Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Un estado de excepción en un contexto absurdo. El tiempo disponible y la inactividad pos shock que formuló el escenario de pandemia, planteó nuevos universos y estados de ánimo en la órbita de Zahir Films, la productora audiovisual que encabezan el realizador Claudio Perrin y la actriz Claudia Schujman.

“Se nos ocurrió el tema del humor, algo que nunca habíamos encarado en nuestros trabajos, por la circunstancia que estábamos atravesando todos, tanto la gente en general, nosotros como realizadores y los espectadores, para que tuviesen algo que genere simpatía, risas, para amedrentar este panorama”, relató a El Eslabón Claudio Perrin, guionista y director de Rockambole, la serie que se puede ver los  viernes, a las 21, en el canal de YouTube de Zahir Films.

Perrin produjo películas como Umbral, en homenaje a David Moreira, el pibe linchado en barrio Azcuénaga, en 2014, y los filmes Bronce y El Cuento, entre otros trabajos.

En cuanto a la producción reciente, parida en tiempos de Covid-19, el realizador afirmó a este periódico que “lo que tuvimos en claro, en principio, no fue a lo mejor la historia o la dramaturgia, pero sí fue el género”, al que definió como una “comedia negra”.

Con esta certeza, y en pleno aislamiento social preventivo y obligatorio, fue que surgió el universo de Rockambole que, según la sinopsis, es el escenario habitado por Lola y Tato, dos amigos desde la adolescencia y socios en la marginalidad, que intentan por todos los medios estafar a todo aquel que se les cruce en el camino, pero su suerte es dispar. Porque ellos mismos son la piedra con la cual tropiezan y cambian permanentemente su destino. Del otro lado de la línea del teléfono, Perrin agrega: “Son estafadores de poca monta y de poca suerte”.

La historia emergió entre proyectos en danza y guiones que Perrin y su compañera, la actriz Claudia Schujman, tenían entre manos. “Siempre hay un trabajo por delante, uno desearía hacerlos todos. En este caso, teníamos dos proyectos de largometrajes esperando que avancen y buscando financiación”, contó el realizador de El Desentierro, la película que se filmó en pleno carnaval de Humahuaca, en Jujuy, con la que cosecharon recientemente reconocimientos en el Festival internacional de Guayaquil. Schujman como mejor actriz y Perrin como mejor guión.

Ganzúas

La serie de bolsillo, como la bautizó el actor Miguel Bosco, comienza ambientada con una música tipo balcánica interpretada por Pablo Vergara y Pablo Sorini, como una referencia a Kusturica. El personaje de Bosco, Tato, mientras fuma y fuma, está a la espera de algún suceso, con su traje, su camisa sin corbata, y  su cabello impecablemente peinado para atrás . De pronto es interpelado por Lola (Claudia Schujman) un domingo a la mañana remotamente a través de una videollamada. La mujer está perdida y desesperada en un paisaje bucólico al que llegó no sabe cómo, luego de participar de una extraña fiesta. Con poca señal y algunos puchos, Lola pedirá auxilio a su socio, más decepcionada por las canas que le asoman en su cabellera que por las misteriosas manchas de sangre en sus manos. La palabra “conejo” parece ser la clave para que Tato haga volver en sí misma a Lola.

“La idea principal surge de cierta fascinación con algunos temas. Siempre me pareció que estos tipos que hacen estafas, y no discuto el bien y el mal, son una especie de artistas del engaño. Siempre me produjeron mucha fascinación los cuentos, las ganzúas intelectuales y verbales que utilizan. Entonces dije bueno, viene por ahí, y voy a encararlo desde el sentido de una comedia negra. Y pensé en que fuera algo en lo que a estos tipos no le saliera todo bien, casi nunca”, reveló el director, y contó pormenores del rodaje en contexto de pandemia.

