El feminismo no quedó afuera de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Del meme al podcast, pasando por aplicaciones para viajar y seducir seguras, un recorrido por las estrategias para navegar sin miedo.

El feminismo se instaló dejando un mensaje clave: será capaz de inundarlo todo. Las tecnologías de la información y comunicación (Tics) no han estado exentas de la marea verde y violeta que ha venido a militar y trabajar para llenar bancas que hasta el momento solo estaban reservadas a personalidades masculinas. Hace tiempo, Internet se ha vuelto un espacio donde se disputan poderes y, sobre todo, un lugar que las mujeres y femeneidades han asumido como territorio de lucha.

Aplicaciones, podcast, revistas digitales, cuentas de Twitter, grupos de Facebook, videos de YouTube, series en Netflix, e incluso memes fueron convertidos en espacio de militancia y puestos al servicio de la lucha contra el patriarcado. Incluso, hace pocos días se viralizó la consigna de buscar en google la palabra “hallada” junto con tu nombre para recordarle al mundo que las víctimas de femicidios superan el número de muertes por coronavirus. A su manera, cada una de las activistas modela el debate en las redes y se recuerdan, entre pares, que están juntas en esto.

En ese sentido, el movimiento puso en jaque los espacios de poder de la esfera digital. Bajo la premisa del goce, produjeron aplicaciones, promovieron seguridades, crearon sitios web y politizaron las redes para poner al mundo virtual en sintonía con los pedidos y las exigencias de la realidad. 

Estrategias para usar internet sin miedo y con gozo

En esta inundación de ciberactivismo, se apostó a difundir –no porque antes era desconocida, sino porque ahora es nombrada y juzgada por su carácter– el concepto de “violencia digital”. Esta es una extensión de la violencia que viven a diario las mujeres y, aunque se manifieste dentro de un espacio virtual, puede provocar daños físicos y psicológicos.

Como explica el portal web Distintas Latitudes en su nota ¿Cómo usar internet sin miedo y con gozo? Recomendaciones de Luchadoras y Fem Hack Arg, “la violencia en línea traspasa fronteras geográficas y permanece en el tiempo. El panorama regional respecto a la violencia digital es diverso y complejo, no todos los países de América Latina tienen el mismo nivel de conocimiento sobre cómo se vive la violencia cibernética. Esto también se traduce en la ausencia, o falta de regulación, de políticas públicas que den respuestas rápidas y eficaces, frente a ataques cibernéticos en cualquier país de la región”.

Foto: Candela Robles

En ese sentido, la nota comenta que “las formas más recurrentes de violencia digital, según Fem Hack Arg y Luchadoras, son la difusión no consentida de material íntimo, el acoso cibernético, el acceso indebido a redes sociales y sistemas de mensajería, la práctica del doxing (investigación y publicación de información privada sobre una persona o institución), las amenazas y omisiones por parte de actores con poder regulatorio y la sustitución de identidad”.

Entre las recomendaciones para usar internet sin miedo y con gozo, la publicación de Distintas Latitudes sugiere que ante una situación de violencia digital, las acciones a llevar a cabo sean acercarse a una colectiva para asesorarse y poder actuar en consecuencia, comunicar a familiares y amigos que se está sufriendo este tipo de violencia y denunciar lo acontecido.

En cuanto a las estrategias para emplear la web y disfrutarla, las propuestas coinciden con los lineamientos generales del feminismo: una actitud crítica frente a las tecnologías y un acompañamiento mutuo en este campo entre congéneres.

Agrupaciones feministas como Fem Hack Arg (Argentina) y Luchadoras (México) se dedican a impulsar el involucramiento, la libertad de expresión, la apropiación de los medios digitales y la reducción de la brecha con perspectiva de género tanto para las usuarias como para el resto de la comunidad digital, entendiendo que “estamos en permanente lucha por la conquista y apropiación de territorios como nuestros cuerpos, pero también debemos apropiarnos de las tecnologías”.

Frente a esta problemática, han aumentado también las iniciativas que se orientan a la creación de nuevas aplicaciones y espacios digitales que no sólo sirvan a democratizar el acceso a la información sobre la violencia de género y fomenten espacios virtuales libres de violencia, sino que también propongan ámbitos seguros para que mujeres y disidencias comiencen a moverse con tranquilidad. Hace ya varios años, la aplicación She Taxi está presente en los celulares de muchas que quieren subirse a taxis con la seguridad de que su chofer sea una mujer. También NoEstasSola, un programa de Software que envía una notificación de alerta con el pedido de ayuda y la ubicación del celular, en caso de activarse.

