Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

EEUU pide la extradición del periodista de WikiLeaks Julian Assange, quien reveló crímenes de guerra a través de documentos secretos, y podría ser condenado a 175 años de cárcel.

El periodista sueco del sitio WikiLeaks, Julian Assange, infligió al Imperio una de las mayores humillaciones de la historia. EEUU, que tanto depende de la mentira, el ocultamiento, el disimulo y las acciones encubiertas para cometer todo tipo de crímenes y masacres en cada rincón del mundo, recibió un golpe muy duro con las informaciones que se hicieron públicas. Y la venganza será, en verdad ya está siendo, terrible. Assange está en una cárcel de máxima seguridad y, según denuncian sus defensores, es víctima de torturas y malos tratos.

En 2010, Assange dio a conocer (a través de importantes diarios que nunca tuvieron problemas con la Justicia por sus publicaciones) más de 750 mil documentos que probaban los crímenes de guerra cometidos por EEUU contra civiles y periodistas que cubrían el conflicto, en Afganistán e Irak, entre otras atrocidades.

Según detalla el sitio de noticias de la cadena británica BBC, “400 mil eran reportes sobre la guerra de Irak, 90 mil sobre la guerra en Afganistán, 800 sobre la prisión de Guantánamo y más de 250 mil cables diplomáticos redactados en varias partes del mundo”.

“Fue considerada la mayor filtración de la historia hasta ese entonces y provocó que EEUU pidiera la extradición del hacker”, señala la BBC.

Tras su paso en calidad de refugiado por la Embajada de Ecuador en Londres, el presidente de ese país, Lenin Moreno, en uno de sus tantos gestos serviles a EEUU, literalmente lo entregó a las autoridades británicas, que ahora deciden si lo extraditan o no al país que quiere destruirlo por completo, en un ejemplo más de brutalidad imperial. EEUU lo acusa de espionaje, conspiración y publicación de documentos secretos.

El juicio contra Assange, de 49 años, empezó en febrero, pero quedó suspendido hasta su reanudación de esta semana debido a la pandemia provocada por el coronavirus, según informó Télam.

La corte debe decidir si el periodista y activista australiano es extraditado a EEUU, donde enfrentará a la Justicia por la publicación de documentos confidenciales de las Fuerzas Armadas sobre las guerras en Afganistán e Irak, hace una década, así como de cables secretos de la diplomacia de ese país, señaló la agencia de noticias argentina.

Assange enfrenta 18 cargos en EEUU, incluyendo conspiración para hackear computadoras y para obtener y revelar información del gobierno violando la Ley de Espionaje.

Su extradición dependerá de lo que decida la Justicia británica, que se tomará entre tres y cuatro semanas para escuchar a las partes en el tribunal central de Old Bailey.

La agencia Télam señaló que el equipo de abogados del periodista declaró que existía el riesgo de que Assange se quitara la vida si lo extraditaban. Según consignaron los medios de prensa, el activista llegó al tribunal bien afeitado, de traje y corbata y con anteojos de sol sobre su cabello corto y prolijo.

Assange dijo su nombre y fecha de nacimiento al comienzo de la audiencia y confirmó formalmente que no dará su consentimiento a la extradición. Mientras tanto, decenas de manifestantes, incluida la reconocida diseñadora de modas Vivienne Westwood, se reunieron fuera del tribunal para manifestarse en contra de una extradición de Assange, informó Télam.

Al ingresar al edificio, también se vio al padre de Assange, John Shipton, junto a la novia de Assange, Stella Moris, y la abogada de derechos humanos Jennifer Robinson.

En junio de 2012, Assange se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia por acusaciones de delitos sexuales. De esta manera, según la justicia del Reino Unido, violó la libertad condicional que le habían concedido mientras se decidía su extradición al país escandinavo y no compareció ante un tribunal que quería interrogarlo por ello, con lo que un juez libró una orden de arresto en su contra.

La causa abierta en Suecia fue archivada cinco años después luego de que los fiscales suecos la dieran por prescrita tras no haber podido continuar con la investigación.

El fundador de WikiLeaks, una plataforma online de divulgación de documentos secretos, siempre negó los cargos de la Justicia sueca y los vio como una excusa para su extradición posterior a EEUU. En agosto de 2012, el entonces presidente ecuatoriano Rafael Correa concedió asilo a Assange. Pero tras siete años de estar refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, Moreno le retiró el asilo y permitió que la policía británica entrara en la delegación y se lo llevara detenido, en abril de 2019.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

La vidriera escabrosa

Diez asesinatos en 5 días, entre ellos el de una víctima “inocente”, vuelven a exponer a R