La camarista de segunda instancia Goergina Depetris ordenó este jueves la libertad bajo fianza de Andrés Pillín Bracamonte, detenido desde junio pasado en el marco de una investigación sobre la lavado de activos que lo tiene como principal imputado.  El reconocido jefe de la barra brava de Rosario Central, podrá salir en libertad con ciertas reglas de conducta como la prohibición de acercarse al club, a sus dirigentes o jugadores. Además, deberá realizar un depósito de una fianza de tres millones de pesos

Luego de un planteo expuesto por la defensa del  barra de Rosario Central en una audiencia de cámara Depetris revocó la prisión preventiva aunque con ciertas reglas de conducta que incluyen la prohibición para salir del país y para acercarse a cualquiera de las sedes e instalaciones de la entidad de Arroyito. Tampoco podrá tomar contacto con miembros de la comisión directiva ni jugadores de la institución auriazul.

Bracamonte, de 49 años, fue detenido el pasado 22 de junio pasado en su casa del barrio cerrado Los Álamos, en Ibarlucea, en el marco de una investigación del fiscal Miguel Moreno que incluyó otros 15 allanamientos.

La investigación apunta a los negocios de los que sería partícipe Bracamonte mediante el armado de empresas constituidas en los últimos años dedicadas a rubros varios bajo los nombres de fantasía Vanefra SRL, Ruffino SAS, Ser-Eco SRL y Kabrasi SRL, algunas de las cuales habrían prestado servicios a Rosario Central según documentación hallada en la sede canalla de Mitre al 800.

Nota relacionada:

Detuvieron a Andrés “Pillín” Bracamonte, líder de la barra de Central

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

“Que me miren a la cara y me digan qué delito cometí”

A más de un año del allanamiento sin orden ni testigos y en una causa plagada de irregular