Casi al instante que uno fallaba una jugada clara, llegaba el gol en el arco de enfrente. Esto pasó en todos los tantos, y favoreció a Central, que le ganó 2 a 1 al Tomba en el Gigante, por la primera fecha de la Liga Profesional.

En su debut como DT, Cristian González abrochó un importante triunfo como local, ante Godoy Cruz de Mendoza, en el inicio del Grupo 3 del torneo local. Emmanuel Ojeda y Lucas Gamba, los goles auriazules; Hugo Silva había puesto el empate transitorio para los mendocinos.

El Central del Kily se estrenó con un susto en el inicio del partido, cuando el segundero recién había dado su primera vuelta completa del reloj. El volante Martín Ojeda emprendió una corrida casi en soledad debido a un terrible desajuste de la defensa, pero no tomó la mejor decisión: definió mal cuando tenía un compañero solo por el medio.

Distinto definió el Ojeda del Canaya, a los 4’ de esa primera parte. De pelota parada –jugada de la que sacó el mejor provecho el local– Emmanuel conectó con mucha precisión un centro dirigido a sus pies por parte Joel López Pissano desde el córner, y la pelota se metió en el primer palo del arco defendido por Nelson Ibáñez.

Otra jugada preparada desde el tiro de esquina casi le permite estirar la ventaja, pero en esta ocasión, Fernando Torrent –quien, al contrario de la jugada anterior, apareció por detrás de todos– elevó apenas su remate por encima del travesaño. En el juego aéreo también lo tuvo de cabeza Jonathan Bottinelli.

En el segundo tiempo, Central cedió el completo control que había tenido antes del entretiempo. Así y todo, tuvo una clarísima en los pies de Luciano Ferreyra, que estrelló la pelota en el palo, y luego recorrió la línea pero siempre del lado de afuera.

Al igual que lo ocurrido en el inicio del partido, rigió la ley futbolera que reza que los goles que no se hacen en un arco se convierten en el otro. Pero en este caso, favoreció al Tomba, porque a los 21’, el ingresado Hugo Ezequiel Silva aprovechó un fallo en el intento de despeje del lateral Lautaro Blanco, más algo de complicidad de Josué Ayala, y la metió en el palo del arquero.

Desde ahí, Central atravesó el tramo de mayor incertidumbre, y en varias ocasiones lo pudo haber perdido. Ayala se repuso con una gran tapada a un remate del delantero Tomás Badaloni, cuando en el local era todo desconcierto.

La más clara de todas fue la del uruguayo Santiago García, que complicó desde su ingreso. El Morro quedó con todo el arco a su merced, después de un choque entre Ayala y Diego Novaretti, e increíblemente la tiró afuera. Y nuevamente la ley… Dos minutos después, a los 39’, Lucas Gamba clavó un derechazo en el ángulo, que le dio la victoria definitiva al auriazul.

El nuevo Central arrancó con un importante triunfo, no tanto por el juego en sí, sino porque era local y es un equipo en formación y no formado. Este martes se completa esta zona, con el duelo entre River y Banfield.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Caso Franco Casco: fuerte repudio a la consigna de los policías que son juzgados

Organismos de Derechos Humanos rechazaron enérgicamente la frase “30 mil razones para no v