grande de la patria

    En el Fonavi de Lagos y Rueda, cansados de las feroces disputas entre canayas y leprosos p
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Al son de las cacerolas

El legislador y ex gobernador, Miguel Lifschitz, comunicó este martes que las diputadas y