Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Hubo un hecho vandálico en la plaza 25 de Mayo sobre las pintadas en homenaje a las Madres y sus rondas, pero su impacto duró muy poco. Lo insólito del caso es que nadie supo quiénes lo hicieron, pero tampoco quiénes las repararon luego, prolijamente. 

Los cronistas casi ni tuvieron tiempo para escribir sus formales frases: “Manos anónimas provocaron daños en la plaza 25 de Mayo”. Los habituales relatos de medios y periodistas domesticados ni llegaron a “cubrir” el tema con fórmulas preestablecidas en los protocolos de la manipulación. Es que el lunes 28 de diciembre pasado, aparecieron pintadas de cobardes frases de fachos y con signos de preguntas junto a la palabra “30.000”, pero a las pocas horas reaparecieron los Pañuelos Blancos y volvió a surgir invicto ese espacio de la dignidad. Lo insólito es que nadie supo quien las pintó pero tampoco quien las borró.

Sucede que esa plaza solemne del centro rosarino hace tiempo que es la plaza de las Madres y la Ronda, un sitio que las queridas viejas y sus hijos convirtieron en un lugar de la Memoria. Además de las Rondas de todos los jueves y recordatorias de militantes, es territorio colectivo de convocatorias de diversas organizaciones populares para expresar reclamos y exigir justicia.

Luego de la recuperación del espacio, estaba claro que alguien intervino sobre las frases agresivas, pero nadie sabía quién reparó y retocó el aspecto de la plaza. 

Desde los organismos de Derechos Humanos, una militante afirmó: “Esto no nos para, al contrario, nos da más fuerza y convicción por saber con más firmeza que estuvimos estamos y estaremos del lado correcto”.

¿Quiénes son los odiadores?

Sobre las palabras que habían dejado sobre las baldosas, otro militante de derechos humanos reflexionó: “Sabemos que los compañeres peronistas no fueron. Muchos de ellos y ellas rondan con nosotrxs y siempre apoyaron a nuestras viejas. No nos van a confudir, estos son fachos”.

También cabía la sospecha de que los agresores fueron los “celestes”, nerviosos por la marea verde y antes de que se hiciera ley, ya otras veces habían estampado sus brutales opiniones que también luego fueron abortadas.

Foto: Sol Vassallo

Otros recordaron que en julio último, en uno de los ridículos “banderazos” convocado contra de la expropiación de Vicentin, en la plaza de Mayo los pañuelos blancos pintados en el piso de la histórico espacio porteño habían sido vandalizados con pintadas en aerosol negro, incluyendo la presencia de la esvástica. 

A fines de noviembre el odio también apareció con pintadas sobre los pañuelos del centro Cívico, conocido como plaza de los Pañuelos, de Bariloche, donde rodean a la estatua del genocida Julio Asesino Roca.

El baqueano placero

Un “experimentado”, digamos, baqueano de la plaza de las Madres, tras recorrer el lugar, remarcó: “Descubrí unas gotas de pintura blanca espaciadas que salían de la zona del pañuelo grande pintado, y como al irse había otras a casi un metro que se perdían cerca de la calle, a la altura de las puertas cerradas de la Municipalidad”. Y agregó: “Pero no cruzando la calle, donde siempre hay un corte y manifestación de algún barrio y se juntan las personas”.

Al consultarlo sobre cómo estimaba que había sido la tarea de recomposición de las frases y palabras tachadas o borradas, el experto placero dijo: “Las taparon muy bien, con cuidado y conocimiento”. Y resaltó que vio “detalles creativos al subsanar; y hasta pequeñísimas modificaciones para no cambiar la idea original de las históricas pintadas”, por lo que consideró que podrían haber sido muralistas, “porque se advertía capacidad para maniobrar la pintura y usarla con destreza”.

Finalmente su pesquisa no llegó a nada más, y aceptó: “Fue un hermoso misterio, como esa respuesta de la gente”.

“No dejaremos a la Ronda”

Ya en ocasión del 10 de diciembre pasado, en el Día de los Derechos Humanos, Ana Moro decía al El Eslabón: “No vamos a dejar de hacer la ronda en la plaza”. Y remarcaba: “Sostener la ronda todos los jueves fue un pedido de las Madres, especialmente de Norma (Vermeulen). Ella nos hizo prometer que no íbamos a dejar la plaza, que con Macri se había convertido en un lugar de referencias y movilizaciones de todo tipo, cuando todavía estaban las Madres”.

Ana, ex presa política y sobreviviente de la última dictadura cívico militar, querellante en los juicios de lesa humanidad, referente y fundadora de la Ronda de las Madres de plaza 25 de Mayo, admitió que siempre se piensa en volver a ese espacio. “Ahora con la pandemia estamos un poco sin vernos, sin poder hacer muchas cosas, pero esperamos poder seguir y no dejar la plaza”.

Un eslogan del movimiento de protesta de mayo de 1968 en Francia, contenía una frase que se transformó en símbolo de los rebeldes jóvenes: «¡Bajo los adoquines, hay una playa!». Es que en aquella primavera, los estudiantes empezaron a levantar barricadas en calles de ciudades francesas, utilizando adoquines, y al levantarlos, vieron detrás de las piedras rotas, la arena. Fue como volver a la naturaleza a pesar de la civilización tan prolija y de duros cimientos.

Y demostrando que no se puede tapar la memoria, por más mentiras que haya es imposible callar lo que la calle dice, como tampoco se puede apagar la voluntad de los atrevidos memoriosos. Así las baldosas de la plaza rosarina, volvieron a lucir su relato colectivo, que está impreso con militante voluntad, pasión y creatividad.

Las viejis vuelven a las calles. El miércoles 16 de diciembre, la comisión especial de Nomenclatura y Erección de Monumentos decidió que cuatro calles de Nuevo Alberdi recordaran a cuatro madres de la plaza. Matilde “Chocha” Espinosa de Toniolli, Elsa “Chiche” de Massa, Herminia Severini y Norma Birri de Vermeulen, serán reconocidas por una iniciativa de la edil Norma López, (Frente de Todos).

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
  • La inmunidad del negacionismo

    Cacerola en mano, sin barbijo y amontonándose en festicholas o en clases, la muerte resist
  • La forma de habitar el mundo

    La pandemia analizada desde el pensamiento andino. El término aimara “pachacuti”, que sign
  • Reconstruir la historia

    La Asociación Trabajadores de Museos lanzó una convocatoria, en el marco de los 45 años de
Más por Alfredo Montenegro
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Rosario registró 707 nuevos casos de coronavirus

El Ministerio de Salud santafesino informó, además, que este jueves hubo 2.193 contagios d