El paso a la inmortalidad del más grande futbolista de todos los tiempos generó un aluvión de homenajes a lo largo y ancho del planeta: banderas, remeras, tatuajes y murales, como el que pintó Lacast en Maipú al 1300.

 

Pasaron dos meses y monedas de la desaparición física de Diego Armando Maradona y las muestras de cariño hacia su figura están intactas. Una de las que llamó la atención en los últimos días fue la del artista callejero Lacast Stencil, muy futbolero él, quien le dedicó un mural en Maipú al 1300. Allí, el gesto adusto del Pelusa, con la frente en alto, la casaca tradicional que la Selección Argentina usó en el glorioso 86 y la cinta de capitán, fue motivo de selfies durante la semana para las y los transeúntes que pasaban por el lugar. “Quería expresar el cariño por las cosas que nos dio, que nos da y que nos va a seguir dando a todo el pueblo argentino y del mundo”, asegura su autor.

Fua, el Diego

La idea arrancó aquel fatídico 25 de noviembre de 2020, con la noticia que rápidamente dio la vuelta al mundo, y conmocionó a propios y extraños. Los medios locales anunciaban en horas del mediodía la muerte de Diego Maradona, y Lacast –como tantos– descreía de tamaña información. “Al principio no caía mucho, pensé que se trataba de alguna noticia falsa, me dije que era imposible y que ya se iba a recuperar, porque siempre se recupera”, admite el artífice de la obra estampada en Maipú, entre 3 de Febrero y 9 de Julio, que se empezó a gestar “después de su fallecimiento”, porque “tenía ganas de hacerle una demostración de cariño por todo lo que nos había dado y así empecé a elegir varias imágenes”.

Pero el homenaje artístico al mayor artista que una cancha de fútbol conoció se demoró porque “justo se daba que tenía que hacer otro trabajo y lo dejé un poco cocinando, ya que además no me cerraban las imágenes que había elegido”, según reconoce Lacast, quien poco después dio en la tecla, y le pintó la cara al Diego. “Primero me tranquilicé, lo pensé bien, me fijé bien qué figura podía quedar mejor y fui con esa: una postura típica de él, con la frente en alto, que se la sacaron cuando estaba cantando el himno, y después le da la arenga a sus compañeros. Me parecía ideal retratar al Diego del Mundial 86”.

Algo en tu cara me fascina

Así las cosas, y con imagen definida, Lacast Stencil puso manos (y pinceles y aerosoles) a la obra y arrancó a darle vida y color al paredón céntrico. Entre algunos detalles de su técnica, cuenta que trabaja “sobre fotos en buena calidad para que tengan el mayor redetalle posible”, y pese a que su cara está en todas partes “no lograba encontrar una que me convenza, así que se me ocurrió hacerlo con esos filtros de medios tonos, esos filtros a rayas, como para que le de un detalle más de realismo, que tenga un poco de volúmen”.

En cuanto al tiempo de laburo, relata que “tardé unos dos días en el marcado del stencil, y después otros dos o tres días en cortarlo y dos días más en pintarlo”. Y revela: “En realidad el diseño era más grande, pero por cuestiones de recursos quedó ahí, con ese tamaño. El original era de como dos metros más, pero no tenía andamios, le tenía que dar con la escalera, así que lo hice de ese tamaño”.

Y como no es un buen momento para los bolsillos, el artista callejero reconoce que para llevar a cabo semejante despliegue tendrá que hacer un esfuerzo. “Guardé un poco de plata, me tomaré unas cervezas menos, pero al laburo había que hacerlo”, dice entre risas, y comenta que “a los materiales me los pago todo yo, no recibo ayuda de nadie, entonces muchas veces se dificulta salir a pintar a la calle porque los materiales aumentaron muchísimo”. Además, señala que “al trabajo lo hice solo, pero cuando lo fui a pintar me ayudó un amigo, un hermano, como el Mono Saavedra. Me fue a hacer el aguante”.

Por último, Lacast pone en palabras el significado de su pintura y su amor por el mejor de todos los tiempos: “El Diego es el superhéroe sin capa que todos queríamos ser, el ídolo popular máximo de la Argentina. Como argentino, hincha de Newell’s y artista callejero sentía que tenía la necesidad de brindarle un mínimo cariño hacia todo lo que nos dio. Significa muchísimas cosas el Diego para mí, y quería expresar el cariño por las cosas que nos dio, que nos da y que nos va a seguir dando a todo el pueblo argentino y del mundo”.

El de los monos, yo lo conozco

Más allá del homenaje a Maradona y de las pinceladas futboleras de otros tiempos, la trayectoria de Lacast en paredones de la ciudad tiene como principal figura la de los monos. “Son más bien chimpancés”, corrige su creador, y explica el origen de esos animales en su obra: “Ya de chiquito me flasheaban mucho, porque les veía un gran parecido al ser humano y después, con el tiempo, cuando decidí salir a pintar a la calle me puse a investigar un poco más sobre los chimpancés”.

Del resultado de esas lecturas sobre la especie en cuestión, el artista armó “un mundo paralelo, sobre en qué sentido evolucionamos o involucionamos debido a nuestros comportamientos, y por eso trato de representar a los chimpancés como para poner esa duda: si evolucionamos o involucionamos, con todo lo que tenemos, las miserias, las guerras, la mala distribución de la riqueza, la codicia, la avaricia, todas esas porquerías del ser humano, que muchas veces lo hace tan individualista”.

Foto: Franco Trovato Fuoco

Paredes rojas, paredes negras

A la hora de hablar de fútbol, Lacast se define como “leproso, vago y atorrante”, aunque aclara que su creatividad ya no está al servicio del club de sus amores: “Hice varias pinturas en la escuela, pero ya estoy abocado a mi producción personal”. Es que en abril de 2015 ilustró las paredes del Complejo Integral Educativo de Newell´s (Corrientes al 1800), con las figuras de Isaac Newell, Marcelo Bielsa y Gerardo Martino, a las que luego sumó la de Lionel Messi. “Eso fue algo muy especial porque fue el primero que pinté sobre Newell’s y por la repercusión que tuvo. Surgió de un grupo de chicos que estaban en el club, que ya habían pintado algo antes y quedaba libre esa pared y le pregunté para saber si la podíamos pintar. Como nos dieron el okey, arrancamos”, le dijo el artista en su momento a El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • Páginas redondas

    El documentalista Sebastián Kohan Esquenazi y los chicos del portal Lástima a nadie, llega
  • Historia clásica

    Ante un nuevo derby rosarino, el reconocido periodista y escritor trazó una línea del tiem
  • No llores por mí

    El periodista Alejandro Duchini escribió, con la herida recién abierta por la muerte de Ma
Más por Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Dos veces con la misma red

Natalí Incaminato –La Inca, en Twitter– acaba de lanzar Peronismo para la Juventud, libro