Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Publicaron los resultados de una primera prueba experimental en humanos y dicen que “genera una fuerte respuesta inmune sin provocar efectos adversos graves”. De todas maneras queda mucho para que sea una realidad contra el Covid-19.

Una de las vacunas experimentales contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford, genera una fuerte respuesta inmune sin provocar efectos adversos graves, según los datos de su primer ensayo en humanos, publicados este lunes en la revista médica The Lancet. Las pruebas comenzaron en abril y participaron más de mil voluntarios sanos en el Reino Unido.

Los ensayos realizados en fase 1 y 2 en alrededor de 1.077 voluntarios mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las “células T”, dentro de los 14 días de la vacunación.

Esta reacción significa que los glóbulos blancos pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2.

La reconocida institución británica está trabajando también con la empresa biofarmacéutica mundial AstraZeneca con sede en el Reino Unido

Los investigadores informaron además que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada, tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo y sólo causó pocos efectos secundarios que desaparecieron cuando se les suministró paracetamol a los pacientes.

“Aunque queda mucho por hacer, los datos actuales aumentan nuestra confianza en que la vacuna funcionará”

Durante el estudio, los participantes que recibieron la vacuna tenían anticuerpos neutralizantes detectables, algo que los investigadores sugirieron como importantes para la protección contra el virus.

A su vez indicaron que estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, con el 100% de la sangre de los participantes teniendo actividad neutralizante contra el coronavirus.

Los investigadores indicaron que el siguiente paso en el estudio de la vacuna será confirmar que puede proteger eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.

“Vimos la respuesta inmune más fuerte en los diez participantes que recibieron dos dosis de la vacuna, lo que indica que esta podría ser una buena estrategia para la vacunación”, explicó Andrew Pollard, investigador jefe del Ensayo de Vacunas de la Universidad de Oxford.

“Estos primeros resultados son prometedores ya que se puede producir a gran escala”

La reconocida institución británica está trabajando también con la empresa biofarmacéutica mundial AstraZeneca con sede en el Reino Unido, en el desarrollo de la fabricación a gran escala y la posible distribución de la vacuna contra el coronavirus a nivel mundial.

En ese sentido, Mene Pangalos, vicepresidente Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Biofármacos de AstraZeneca, dijo que estos resultados de la fase 1 y 2, muestran que la vacuna fue capaz de generar una rápida respuesta de anticuerpos y células T contra el SARS-CoV-2.

“Aunque queda mucho por hacer, los datos actuales aumentan nuestra confianza en que la vacuna funcionará y nos permiten continuar con nuestros planes de fabricar la vacuna a escala para un acceso amplio y equitativo en todo el mundo”, agregó.

Por su parte, Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford, resaltó que estos primeros resultados son prometedores ya que se puede producir a gran escala.

La primera fase del ensayo comenzó en abril e incluyó al menos 1.000 voluntarios adultos, mientras que ahora se está probando en 10.000 voluntarios, incluidos personas mayores de más de 70 y niños de de 5 a 12 años.

“Los resultados de hoy son extremadamente alentadores, ya que nos acercan un paso más a la búsqueda de una vacuna exitosa para proteger a millones de personas en el Reino Unido y en todo el mundo”, agregó también el Ministro de Comercio británico, Alok Sharma.

“Con el respaldo de una inversión gubernamental de 84 millones de libras esterlinas para el desarrollo y la fabricación de la vacuna, la agilidad y la rapidez con la que la Universidad de Oxford ha estado trabajando es sobresaliente. Estoy muy orgulloso de lo que han logrado hasta ahora”, expresó el funcionario.

“Son resultados positivos, pero son estudios de fase 1 por lo que aún queda un largo camino”

A su vez, Kate Bingham, presidenta del Grupo de Trabajo de Vacunas del Reino Unido subrayó que ese país tiene la suerte de contar con innovadores académicos tan destacados que trabajan junto con el equipo mundial altamente experimentado de AstraZeneca.

“Esta asociación está trabajando a una velocidad excepcional para demostrar la seguridad y la eficacia clínica de la vacuna en la protección de las personas contra la infección por coronavirus”, señaló.

Mientras tanto, el Reino Unido anunció este lunes que ya ordenó 100 millones de dosis de la vacuna.

