Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

Ya con el grabador funcionando –y a la espera de Agustín Maggi Fernández– Claudio Abba y Gino Bellofatto comentan que se conocen de la Escuela Provincial de Cine y Televisión (EPCTV). Si se recorre la filmografía que ostentan, se nota a simple vista que se vienen cruzando en sus diferentes producciones. Es que el grupo de la Cooperativa de Producción Audiovisual de Rosario (COPAR),  que produjo, escribió y dirigió la serie web Bares, está conformado en su totalidad por personas que egresaron de la EPCTV. Cuatro de los directores/guionistas son de “una camada de cine” y la otra directora/guionista, al igual que la productora, “de otra camada”.

COPAR “surgió con la idea de hacer algo audiovisual, se fueron tirando ideas”, se armó “un festival con proyección de cortos y fuimos tirando guiones”, y ese fue el punto de partida para hacer la serie web, cuenta Bellofatto. En el inicio de COPAR eran unas quince personas pero muchos “fueron a las reuniones para ver qué onda”, agrega.

Cuando Flavia y Noelia armaron la convocatoria por Facebook, los cuatro directores fueron juntos “porque se conocían y casualmente quedaron todos”. Cada uno tenía sus tiempos y cuando pusieron una reunión con periodicidad semanal algunos no pudieron seguir. Hoy en día quedaron las seis personas que tomaron mayor responsabilidad en la serie web: Claudio Abba, escribió y dirigió el capítulo Gluteus Maximus; Gino Bellofatto, escribió y dirigió los capítulos El atajo y Mala fama; Noelia Durigón, escribió y dirigió el capítulo Azahares; Gustavo Gianelli, escribió y dirigió los capítulos Café amargo, Reencuentro y Mal trago; Agustín Maggi Fernández, escribió y dirigió el capítulo Al dente, y Flavia Barrega, quien produjo toda la serie.

Además de esos roles, cada quien asistió en los otros capítulos: Bellofatto en la edición, fotografía y cámaras, Maggi Fernández en sonido y Abba en dirección de arte.

El primer proyecto de COPAR fue La última gota, un cortometraje que “terminó siendo el episodio piloto” de la serie. Cuando terminaron el corto, que transcurría en un bar, se preguntaron: “¿Y si armamos una serie con todos capítulos que pasan en bares?”.

Cada capítulo se desarrolla en un bar diferente y plantea un relato independiente del resto, con la particularidad de que todos se desarrollan en bares. “Nos ayudaron bastante todos, fueron muy buena onda”, dice Agustín al consultarlos sobre cómo hicieron para conseguir los bares, actores y demás.

Para la serie, el proceso fue “un poco más largo de lo que solían trabajar en la escuela”, en ambos casos tenían plazos que respetar pero en la escuela salteaban todas las instancias que debe llevar un proyecto. Primero presentaron los guiones a sus compañeros, eligieron los más aptos, los corrigieron en base al aporte grupal y de los tutores de Espacio Santafesino, hicieron pruebas de cámara y guión técnico en las locaciones. “Eso te resuelve problemas a futuro que por ahí cuando uno está cursando no lo hicimos”, dice Claudio.

También se realizaron lecturas de guión y ensayos con los actores. “Fue un aprendizaje completo con la serie –observa Gino–. La verdad es que tocamos todos los puntos, también la edición y corrección de color”.

En un primer momento se presentaron unos 16 guiones de los que fueron seleccionando los ocho que quedaron por diferentes razones. “Algunos eran mejores que otros para un bar” o “eran muy corridos del tema”, los que quedaron tienen cierta “homogeneidad” por más que pasen por diferentes géneros, apuntan.

En el proceso de llevar la idea a la realización de cada capítulo, les ayudó el “participar de una cooperativa y poner fecha de presentación de los guiones”, narra Gino, y agrega: “Está bueno tener el condicionamiento del tiempo porque a algunos les pasa (como a mí) que si no tiene una motivación con una fecha no se concreta”.

Las ideas fueron mutando con el tiempo, sobre todo El atajo. “Me senté a escribir una comedia negra y me terminó saliendo un drama, porque se fue dando y porque no tenía el final desde el comienzo. Yo siempre estoy en busca de la fórmula perfecta para escribir y no existe, a veces se da de una forma y a veces de otra, se sincera Bellofatto.

Claudio, por su parte, comenta que Gluteus Maximus, “comenzó siendo un diálogo largo”, pero luego le puso acciones y, con la lectura en grupo y el aporte de los tutores, le fueron dando forma al capítulo.

El caso de Al dente, “fue uno de esos guiones que hice hace un montón, para el primer año de la Escuela”, dice Agustín, y detalla: “Quedó ahí, y cuando teníamos que presentar guiones para COPAR, hice otro guión y presenté este otro porque ya lo tenía y les gustó más el que tenía de la Escuela que el que me maté haciendo. Ahí la idea principal quedó, pero el resto de la historia cambió radicalmente a través de la producción y el aporte de los compañeros”.

La serie fue un proyecto de tesis para la conclusión de sus carreras de la EPCTV y recibieron apoyo de la escuela. Así pudieron contar con los equipos para realizar los rodajes. También fue muy importante el haber ganado en Espacio Santafesino, y lo que más valoran fue “el apoyo por parte de tutores”, que si bien era un requisito, “les sirvió un montón” desde el guión, pre y postproducción.

En 2017 ganaron Espacio Santafesino, en 2018 produjeron la serie, en noviembre de 2019 hicieron una especie de avant premiére en El Arteón, y este año se estrenó en Internet.

Gracias a las tratativas de Flavia Barrega, desde el 8 de enero la serie está accesible a través del portal CINE.AR, la plataforma de video a demanda que nuclea contenidos audiovisuales nacionales. Al principio pensaron que de no lograr un estreno en alguna plataforma como esa podrían “subirlo a su canal de youtube”, pero una vez que fueron produciendo la serie y estaban en las instancias finales, se movieron para ver si había una mejor opción. “Probamos con CINE.AR y se dio”, manifiesta Gino, “fue la mejor plataforma para distribución nacional y también internacional. Se trata de un portal enorme, con cantidad de películas y series de todo tipo de género, documentales y eso te abre las puertas”. “Lo que tiene de bueno es que no sólo el curioso lo va a ver, sino que hay gente del medio que entra a ver qué hay de nuevo, qué producciones nacionales hay, entonces te das a conocer también”, completa Claudio.

Fuente: El Eslabón

Sumate y ampliá el arco informativo.
Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos,
y los sábados, en tu casa, el semanario de papel El Eslabón.
Suscribite en este enlace:
Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Diego Roth
Más en Cine

Dejá un comentario

Sugerencia

El 94% de los nuevos contagios son del Amba

Otras 54 personas murieron y 3.367 se diagnosticaron con coronavirus este viernes en el pa