Municipales de la ciudad de Ceres han comenzado el año de la peor manera. En diciembre del año pasado asumió la intendenta Alejandra Dupouy (UCR-Cambiemos) y desde principios de mes libró cédulas de suspensiones sin goce de sueldo por tiempo indeterminado para 44 laburantes.

Redacción Rosario habló con Antonio Ruiz, Secretario General del Sindicato Municipal que nuclea a los trabajadores municipales de Ceres y sostuvo que “ya venía diciendo antes de las elecciones que iba a hacer algo parecido a lo que está haciendo en este momento”. Y añadió: “Le intentamos explicar que ella tiene todas las facultades para revisar lo que crea conveniente pero diferimos en el mecanismo que ha utilizado para hacer esta revisión”.

La intendenta Alejandra Dupouy, en primer lugar los ha cesanteado y recién después va a hacer una revisión para ver si los empleados en cuestión tienen alguna falencia o problema en su legajo. “Totalmente al revés de la lógica y los ha dejado sin trabajo”, remarcó la máxima autoridad local del gremio.

El conflicto en la Municipalidad de Ceres se suscitó hace varios días y en un principio se realizaron paros progresivos pero debido a la falta de respuestas desde este lunes implementaron “directamente la retención de servicio por las seis horas de cada turno laboral, un paro general”. La medida de fuerza “tiene un acatamiento de la medida de fuerza de un 90 por ciento o más”, destacó el dirigente.

Ruiz además aclaró que “se ha llegado a esta instancia por la falta de diálogo de parte de la intendenta municipal. El Ministerio de Trabajo ya nos ha convocado dos veces a una audiencia y la Municipalidad de Ceres nunca se ha presentado. En función de eso decidimos hacer un paro por las seis horas para que sea más contundente y ver si de esa forma la intendenta se muestra más preocupada y asiste a las citaciones del ministerio de trabajo”.

En ese contexto, este miércoles hay una nueva audiencia concertada por el Ministerio de Trabajo y desde el gremio esperan “que la municipio se digne a asistir para que podamos implementar una solución para que este conflicto llegue a un buen final y cada uno de los 44 trabajadores deje de pasar este momento de angustia”.

En ese sentido, Ruiz señaló que los trabajadores y sus familias ven que “no van a cobrar absolutamente nada durante este mes y esto está resintiendo la condición psicológica de los trabajadores, las condiciones de vida digna que venían teniendo las familias de estos trabajadores y que por supuesto también va a resentir la economía de la localidad de Ceres”.

En la municipalidad hay 172 trabajadores, “estamos hablando de que han despedido prácticamente a un 30 por ciento de la planta permanente”, según el cálculo que realizó Ruiz y agregó: “No se trata de trabajadores precarizados o por día sino que son trabajadores que ya tienen un acto administrativo que ha permitido que pasen a ser de planta permanente. Están vulnerados en su estabilidad laboral” y sostuvo que la estabilidad laboral es la garantía que tiene el trabajador ante los cambios hipotéticos de políticos que pueden transformarse cada cuatro años en nuevos empleadores”.

Con respecto a la reacción de la sociedad de esa localidad, Ruiz comentó que “la comunidad está dividida, los simpatizantes del partido gobernante critican a los trabajadores en huelga y apoyan a la intendenta mientras que los opositores apoyan la protesta que se lleva adelante”. Y por último expresó: “Las críticas y las adhesiones se mueven en función de quién es el que está gobernando en lugar de mirar realmente el contexto con total objetividad, acá no ganan ni radicales ni peronistas, acá los únicos que pierden son los trabajadores”.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Sobre la negación del genocidio

En Argentina las primeras noticias sobre el genocidio comenzaron a circular en plena dicta