Por su lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó como “una buena noticia” los avances anunciados sobre esta vacuna “que ha dado resultados alentadores en un ensayo con 1.000 voluntarios”, dijeron a través de su página web.

El director de emergencias de la Organización, Michael Ryan, consideró que son resultados positivo”, pero recordó que son estudios de fase 1 por lo que aún queda “un largo camino”. “Ahora hay que probarla en grupos más grandes de población”, indicó.

“Una vez se logre que una vacuna sea efectiva, el reto será poderla fabricar a escala y que esté disponible para todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud ha creado un acelerador de vacunas”, afirmaron, y Ryan explicó que “habrá que dar una prioridad”.

“Ese mecanismo, como es actualmente, no podrá dar una vacuna a todos en el mundo. Tendremos que priorizar quién tiene qué vacuna al principio, según la que esté disponible. Y diseñar políticas y prioridades para el mejor uso de esas vacunas”, concluyó.

“Queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar que nuestra vacuna ayudará a hacer frente a la pandemia de covid”

Por su parte, el director de la OMS, Tedros Adhanon Gebreyesus, insistió en que para que haya una distribución justa lo más importante es el compromiso político.

“Si no hay consenso para que esta vacuna sea un bien público global, los que no puedan permitírsela se quedarán sin ella”, alertó Tedros.

De todas maneras la investigadora Gilbert advirtió: “Todavía no sabemos cómo de fuerte tiene que ser la respuesta inmune para garantizar la protección efectiva frente a la infección por el SARS-CoV-2”.

Según publicó El País, el virus ya no es el mismo que se extendió a todo el mundo desde la ciudad china de Wuhan. La variante original ha sido sustituida en prácticamente todo el planeta por otra con una mutación característica que, según algunos estudios preliminares, podría aumentar la carga viral en los pacientes.

“Queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar que nuestra vacuna ayudará a hacer frente a la pandemia de covid″, reconoció la investigadora Sarah Gilbert

La propia farmacéutica AstraZeneca reconoce que puede que la vacuna finalmente no funcione, pero ya se ha comprometido a fabricar más de 2.000 millones de dosis, con 400 millones de dosis para la UE que empezarían a llegar a finales de este año. La empresa –responsable de fármacos como el omeprazol, contra la acidez de estómago– aseguró que facilitará el acceso a la vacuna durante la pandemia sin buscar beneficio económico.

Según publicó El País, AstraZeneca también anunció acuerdos similares con EEUU y el Reino Unido. La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias –la CEPI, fundada por los Gobiernos de Noruega e India, la Fundación Bill & Melinda Gates, el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial– invertirá 335 millones de euros para fabricar otros 300 millones de dosis dentro del Acelerador ACT, un consorcio internacional apoyado por la OMS y la UE para obtener vacunas “en tiempo récord”.

Además, AstraZeneca firmó otro acuerdo con el Instituto del Suero de India, uno de los mayores fabricantes de vacunas del mundo, para producir 1.000 millones de dosis para los países de bajos o medianos ingresos, con un compromiso de suministrar 400 millones antes de que acabe 2020.

Otras pruebas

La revista médica The Lancet ha publicado en paralelo los resultados de otro ensayo con otra de las vacunas más avanzadas, la del Ejército chino y la empresa CanSino. La prueba, con más de 500 personas, también ofrece datos esperanzadores, con niveles significativos de anticuerpos neutralizantes y linfocitos T, aunque la respuesta inmune generada es menor en los vacunados de más de 55 años, según reseñó El País.

Las de Oxford y el Ejército chino son dos de las 23 vacunas experimentales diferentes que ya se están probando en humanos en todo el mundo, según el registro de la OMS. La empresa estadounidense Moderna comenzará el 27 de julio un ensayo con 30.000 voluntarios. La empresa china Sinovac y el Instituto Butantan de San Paulo también están bien posicionados en la carrera internacional y preparan un ensayo en Brasil con 9.000 trabajadores sanitarios. 

Fuentes: Télam-El País- Agencias

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 300 pesos por mes recibí todos los días  info destacada de Redacción Rosario en tus dispositivos por mail, y los sábados, en tu casa, el semanario El EslabónSuscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario