Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La misiva fue enviada a varios medios gráficos de la ciudad. Diego, una amigo de Fiorela, una profesora de diseño de indumentaria del Centro de Convivencia Barrial de zona sur (CCB Flammarion), la convenció para que contara la historia de la chica que la peleó desde abajo, desde la humildad de una familia, con el pesar del dolor por la pérdida de un hermano y en la búsqueda constante de posibilidades para despegar.

“Fue bastante chocante la noticia de su muerte, muy triste. Yo hacía un tiempo que no iba al barrio por la pandemia, los talleres están cerrados y fue algo re personal que me había quedado muy angustiada, y también bastante enojada porque la muerte de Dalma es producto también de la pobreza. Escribí esas palabras para mí, para descargar, y charlando con Diego de la tristeza le pasé lo que había escrito y me dijo que había que publicarlo. Le dije que no sabía si tenía sentido y me dijo que él pensaba que tenía sentido y esa pasó. Tuvo repercusiones porque me escribieron muchas personas que conocían a Dalma de otros espacios y todos la recordamos de la misma manera”, expresó Fiorela Belisomi a Redacción Rosario.

Ilustración recordando a Dalma

La carta

Dalma era especial, todo aquel que la conocía quedaba marcado por una sensación movilizadora, una fuerza y una energía muy profundas. Su dolor se disfrazaba de bardeos instantáneos, yo la conocí así.

Era mi primer día como profe de diseño y venía a reemplazar a Hebe, la profe más querida de todo el distrito sur (y me quedo corta), la profe más querida por todos los cursos. Dalma me preguntó, obviamente: «¿Dónde está Hebe?». Yo tragué saliva y le dije: «Hebe viene la semana que viene, pero ahora estoy yo en su reemplazo». A los cinco minutos de bardearme, me sonrió y esa sonrisa dejaba al descubierto el profundo deseo de amor, deseo de oportunidades. Y pocas le llegaron (muy pocas, vale decir).

Vivía en una pequeña casita en la villa, con su numerosa familia. El año pasado, una bala perdida se cobró la vida de su hermano. Al poco tiempo, la dejaron sin trabajo. Había conseguido un puesto en uno de esos programas perversos del Estado, que consiste en que grandes marcas y cadenas te otorguen un puesto por tres meses (por un sueldo mínimo, claro); si tenés suerte, te renuevan el contrato tres meses más. ¡Ah! Pero a la hora de tener que contratarte… ¡Chau!

De todas maneras, Dalma había aprendido a usar muy bien las máquinas de coser, armaba prendas rapidísimo. Pero estaba triste: habían matado a su hermano, se había quedado sin laburo, otra vez sentía que no tenía nada.

Hace un mes fue madre, la idea de tener hijes la hacía sentir esperanzada. Pero salió al patio de su casa a tirar la basura, algo la descompensó y el tren la pasó por arriba. Sí, el tren, porque su casa está hecha al ras de la vía. Muchas casas están hechas al ras de la via porque no queda otra, porque la vida es injusta para la mayoría de las personas, en menor o en mayor medida, pero injusta al fin.

Fiorela Belisomi.
Edición: Candela Dolores

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tu correo electrónico y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

La docencia santafesina decide si acepta o no la oferta salarial

Tras la reunión mesa de negociaciones de este miércoles, Amsafé y Sadop resuelven al inter