“Fuimos pensando en lugares conocidos que se podían adecuar para no complicarnos la producción en este contexto de restricciones. Lo mejor era usar nuestras casas y exteriores, como calles de tierra (en Funes y Pueblo Esther), y el río, teniendo en cuenta todos los protocolos vigentes que el gobierno nos exigía: filmar con barbijo, con alcohol y distanciamiento entre nosotros”.

Final abierto

Consultado sobre si Rockambole estaba pensado como un largometraje seriado, Perrin más bien explicó que no tienen todavía definida la cantidad de capítulos que tendrá la historia en su totalidad, y detalló que pensaron en historias cortas encadenadas con una duración de entre 6 y 13 minutos.

También agregó que es una creación colectiva, que “a los actores se les ocurren ideas nuevas que pueden ser graciosas y vamos modificando, arreglando”,  y contó además que Rockambole hizo posible “el trabajo con actores con los que quería trabajar y no podía”.

Extraordinario, exagerado o inverosímil

El término “rocambolesco” remite en principio a la obra del novelista francés Ponson du Terrail, creada en el siglo XIX en base a un personaje “aventurero” y “ladrón” que fue reversionada y recreada en diversos soportes. Según la Real Academia Española, el término remite a lo “extraordinario, exagerado o inverosímil”. Rocambole se transformó también durante el 1800 en un folletín que inspiró, un siglo después, a Ricardo Mono Cohen: el Rocambole de los Redonditos de Ricota.

Pero ¿qué pasó durante el aislamiento con lo rocambolesco en Rosario y alrededores?. Perrin reflexiona: “La pandemia modificó, acotó, le dio contexto a lo rocambolesco de esta historia. Como que todos perdimos la orientación, es interesante tratar de reflejar eso y que nuestra psiquis, nuestras locuras, salgan más a flote, como siempre en tiempos de crisis, en las sociedades y en la humanidad toda”.

La dupla Schujman-Bosco volvió a interactuar frente a cámara luego de Bronce, otro dueto pero de hermanos, algo rocambolescos también.

“Es maravilloso, me gusta cómo trabajan y cómo comprenden lo que uno quiere en cualquier género. Son tan versátiles, en el drama o en la comedia, como todos los actores y actrices que estamos convocando. Es un placer».

“En los rodajes me siento tan bien, es como la familia elegida, estamos haciendo todo lo que nos gusta. Si pudiéramos hacer esto casi todo el tiempo, lo haríamos. La verdad que es un sueño. Cuando nos toca, lo disfrutamos de una manera que es como si el mundo desapareciese para nosotros, porque nos gusta tanto la ficción y esto de crear micromundos que es tan placentero que entonces nos perdemos en la neblina de la actuación, tanto actores como técnicos. Hay mucho de amor, hay afecto entre nosotros, hay compañerismo, solidaridad, es un sueño cada rodaje que emprendemos”, confesó.

Ficha técnica y artística 

Los viernes a las 21, en el canal de YouTube de Zahir Films, continuará la saga de Rockambole, la serie de bolsillo en la que también participan Mirta Maurizzi, Laura Copello, Laura Wulfson, Santiago DeJesus, Lorena Rey, Roberto Chanampa, Andrea Fiorino, Severo Callaci, Vilma Echeverría, Elisabet Cunsolo, Juan Nemirovsky, Juan Pablo Yeboli, Oscar Sanabria y otros.

Cámaras: Claudio Perrin y Laura Wulfson

Sonido: Axel Latorre

Música: original Pablo Vergara y Pablo Sorini

Foto Fija: Raúl Cardozo

Gráfica: Miguel Bosco

Producción: Laura Wulfson y Claudia Schujman

Dirección: Claudio Perrin.

 

Fuente: El Eslabón

 

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tu correo electrónico y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379

Más notas relacionadas
Más por Juan Pablo de la Vega
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Que no falte la comida

El Banco de Alimentos Rosario, con la colaboración de Municipio y Provincia, intenta dar r