El año comenzó teñido de lucha por el aborto legal: desde el anuncio del presidente Alberto Fernández de enviar un proyecto al Congreso hasta el primer pañuelazo federal. Expectativas para un 2020 en el que se augura la sanción de una ley histórica.

“Creemos que este es el año en que el aborto va a ser ley”. La fuerte convicción de Lucrecia Aranda, ex diputada provincial y parte de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, podría sorprender. Sin embargo, en la última semana las declaraciones y los ánimos se fueron alineando para que las expectativas crezcan y todo el abanico del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales y no binaries ya sienta a flor de piel que este año vuelve el debate y la victoria le tocará al equipo verde. El presidente Alberto Fernández confirmó que enviará un proyecto a la legislatura, el primero que llega de la mano del Poder Ejecutivo, y no de los movimientos y organizaciones. Y la comisión de Feminismos y Disidencias del Concejo Municipal le abrió las puertas del Consejo Asesor a la Campaña. El 19 de febrero será la primera actividad federal que le ponga fuerza a un año que promete teñirse de una nueva lucha por la independencia de los cuerpos.

“El hecho de que en este año vuelva a abrirse el debate parlamentario, y que ahora no sea sólo por presión de las organizaciones de las mujeres, jóvenes, niñas y todo el colectivo de la diversidad, sino que sea una decisión política del Poder Ejecutivo, es un enorme avance”, destacó Aranda. Y sumó: “Un avance que hemos sabido conseguir y que por lo tanto nos lo apropiamos y lo festejamos, porque entendemos que es nuestro avance”.

La ex diputada hizo hincapié en que tan importante como que haya un mensaje del Ejecutivo es que la Campaña tenga su propio proyecto presentado. Y que sea en el marco del Congreso de la Nación que se debata y consensúe una nueva ley para la salud de los cuerpos gestantes. “Es realmente muy importante que salga la legalización del aborto. Si este año hay una nueva frustración, un nuevo desengaño a una voluntad tan mayoritaria, sería muy malo para la democracia argentina. Es una muy mala señal para la salud de cualquier país democrático que haya una demanda muy fuerte y los poderes públicos la desoigan, la traicionen o haya un desengaño tras desengaño. Esto debilita las instituciones, la confianza en los partidos, los vínculos que le dan fuerza a la democracia”, consideró.

La gran incógnita, al menos hasta el cierre de esta edición, es la letra del proyecto. Sin embargo, llegó a trascender que podría tratarse de un proyecto de despenalización y no de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Frente a eso, la mayoría de las organizaciones que forman parte de la Campaña coincidieron en que de ser así se trataría de “un proyecto demasiado pobre”. “Lo que necesitamos es una ley que no quede a mitad de camino, que sea claro que el aborto es legal en Argentina y en las condiciones en que lo vayamos a consensuar”, remarcó.

Cualquier aborto, en cualquier lugar

En el marco de su gira europea, el presidente Alberto Fernández expresó este miércoles frente a los estudiantes del Instituto de Estudios Políticos de París, que “en la Argentina el aborto es un delito. Es un extraño delito donde casi nunca se condena a ninguna mujer por aborto pero todos sabemos que existe. ¿Cuál es el problema de que exista? Que todo aborto se vuelve clandestino, y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer aumenta. El problema es más agudo de acuerdo a la clase social de quien practica el aborto. Si es de clase alta, lo hará en un centro de salud adecuado, en condiciones adecuadas y el certificado médico dirá que tuvo una aborto espontáneo y su salud estará garantizada”. Y en esa misma conferencia de prensa, confirmó: “Voy a mandar un ley que termine con la penalización del aborto y permita la atención de cualquier aborto en cualquier centro público”.

Según publicó el diario Página 12, el presidente Alberto Fernández recibirá el borrador del proyecto de ley de despenalización y legalización del aborto, cuya redacción le encargó coordinar a la Secretaría Legal y Técnica, antes del inicio de las sesiones ordinarias del Congreso. La propuesta, señalaron desde el medio, incluirá la despenalización y la legalización del aborto, es decir: no sólo que deje de ser delito, sino que además se garantice la práctica gratuita en hospitales públicos. A la vez, el Presidente presentará una iniciativa parlamentaria que establece la asistencia del Estado a mujeres embarazadas, con el objetivo de que “no se recurra al aborto por ser pobre”, según palabras del mismo Alberto Fernández.

Por su parte, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, ratificó las declaraciones del presidente sobre la despenalización del aborto, y adelantó que luego se mandará al Congreso un proyecto de legalización “aunque algunos puedan sentirse ofendidos”. “Cuando uno ve cuál es la responsabilidad pública que tiene, debe tomar decisiones relacionadas a cuestiones de salud pública, y ahí es en donde encontramos que es necesario avanzar en la despenalización y después en la legalización”, sostuvo Cafiero en declaraciones a Radio Continental.

A su vez, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, aseguró que el anuncio del Gobierno de enviar al Congreso un proyecto para legalizar el aborto, “no puede sorprender a ningún argentino y a ninguna argentina” porque se avisó en la campaña.

La funcionaria nacional explicó que se tratará de un proyecto de legalización, y no de despenalización, y reconoció que a veces se confunden el uso de los términos porque –dijo– “tenemos entendido que será un proyecto de legalización del aborto; es lo que manifestó el Presidente”. Y adelantó que será del “mismo tono que el que se trató en 2018”.

La ministra destacó que ya “se está trabajando de modo interdisciplinario”, y aclaró que, si bien “no hay plazo”, el texto “podría ser enviado en este año”, aunque advirtió que “los plazos los maneja el Presidente”.

Marcando la cancha

La Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito anunció una serie de actividades para continuar fortaleciendo el debate y las expectativas en cuanto al año que comienza. En ese sentido, los martes 11 y 18 volverán a ser “martes verdes”. Y el miércoles 19 se realizará la primera actividad federal.
Los próximos martes, de 10 a 12, la Campaña se plantará en Sarmiento y Córdoba, con el objetivo de acercar a toda la población su proyecto de legalización del aborto. También se venderán pañuelos y pines que ayudan a autofinanciar la Campaña. El miércoles 19 se convoca desde las 17.30 al Parque Nacional a la Bandera, donde habrá feria, música en vivo y talleres. A las 19 se realizará el primer pañuelazo federal del año, que promete marcar la cancha en la demanda al Congreso Nacional para que por fin este año se convierta en ley el derecho a decidir si se continúa o no con un embarazo.

Más notas relacionadas
  • Nacer y empoderar

    La Semana Mundial del Parto Respetado se celebró en medio de la pandemia por el coronaviru
  • Diva, diosa, única, gorda

    Tati Dumé irrumpe en las redes y se enfrenta a uno de los miedos de la cuarentena: salir r
  • El desafío de crear mejores sentidos

    Bernarda Llorente es periodista, productora y directora de la Agencia Nacional de Noticias
Más por Laura Hintze
  • Abriendo la cancha

    Ignacio Bogino, ex defensor de Rosario Central, se dio el gusto de publicar su primer text
  • Aguará de derechos humanos

    En el litoral argentino, un colectivo produce relatos que visibilizan historias de lucha c
  • La autogestión al rescate

    La pandemia dejó al desnudo al capitalismo financiero y robótico al que le sobran millones
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Y un día volvió el bondi

Desde este miércoles, después de 23 jornadas consecutivas de huelga, volverá a circular el