Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La cuarentena puso en pausa muchas actividades culturales y económicas pero potenció otras, como la venta de libros y la lectura, en particular, en niños y niñas. Libreros de Rosario han afirmado que los de literatura para niños y niñas fueron muy demandados durante buena parte del confinamiento. Otro dato es que hasta el viernes pasado, las editoriales de la ciudad contaron con un servicio gratuito de reparto brindado por la Municipalidad para apoyar a los emprendimientos locales, específicamente al sector del libro. Desde Cultura aseguraron que, a pesar de la crisis, la venta de libros por delivery de estas editoriales (pequeñas y medianas, mal llamadas independientes) fue muy importante en relación a las que se suelen registrar en ferias. Y no en detrimento de las ferias (que, aclaramos, extrañamos mucho) sino de acuerdo a la nueva situación de encierro y mayor disponibilidad de tiempo libre. Además de las ventas, varias editoriales fueron ofreciendo sus contenidos en la web para descargar o leer online de manera gratuita, como una estrategia para sostener el vínculo con potenciales clientes, y alentar la lectura entre los más chicos durante el aislamiento obligatorio. Así también han cosechado muchos clics. Sin dudas, durante esta pandemia en Rosario y con los más peques a la cabeza, se está leyendo mucho. Al mismo tiempo, la producción editorial sigue a toda máquina, porque hay varias novedades de libros publicados y que están por salir al encuentro de nuevos lectores, en este caso, los más chicos. Después del exitazo de ¡Yo puedo solo! Que va por la cuarta reedición, el sello italo argentino/rosarino Le Pecore Nere, publicó en plena cuarentena y como parte de sus lanzamientos 2020, Cuentos para despertar niños y niñas de hasta 200 años, que desde el 15 de abril pasado se puede descargar en PDF y e-pub, gratis. El libro contiene textos anónimos compilados por Petunia Mendes, y contienen moralejas o enseñanzas. Según la editorial abordan “los grandes desafíos de la vida. El desarrollo personal, la construcción de una subjetividad sana a través de la relación con el otro y la posibilidad de confiar en la humanidad y el estímulo a luchar por un mundo mejor”. Cuentos para despertar está ilustrado por una veintena de artistas santafesinos, entre ellos Flor Balestra, Chachi Verona, Coki y Antonia Debernardi, entre otros.

En la línea de interés educativo, están los cuentos de la colección Cuenta Ciencia de UNR Editora, que si bien no es una novedad porque fue lanzada en octubre de 2019 (como si hubiesen pasado mil años) sigue siendo una buena noticia porque se trata de la primera propuesta de la editorial de la Universidad destinada al público de niños y niñas. Esta colección, dirigida por María Soledad Casasola, se originó a partir de la consulta con profesionales de la salud del Hospital De Niños V. J. Vilela, sobre las principales inquietudes de los pacientes y pacientas en sus primeros contactos con el sistema sanitario. Los temas son las vacunas, el uso de lentes, la alimentación, el reposo, entre otros. “La idea era generar un espacio de encuentro en el que médicos, voluntarios, maestras y la Universidad podamos establecer un diálogo con los niños y niñas”. Casasola escribió Un truco para Matías, luego le siguieron Sebastián Carazay con Un pajarito chiquito puede, Sergio Pillón escribió Nacho Inventor, y Alisa Lein,Una historia de alfajores y chinchulines. El último de la serie sobre la temática de ciencia de la salud salió de imprenta justo antes de la cuarentena: Ojos de Galera de Cecilia Reviglio y será presentado en un futuro no muy lejano. Todos los libros cuentan con las geniales ilustraciones de la artista Cris Rosemberg y con propuestas lúdicas, preguntas y respuestas. Además, Casasola adelantó que la colección continuará indagando en otras temáticas científicas de interés para este público.

Con una impronta más punk, el catálogo de Libros Silvestres se agranda con dos nuevos títulos que están en imprenta, a punto de salir: Los raros Vol. II, con poemas de Marcelo Ajubita e ilustraciones de Gonzalo Rimoldi, para continuar con el repertorio de personajes únicos que comenzó con el exitoso primer tomo Los Raros historias dadatrónicas de niños patafísicos. La segunda novedad es Cuentos rayados, de Laura Vilche, con ilustraciones de Miguel Mazza. Un puñado de historias que tienen de todo: juego de palabras, rimas, muchas onomatopeyas, y sobre todo, humor y desenfado.

Por otra parte, Libros Silvestres también ofreció desde el inicio de la cuarentena la lectura online de dos de los títulos de la serie Tarumba de cuentos fanzine: Gato enojado no caza ratones, escrito por  Vilche con ilustraciones de Josefina Preumayr, y Platillos volantes, escrito por Diego Colomba, con ilustraciones de Meli Lovera.

Lo mismo hizo el sello Homosapiens que, previo a la pandemia, en su página web ya tenía una Sala de lectura, para acceder a buena parte de su catálogo. A propósito de lectura para los más pibes, desde hace un par de semana está disponible Rosarinitos y otros cuentos para chicos de Eduardo D’anna, para recorrer la ciudad, aunque sea de manera imaginaria mientras dure la peste. Rosarinitos está inmejorablemente acompañado por los dibujos de Romina Biassoni, a todo color.

En tanto, la editorial de la Biblioteca Vigil lanzó Ema Poe, poemas lunáticos para niños, con texto de Claudio Barrientos acompañado por las hermosas ilustraciones de Martha Greiner. Si bien el libro, que integra la clásica colección Molinillo, fue publicado a mediados del año pasado, está a punto de estrenarse en su versión animada, audiovisual, producida por el Ministerio de Cultura de la Provincia de Santa Fe, en el marco del ciclo Los Niños y las Niñas La Seguimos en Casa.

Por último, la Editorial Municipal de Rosario está muy cerca de publicar la Colección de cuento infantil Volumen 3, un pack precioso con los diez cuentos ganadores del Concurso Municipal Infantil de Cuento 2019, del que participaron más de 600 chicos y chicas de hasta 13 años de Rosario y su zona metropolitana. El volumen incluye los relatos Las (no) aventuras de Jung de Chiara Andreini; El hombre que se convirtió en perro de Valentino Chávez; La pequeña aventura de la zanahoria, de Teo Degaetano; La confusión del verano de Julia Giardini; Cumpleaños sorpresa por Joaquín Iñigo Sánchez; La ropa que se movía sola de Camila Ragona; ¿La jirafa es un animal doméstico? Por Clara Relling; Clara y su trébol por Nicolás Robles Garasa; Las uñas de Augusto Sacha Lasave, y Cielo y esperanza, de Lorenzo Sguigna. Con ilustraciones de Sara Degaetano, Lucía Falabrino Méndez, Germán Gentile, Luciana Guerra, Robert Ribó, Abecasis, Gonzalo Rimoldi, Eliana Rodríguez Cavo, Candela Rosello, Constanza Scelfo y Paula Silva.

 

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Eugenia Arpesella
  • La faena

    Juan José se despidió con un beso en la frente de cada uno de sus 6 hijos. Besó también a
  • Terraplanistas vs. redonditos

    Yo no sé, no. Cuando en la escuela aparecieron las figuras geométricas para mí era un prob
  • Cuentos para niños y niñas de todas las edades

    Una bicicleta fugitiva, las andanzas de tres ratoncitos repugnantes, el señor de los regal
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Suspendido y con medio sueldo

La Legislatura suspendió en sus funciones al fiscal de Rosario Ponce Asahad en forma “prev