Viajar seguras creando nudos y contando historias

SheQuipu es una aplicación creada y diseñada por jóvenes rosarinos que tiene como finalidad organizar comunidades viajeras de mujeres, femeneidades e identidades disidentes, luego de que la idea resultara ganadora del Startup Weekend Women en septiembre del año pasado. Los integrantes del grupo son Sofia Toscano (área de marketing y comunicación), Melina Toscano (área de sistemas), Corina Manzelli (diseñadora e influencer), Stefano Leone y Romeo Jovel (desarrolladores).

La idea principal de la aplicación es crear una comunidad virtual de mujeres e identidades no binarias para que puedan viajar “juntas, seguras y de forma económica”. “Che, y si hacemos esta aplicación que reúna a Martina que vive en Colombia y quiere hacer una caminata con Sofía que es de Rosario, viaja a Colombia y quiere también hacerla en esa fecha aproximada pero no quiere ir sola”, ejemplifica Sofia Toscano en diálogo con El Eslabón, ante la pregunta de cómo surge la inventiva del proyecto.

SheQuipu funciona a partir de que la usuaria coloca sus gustos, el destino y la fecha en la que decide viajar y luego “matchea” con otras usuarias con preferencias similares. “Sería como una especie de Tinder en la que uno puede compartir o un viaje entero o sólo un momento en el destino, una excursión, un hotel o un auto”, explica la comunicadora.

La iniciativa contó con investigaciones destinadas a determinar las necesidades y los fundamentos de la creación de la app. En ese sentido, “había tres preocupaciones fundamentales que obtuvimos después de leer noticias, hacer entrevistas en la calle y encuestas a la hora de viajar”, que son “el factor económico, que tiene que ver con que al viajar solo o con un grupo pequeño se encarecen los costos del viaje, la inseguridad y la soledad, que angustia y hace que algunas deseen realizar viajes compartidos”, analiza Sofia. Como consecuencia, la creadora comenta que “desde ahí empezamos a hablar de hacer algo de turismo exclusivo para mujeres” y “detectamos que había como un nicho ahí, en lo que respecta a nosotras, porque nos estamos organizando en muchos aspectos como la actuación, la música, la tecnología, pero no había nada en lo que respecta a viajes seguros de mujeres. No encontramos una aplicación que nos junte a las mujeres que queremos viajar solas, y que por alguna cuestión no nos animamos o nos animamos pero tenemos miedo durante el trayecto”, detalla. A su vez, a la hora de consultar, el 100 por ciento de las encuestadas respondieron que “se sentirían más seguras viajando con una mujer, aunque no la conozcan, que con un varón. De hecho la respuesta fue que con un varón no lo harían”, agrega.

Toscano comenta el objetivo del grupo versa en “generar una comunidad de femeneidades, mujeres y disidencias que promueva la protección, el cariño y el amor, y que tenga potencia, porque consideramos que el poder migrar y viajar para nosotras es un derecho que lamentablemente se convierte en un privilegio por todo lo que conlleva”. Y reflexiona: “Que nos sea más fáciles organizarnos entre nosotres mismes y podamos viajar y recorrer fronteras, pero fundamentalmente que haya un goce y un deseo al ocio y al descanso y que eso sea seguro, económico y en compañía”.

Respecto al nombre, Sofía explica que “She” fue elegido por el hecho de que el término ya está instalado entre las audiencias y los usuarios de aplicaciones para referirse a programas destinados a mujeres. Por su parte, “Quipu” fue escogido para poder darle el rasgo latinoamericano y sudamericano, dado que este “es un instrumento incaico de cuerdecillas donde cada cuerda tiene hilos colgando y cada hilo tiene un nudo. Dentro de las comunidades originarias, cada nudo atrapaba y conservaba una historia” y relata que la idea les pareció “hermosa, porque nosotras queremos que las mujeres, las femeneidades y las disidencias nos encontremos con el deseo y las ganas de explorar y viajar y nos hagamos nudos, nos hermanemos y creemos nuestras propias historias que se conserven en el tiempo”.

La aplicación comenzará a funcionar a partir de marzo y estará disponible en un primer lugar para Argentina, bajo un modelo básico donde la usuaria deberá loguearse a traves de Facebook, colocar el destino y la fecha del viaje, e ingresar a un chat conjunto con otras mujeres y disidencias que estén en las mismas condiciones. Mientras tanto, se podrá obtener información sobre los avances del proyecto en las cuentas de Instagram y Facebook donde aparecen con el nombre “shequipu”. 

