El ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso este miércoles ante la Cámara de Diputados para brindar información sobre el proceso de reestructuración de la deuda externa. El Congreso viene de sancionar la ley de Restauración de la sostenibilidad de la deuda, con la cual el Ministerio de Economía se asegurará poder disponer de los instrumentos que crea necesario para negociar. 

La sesión especial en la que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, brinda su informe sobre la renegociación de la deuda pública externa ante el pleno de la Cámara de Diputados de la Nación.Guzmán expresó ante los legisladores que la “Argentina vive una profunda crisis económica y social” y agregó que «el país padece una carga de deuda insostenible que, de no resolverse, profundizaría el descalabro macro económico que el país ha venido experimentando”.

El ministro aseguró que “en los últimos dos años la pobreza aumentó del 28,6 al 35,4 por ciento y sigue escalando”. Además señaló que “es condición necesaria para romper la dinámica de recesión que se profundiza sacarse de encima esa carga de deuda que no se puede pagar”.Al momento de hablar sobre las responsabilidades de la severa crisis y el endeudamiento que ahoga la economía local, remarcó: “Todas las partes tienen responsabilidad: Argentina, los bonistas que decidieron apostar a un modelo que fracasó, y el FMI”.

Además, explicó que su intención es “cambiar un modelo que no funcionó”, en referencia al de Mauricio Macri, que generó una profunda crisis. “El país padece una carga de deuda insostenible que, de no resolverse, profundizaría el descalabro”, admitió. “Lo primero que buscamos hacer fue cambiar un modelo que no funcionó por otro, en un contexto muy duro”, sinceró el mandamás del Palacio de Hacienda en su exposición de la reestructuración de la deuda pública externa en la Cámara de Diputados.

Sobre la multiplicación del pasivo estatal, Guzmán detalló que durante el macrismo “se dio un brutal crecimiento de la deuda pública sin que haya un incremento de la capacidad productiva del país”. «El país padece una carga de deuda insostenible que, de no resolverse, profundizaría el descalabro», dijo el ministro. «Los países que sufren estas crisis no salen hasta que la deuda deja de ser una carga que pisa la posibilidad de crecer», explicó.

Guzmán también analizó que el “colapso de un sistema económico” golpeó principalmente a los de menores ingresos: «Los que más sufren este tipo de crisis son las personas en un estado de mayor vulnerabilidad». El funcionario económico repasó que en los últimos dos años, 465.000 argentinos han entrado en indigencia.

Movilización

Paralelamente, agrupaciones sociales llamaron a movilizarse  en las afueras del Congreso, con el objetivo de enviar un mensaje de apoyo a la política gubernamental respecto a la deuda, y, para ello, montaron sobre la avenida Callao, de espaldas al Palacio Legislativo, un gigantesco escenario desde el que hablarán dirigentes de las distintas organizaciones.

Bajo la consigna de «La Deuda es con el Pueblo», la concentración programada por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) comenzó en la esquina de Independencia y 9 de Julio, y terminará frente al Congreso, adonde se sumarán también la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), ATE, CTA Autónoma, Barrios de Pie, la CCC y el Frente Darío Santillán.

Otras organizaciones sociales realizaban una olla popular en la Plaza de la República, frente al Obelisco, para luego marchar hacia las oficinas del FMI en Buenos Aires, ubicadas en la calle Paraguay y Cerrito, en el barrio porteño de Recoleta.

Fuente: Télam/El Destape

 

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

El FMI pide un “ambicioso plan de acción” al G20 ante la pandemia

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, solicitó “fo