Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Las flores se siguen pintando. Los árboles, los caminos… se pinta el cielo, las nubes. Se dibujan soles serios, tristes, o con reforzada sonrisa, con otro lápiz que hay que pasar con más fuerza encima del amarillo. 

Cuando hay varios colores, se pintan arcoiris. No importa hacerlo de siete colores, si es que es así, si es que tenemos que concertar que en todo ese cromatismo está ese número. Se alternará uno clarito y uno oscuro, otro clarito… se pintará con una fibra cada color con diferente paciencia. 

¿Por qué será que lxs niñxs siguen pintando estas cosas? El juego de esta semana, se arma con una maceta, que como siempre, con los pinceles y las témperas hay que tunearla. Va un pedacito de nuestra tierra, y van semillas que si son cuidadas, serán flores. Así de sencillo y amoroso: plantar una flor, regarla y cuidarla, verla nacer y crecer. Detrás de este juego, va lo que compartimos juntxs, que aprendimos todxs casi de cero.

Pero también van ideas, deseos, ganas…

Nos dimos cuenta que el día que coordinamos la entrega, que fue posible también gracias al respaldo amoroso de la Escuela Juana Elena Blanco y de muchísimxs más, coincidió con el Día Mundial del Medio Ambiente, eso relanzó la pregunta sobre el cuidado del lugar donde vivimos, de nuestra tierra, nuestras plantas, nuestros animales, ¿Cómo conectarse con la potencia de lo vivo? 

Muchas veces en el CePLA plantamos flores, hicimos intentos de armar huertas, limpiamos juntos las esquinas, plantamos semillas. Rincones que surgieron a veces como propuesta de algún adulto, otras como demanda de lxs niñxs. Estos espacios implicaban un cuidado sostenido y atento. Y si las semillas no crecían o las plantas se entristecían, se relanzaba la pregunta por el trabajo colectivo, ese que hace falta para cuidar.

También se ejerce el derecho a manifestar que la idea es aburrida. Allí o en el Espacio de Juegos de la Facultad de Psicología, cuando algo no va, no va. Obviamente se imaginarán que estas actividades no fueron de ese estilo. Pasó lo que nos pasa a todxs cuando jugamos, nos concentramos, nos divertimos; perdemos la dimensión del tiempo. No cualquier dimensión del tiempo, la que siempre nos exige lo que se cree útil.

Que las infancias de hoy tengan cercanía con la tierra y con la naturaleza es nuestra pequeña apuesta. Lanzar semillas para que el acto de sembrar nos pase por el cuerpo y nos conmueva. Para reposar la mirada en un crecimiento que implica el cuidado. Ese cuidado por la vida que incluye la construcción de un lugar para vivir. Un lugar donde los recursos naturales sean una prioridad. 

Es también un semillero de sueños. Los sueños de lxs niñxs, los nuestros, y de todxs aquellos con quienes venimos construyendo estas ideas. Las compartimos para seguir en contacto, sostener las redes. Es importante asentar que no todo es pérdida. También hay lazos que se fortalecen. Y nos necesitamos a todxs para caminar un futuro donde, lo que alguna vez se dibuje o se sueñe con alegría, no se pierda.

*Dispositivo Territorial cogestionado entre la Sedronar y la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Nota relacionada

Pintar y tunear las infancias en cuarentena

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

  • Se incendió el Cepla de la UNR en zona sur

    El fuego se inició en la madrugada y no se registraron heridos. El edificio además de ser
Más notas relacionadas
Más por CePLA/Facultad de Psicología*
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Se incendió el Cepla de la UNR en zona sur

El fuego se inició en la madrugada y no se registraron heridos. El edificio además de ser