Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

En el duelo de líderes, Central derrotó 3 a 0 a Defensa y Justicia, en el Gigante de Arroyito, por la 4ª fecha de la Zona Complementación A, con goles de Joaquín Laso y Emiliano Vecchio (p) y Francesco Lo Celso. Con un punto más se asegura un lugar en la final. El clásico, cada vez más cerca. 

Con Rosario Central y Newell’s líderes de sus respectivos grupos a poco de cerrar la Zona Complementación, el mundo futbolero se ilusiona con revivir una nueva edición del clásico rosarino, en una final, nada menos. Si bien no es por el título (el ganador accederá a otra final, por un lugar en la Copa Sudamericana), cualquier excusa es válida para jugar un derby. 

En un primer tiempo con más calor que fútbol, a Central y Defensa les costó hacer pie. Ninguno logró hacerse amo y señor de la pelota, y se repartieron casi en partes iguales las jugadas claras de gol. 

Recién salidos al campo de juego, Maximiliano Luayza tuvo la más para la visita: recibió un pase atrás luego de un desborde de Nicolás Leguizamón, y con el arco prácticamente a su merced, la tiró al palo.

Más tarde le tocó al auriazul tener su chance, pero Lucas Gamba le pegó defectuosamente cuando se encontró con un rebote producto de un remate de Fabián Rinaudo que fue desviado en el camino. 

Cada llegada era el resultado de una jugada aislada, con un parecido más cercano a lo casual que a un prolongado dominio. Así fue Leguizamón recibió dentro del área y cruzó un remate que pasó muy cerca del palo más lejano defendido por Marcelo Miño.

Y cuando quedaban apenas segundos para el entretiempo, los de Arroyito llegaron al gol a través de una jugada de pelota parada. Joaquín Laso, sin saltar, le ganó de cabeza a su marcador, y a los 47’ marcó su primer tanto en primera.

El segundo tiempo no varió demasiado a lo visto en la etapa anterior. El equipo dirigido por Cristian González descansaba en el resultado a favor, por más mínima que sea la ventaja. Y los de Hernán Crespo se mostraban impotentes en los metros finales.

Hasta que a los 20’, Emiliano Vecchio –que venía de comandar una buena contra que terminó en el penal– marcó desde los doce pasos, tras una buena ejecución, imposible para el arquero Marcos Ledesma, pese a que le adivinó la intención. 

El conjunto de Florencio Varela se arrimó con algo de peligro en jugadas de pelota parada, pero se encontró siempre con la figura de Miño. La más clara en ese sentido la tuvo el zaguero Rodrigo Herrera, pero el juvenil arquero auriazul sacó a relucir sus reflejos. Y al partido le quedó tiempo, en la última jugada, para un golazo del ingresado Francesco Lo Celso, que la colgó del ángulo a los 49′.

El partido tuvo las características propias de un equipo en formación, como Rosario Central, con muchos juveniles de la casa en el once inicial; y uno con mayoría de suplentes, como Defensa y Justicia, que tiene todas las fichas puestas en el duelo de la semana, por la semifinal de la Copa Sudamericana.

Pero pese a todas las dificultades que se le presentaron en la previa al Kily (varias lesiones, sus dos zagueros de experiencia aislados por posibles casos de coronavirus) Central sacó adelante un partido que parecía complicado en el inicio. Y hasta un empate ante Lanús, en la última fecha, le alcanzará para clasificarse a esa final en la que podría esperarlo Newell’s.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

“Hay que poner el acento en las historias fértiles que están pasando”

El pedagogo Pablo Imen asegura que es necesario potenciar la atención en las transformacio