Gustavo Ponce Asahad, el ex fiscal de Rosario imputado por presunto cobro de coimas a un empresario del juego clandestino, confesó este viernes haber recibido dinero de modo ilegal e involucró “a otras personas” vinculadas con “otros estamentos del Estado”, según informó el fiscal del caso Luis Schiappa Pietra. La jueza de la causa, Eleonora Verón, remitió copia de la declaración a la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe y a la Legislatura provincial, a raíz de que el acusado mencionó a integrantes de esos poderes como presuntos partícipes de una asociación ilícita ligada al juego ilegal.

Las declaraciones del ex fiscal fueron hechas durante una audiencia de reimputación de Ponce Asahad, quien solicitó declarar y admitió numerosos hechos por los que está detenido informó Matías Edery, otro de los fiscales que lleva adelante la investigación.

Los fiscales estiman que el juego ilegal moviliza alrededor de 1.100 millones de pesos mensuales en esta provincia.

La causa tiene además además como imputados y detenidos por “cohecho”, entre otros, al ex jefe de los Fiscales de Rosario, Patricio Serjal, junto al capitalista de juego clandestino Leonardo Peiti.

Edery precisó en una conferencia realizada este viernes que Ponce Asahad “dijo que recibía órdenes de Patricio Serjal y que hacía las cosas que mencionamos, recibir dinero, pasar información, pero siempre dijo que lo hacía por órdenes de su superior Serjal”.

Siempre según la información aportada por los fiscales del caso, en la declaración Ponce Asahad “se mencionaron a otras personas de estamentos del Estado”. “Lo que vamos a hacer es revisar esa información y avanzar en el curso de la misma”, apuntó Schiappa Pietra.

Tras la declaración de Ponce Asahad, la jueza de la causa, Eleonora Verón, ordenó remitir copia de la declaración a la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe y a la Legislatura provincial, al tomar conocimiento que el acusado señala a integrantes de esos poderes como presuntos partícipes de una asociación ilícita ligada al juego ilegal.

Los investigadores eligieron resguardar nombres y más datos de las personas mencionadas, aunque según Schiappa Pietra “seguro que van a ser más las personas involucradas”. “Digo seguro porque estamos avanzando y esperamos en los próximos días poder formular imputaciones respecto de otras personas”, añadió.

“Estamos investigando la estructura de negocios que se ha formado en torno al juego clandestino en gran parte de la provincia de Santa Fe”, remarcó por su parte el fiscal Edery.

La declaración de Ponce Asahad da un nuevo giro a la investigación, que ahora también parece seguir fuertes pistas hacia el Poder Legislativo y la propia Justicia.

Según explicaron, el ex fiscal se terminó de decidir a hablar tras una serie de amenazas que recibió durante su detención, a tal punto que la jueza Verón lo cambiará de lugar.

Ponce Asahad fue imputado en la audiencia de este viernes de haber formado una asociación ilícita cuyo objeto fue “usufructuar el dinero ilícito proveniente de la recaudación generada por una red de casas de juegos de azar ilegal y/o apuestas efectuadas por medios electrónicos”.

De acuerdo a los fiscales la asociación ilícita “se desplegó en el ámbito de la provincia de Santa Fe, concretamente en la ciudad de Rosario, Villa Gobernador Gálvez, ciudad de Gálvez y Rafaela, siendo el asiento principal de los negocios y la residencia de los organizadores se encuentra en la ciudad de Rosario”.

En la causa, que tuvo como punta del iceberg a una red de garitos clandestinos relacionada con la banda de “Los Monos”, adquirió nuevos bríos cuando cuando Peiti decidió hablar como “imputado arrepentido”. En agosto pasado, Peiti indicó que en noviembre de 2019 había sido contactado por el entonces fiscal Ponce Asahad quien le pidió “entre 4 y 5 mil dólares” mensuales a cambio de brindarle información sobre procedimientos judiciales contra el juego clandestino y darle cobertura a ese negocio ilícito.

Además, Peiti brindó más datos sobre su encuentro con Ponce para darle el dinero, que luego fueron confirmados por cámaras de videovigilancia y más testigos.

También dijo que se había encontrado con el jefe de los Fiscales, Serjal, en un hotel de Buenos Aires en el que el funcionario judicial admitió haber estado el día indicado por Peiti.

Los fiscales además consiguieron valiosas pruebas documentales como tickets de peaje del viaje de Serjal en el vehículo del Ministerio Público de la Acusación y el de pago del hotel.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tu correo electrónico y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Info General

Un comentario

  1. Laura Matilde Michelon

    04/12/2020 en 21:10

    La justicia de la provincia deja mucho que desear. Esto es mínimo en comparación con lo que hicieron con Vicentin.

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Recomiendan el regreso a la presencialidad plena en las 24 jurisdicciones del país

Durante la 111° Asamblea del Consejo Federal de Educación, el ministro Jaime Perczyk aseg