Deseo, goce y seducción de manera segura

Calentómetro” es el término elegido por la organización Asuntos del Sur para denominar a la nueva herramienta digital que fue creada para fortalecer las prácticas de seguridad digital y poder sextear de manera segura. Bajo el formato de encuesta, propone la realización de un test que estima cuáles son los requerimientos más importantes a la hora de enviar contenido.

El sexting o sexteo es el intercambio voluntario y consentido de contenido sexual (fotos, videos, notas de voz, mensajes eróticos) a través de chats desde tu celular o computador. En ese sentido, el Calentómetro considera que “aunque posemos como diosas griegas empoderadas de nuestras cuerpas, no necesitamos que Google tenga nuestras fotos calientes ni que Juan y compañía las estén compartiendo por su grupo de WhatsApp, y que de alguna manera lleguen por una cadena a manos de tu tía y se muera, o a tu jefe y te despida, porque aún seguimos siendo así de estigmatizadas sobre nuestras cuerpas”.

Bajo esta invitación, la organización Mujeres Activando propone combatir la “pornovenganza” y la “sextorsion” a partir de participar de una prueba en formato anónimo que evalúa qué tan seguras son tus prácticas de sexteo. Las preguntas van desde con quién haces sexting (una persona desconocida que consiguió tu número, una persona que matcheaste en tinder, un chongx o un amigx o novix), cuál aplicación utilizás para enviar el material y si te sentís incómoda o intimidada en el momento de hacerlo.

En cada una de las respuestas dadas por el usuario o usuaria, la herramienta ofrece una serie de consejos para mejorar la práctica del sexting en términos de seguridad, que van desde dar sugerencias hasta advertir qué tan desprotegida te encontrás según sus usos.

El empoderamiento según PlayStore

En el marco del 8M, Google propuso en su tienda PlayStore una serie de “Apps para la empoderación femenina”, una casilla diseñada “con el fin de empoderar a todas las mujeres” que aconseja “tomar las riendas con estas útiles herramientas que te ayudarán en diversos aspectos, como hacer un análisis de tu carrera profesional y desarrollar fuerza física y mental”. Al parecer, la deconstrucción no ha llegado al mundo de PlayStore, que llega a las pantallas sugiriendo las siguientes apps:

Mindshine, realizada para “encontrar más motivación, autoconfianza o tranquilidad mediante ejercicios y entrenamientos en formato de audio”.

Calendario menstrual de periodo y ovulación, creada para “descubrir cómo algunas actividades, como salir de fiesta, pueden afectar el flujo o la fase sintomática de tu ciclo”.

Bumble, definida como “un enfoque femenino con relación a las citas”, en la que cuando hay una coincidencia “es la mujer quien inicia la conversación”.

Cozi Family Organizer, una app para “administrar tu capacidad de realizar varias tareas a la vez” que es “ideal para familias, parejas y compañeros de habitación”.

Mientras algunas feministas militan para poder “hackear” al patriarcado y hacer del mundo digital un espacio más seguro, generando herramientas colectivas para contrarrestar esas violencias y subvertir la brecha de género en el ámbito tecnológico, las grandes empresas aún consideran que la toma de poder frente al mundo por parte de mujeres, lesbianas, bisexuales, no binaries, travestis y trans se propicia y consigue a partir de tener más confianza en ellas, administrar su menstruación, hablarle primero al chico para una cita y organizar las tareas familiares.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • Sin vencedores ni vencidos

    La Universidad Nacional de Rosario lanzó un programa comunitario con el propósito de impul
  • El impulso cooperativo

    El edificio de la ex compañía Hey Latam está siendo transformado. Después de varios meses
  • Él mató a dos ladrones motorizados

    Un conductor persiguió, atropelló y le quitó la vida a dos hombres que le habían robado di
Más por Victoria Iriarte
  • Dos veces con la misma red

    Natalí Incaminato –La Inca, en Twitter– acaba de lanzar Peronismo para la Juventud, libro
  • El dictador revolucionario

    Se reeditó Catilina, de Ernesto Palacio, libro en el que el autor vuelve sobre la figura d
  • Las cajas de Pandora

    El politólogo Diego Añaños analiza el mundo de las offshore y el modo hegemónico de reprod
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Dos veces con la misma red

Natalí Incaminato –La Inca, en Twitter– acaba de lanzar Peronismo para la Juventud, libro