Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Una nota con referentas de clubes del fútbol argentino, sobre la movida feminista en el mundo de la redonda, derivó en una fuerte autocrítica del diario por su histórico contenido machirulo.

En la edición del martes 15 del diario deportivo Olé, perteneciente al multimedios Clarín, apareció una nota titulada “Esta lucha llegó para quedarse”, en la que, según se anunciaba al inicio de la misma: “Veinte referentas de género hablan de la lucha feminista dentro de los clubes, de la llegada a los jugadores, de los casos de violencia, del rol de los medios: el fútbol y su larga deconstrucción”. Hasta ahí un material periodístico acorde a los tiempos que corren. Pero luego de dar cuenta del testimonio de varias de las entrevistadas, Maia Moreira, coordinadora del Departamento de Género de Lanús, interpela: “Me parece importante destacar que los medios tienen vínculos de poder, lo construyen, y eligen qué realidades mostrar. Me parece de un grado de ingenuidad enorme no empezar por sincerarnos desde ese lugar”. Lejos de gambetear la situación, los hacedores de la nota realizaron una fuerte autocrítica de la propia publicación.

“Desde su aparición en mayo de 1996, Olé fue un diario que irrumpió en el medio (sus tapas, su lenguaje descontracturado, su diseño, ese informar sin dejar de entretener), pero no rompió, no rompimos, con mucho de lo peor del machismo en el deporte. Al contrario: lo exaltamos, lo realzamos. Muchas veces, demasiadas veces, pusimos a la mujer en consideración por su apariencia física, más que por sus méritos deportivos. Y nos sumamos a lo peor del tablón en eso de sexualizar cualquier situación deportiva. Sexualizarla siempre desde la perspectiva machista. En 2008, cuando San Lorenzo elimina a River con ocho jugadores, titulamos en tapa «Machos». Porque ganar es de «machos»”… Como éste, muchos ejemplos. Por suerte estamos cambiando”. No es poca cosa para un medio que en sus comienzos ofrendaba posters de mujeres casi desnudas en la doble página de la ya desaparecida revista Mística, y que hasta no hace mucho conservaba en su edición digital el segmento “Diosas de Olé”.

Medios machos

Agustín Challiol, que firmó la nota junto a su colega Mariano Murphy pero fue la cabeza detrás de la misma, fue quien tomó el desafío de hablar de género en el diario que no se caracteriza por abrirle el juego a las mujeres. “Ante la aparición de casos de violencia, de acosos, de abusos, me pareció interesante contar esa realidad”, cuenta en diálogo con el eslabón, sobre el origen del laburo que les llevó dos horas de Zoom. “Como cubro Lanús, tengo contacto con quien está a cargo del Departamento de Género de Lanús, y se me ocurrió hacerle una entrevista. Después me empecé a interiorizar más, y le pedí que me contactara con el resto de las chicas de diferentes clubes. Y cuando propuse la idea, me dijeron que la nota sea central y no la contratapa como yo la había pensado, porque les pareció un tema sumamente importante”, destaca el cronista, y admite: “Es una realidad que ya era hora que sea contada, ya no se puede mirar para un costado”.

Entre los detalles de la cocina de la nota, Challiol señala que “no llegué ni a hacer 6 preguntas porque, como dicen ellas, nunca tienen el espacio ni el lugar para contarla. Entonces, que venga un medio como Olé y proponga hacer esto, fue sorprendente, y tenían un millón de cosas para contar. Por eso fue preferible escucharlas”.

Entre el temario, el periodista reconoce que no podía faltar la pregunta acerca de los medios de comunicación y su falta de perspectiva de género. “Les preguntamos sobre las críticas desde su lugar a los medios de comunicación e indudablemente tenían varias para Olé, que fue creado en otra época y en otro ámbito. Fue más un paneo de los medios en general, pero nosotros nos vimos en esa obligación y responsabilidad de reconocer que en su momento hicimos cosas que hoy no se pueden publicar. En otras épocas pasaban y eran aceptables, pero hoy no”.

Resultado sorpresivo

Más allá de la repercusión de la nota, Agustín –cuya voz pone al servicio del programa Noche de Var, que se emite por la emisora cordobesa Radio Impacto 99.3– destaca la lucha que llevan adelante las mujeres dentro de la redacción de Olé. “Internamente fue una nota que gustó mucho. A las compañeras del diario les sorprendió, fue inesperado que el diario saque una nota así”, celebra, y reconoce: “También hubiese sido bueno que en la nota participe alguna de ellas. Me parece que la lucha de la mujer tiene que tener a la mujer al frente y que el hombre escuche y respete. Más adelante, cuando haya una igualdad, una seguridad, ahí puede cambiar esto un poco más”. Y sobre las entrevistadas, asegura que “fue un espacio que se ganaron ellas”.

En este sentido, el periodista deportivo –que hace un año y medio integra el plantel de redactores del medio– resalta que los planteos de género a los responsables de la línea editorial viene de larga data: “Durante mucho tiempo hubo una lucha de delegados de Clarín con las mujeres, que pedían que saquen lo de las Diosas Olé, que aparecían chicas con poca ropa. Esas cosas se fueron suprimiendo gracias a la lucha de las chicas dentro del diario”. Y reflexiona: “Tenemos que sacar el machismo, eso de la parte mala del tablón, la violencia, el sexualizar ganar, que hoy en día son impensadas para un medio, porque tenemos que evolucionar”.

“Muchas cosas –sigue– salen del tablón, los cantos aún están. Decían las chicas que ellas tuvieron la suerte que no tuvieron otras, de tener el espacio, el lugar, aunque aún persisten las trabas de dirigentes, de que el fútbol sigue siendo un negocio de hombres, de que no le dan tanto lugar a la mujer. En las comisiones directivas casi no hay mujeres. Desean que las próximas generaciones no tengan que lidiar con esto”.

Antes de despedirse, Agustín destaca el compromiso asumido por el fútbol asumido en el último tiempo respecto de algunas luchas, otrora en el túnel del olvido: “El fútbol, en sí, responde a muchísimos intereses políticos, económicos, sociales y demás. A partir de la lucha y militancia dentro de los clubes, surgen realidades que ya no se pueden ocultar. El caso de Facundo Astudillo, por ejemplo, en el que la mayoría de los clubes puso una placa o algo. Sabemos el poder y llegada que hay a través del fútbol y es saludable que eso haya empezado a cambiar”.

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Bielsa: “Cuando se invierte un peso en construcción, dispara el trabajo”

La ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, habló del tercer so