Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

El Sadop Rosario advierte que aumentó la precarización laboral en la educación privada a partir de la pandemia. Dificultades con el cobro integral de salarios, disposiciones abusivas sobre las tareas a desempeñar, exigencia de respuesta a las demandas de padres, obligación de poner a disposición el número de teléfono celular y uso de recursos tecnológicos y económicos del educador, algunas de las situaciones relevadas. 

Según detallan, estas condiciones son un avasallamiento sobre los derechos de la docencia privada y se relacionan directamente con las nuevas formas vinculares y de enseñanza que impuso el aislamiento obligatorio. Para el secretario general del Sadop Rosario, Martín Lucero, estas “situaciones excepcionales si bien generan modificaciones en la vida cotidiana, no habilitan a imponer condiciones laborales o demandas exorbitantes que exceden el marco normativo general y no encuadran en disposiciones expresas dictadas en el marco de la pandemia”. 

Desde Sadop afirman que esta precarización tiene un sustento y son las presiones que llegan desde el Ministerio de Educación. Demandas que se trasladan a los supervisores, luego a los directivos y estos a su vez a las y los docentes para que solucionen con recursos propios la diversidad de situaciones escolares y de aprendizaje. “El trabajo vuelve al docente a toda hora y en todo momento. La demanda es permanente y la presión por cumplir es constante. A diferencia de lo que pasa habitualmente el o la docente está poniendo su fuerza de trabajo a disposición de su tarea las 24 horas incluso en días y horarios inhábiles”, detalla Lucero.

Remarcan desde Sadop que estas situaciones hablan del compromiso de la docencia por sostener el sistema educativo en medio de la pandemia y evitar que el ciclo lectivo tenga pérdidas irreparables. También que es insostenible la prestación de las tareas laborales se extienda a todas las horas y todos los días: “Se asemeja a condiciones propias de la esclavitud. En este caso no de un empleador en particular (aunque en el caso de la educación privada algunos no se molestarían) sino de un modelo de gestión del sistema educativo».

Subrayan además que lo que se está produciendo como hecho educativo no debe entenderse como educación a distancia sino como un sistema de educación no presencial en momentos de crisis y provisorias.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Para Martínez, el Presidente “dio una lección de convivencia democrática”

El diputado nacional Germán Martínez valoró la convocatoria al diálogo realizada este lune