Adriana Puiggrós

 

“Yo hubiera preferido que las clases empezaran un poco más tarde, que primero se pusieran en marcha un programa nacional y (programas) provinciales de arreglo de las escuelas”, dijo la educadora Adriana Puiggrós, respecto del debate por la vuelta a la presencialidad escolar y las condiciones sanitarias necesarias. También habló de la importancia de que se vacune a la docencia para un retorno seguro y cuidado.

Actualmente, Puiggrós es asesora presidencial en materia educativa y fue hasta el año pasado viceministra de Educación de la Nación. En una extensa entrevista en el programa “Siempre es hoy” de Somos Radio (AM 530), que conduce Daniel Tognetti, afirmó –a título personal, según aclaró- que la oposición hace un uso político de la educación, porque en realidad “no les importa nada, solo para hacer negocios”.

“Es una situación muy compleja y nadie tiene ni una explicación total ni una seguridad absoluta de qué es lo mejor, cuál es el mejor camino”, consideró Puiggrós al ser consultada por el debate sobre la presencialidad. Tras esa aclaración opinó: “Yo hubiera preferido que las clases empezaran un poco más tarde, que primero se pusieran en marcha un programa nacional y programas provinciales de arreglo de las escuelas. Hubiera preferido, no que se perdiera el año como dice alguna gente, sino que empezaran un mes después”.

Mencionó la importancia de garantizar que las escuelas estén en condiciones sanitarias adecuadas para recibir a docentes y estudiantes, como lo hicieron “algunas provincias, que tomado medidas adecuadas y que han avanzado en mejorar las escuelas”. “Pero las condiciones sanitarias para las escuelas son muy malas en la Argentina y eso es algo que hay que mejorar”, alertó.

Insistió sobre la seriedad del tema sanitario, al recordar que ya se definió que para el 15 de marzo todas las escuelas del país estarán trabajando: “Yo creo que ninguna escuela puede empezar aún el 15 de marzo si no hay condiciones sanitarias adecuadas”.

Vacunación al magisterio

Entre esas condiciones sanitarias, puso en un lugar prioritario la vacunación a las y los docentes, primero los que están en mayor situación de riesgo. Sobre este aspecto también advirtió que pese a que “la prensa no lo difunde, hay coronavirus entre niños y adolescentes. Eso está registrado en los hospitales de niños y en la información internacional”.

Consultada sobre esa condición de que la docencia esté vacunada para el retorno, Puiggrós explicó: “Deben estar vacunados los que tienen 60 años (que no son muchos), quienes están, ellos o sus familiares cercanos, en condiciones de riesgo, y luego seguir vacunando al resto”.

Justificó esa condición en la dificultad real de estar todo el tiempo “en un contacto muy directo con una población infantil y juvenil que sí se contagia”. “Es muy difícil que se mantengan los dos metros de distancia, que ningún chico se saque el barbijo”, recordó y mencionó una serie de videos que circulan por estos días, para describir con cierto humor todo lo que ocurre en una clase en estas circunstancias: el chico que se saca el barbijo, el otro que no sale al recreo, la mamá que llama preocupada, la mitad de un curso que va y la otra que no porque tiene miedo. “Es una serie de complejidades que hay que tener muy cuenta. Si el maestro está vacunado disminuimos esto muchísimo”, manifestó.

También describió cómo estas situaciones son más riesgosas en las escuelas secundarias, donde las y los docentes no tienen una sola escuela, “sino cuatro, cinco con lo cual van de una escuela a otra, de un grupo a otro”, considerando que si se enferman contagiarán a más personas.

“También se podrá decir que con ‘alguien que va a una fábrica o a un supermercado pasa lo mismo’, pero por qué vamos a aumentar el riesgo, llevarlo precisamente a la población infantil y juvenil”, cuestionó valorando la importancia de la vacuna y el plan de vacunación que definió el Estado argentino como política de salud pública.

“Cuando estamos hablando de darle prioridad a la vacunación no estamos hablando de que no haya clases en el año, de ninguna manera”, subrayó Puiggrós para diferenciar también sus dichos de aquel discurso de la oposición sobre este tema. “Es un discurso armado por una oposición, que es además una oposición tonta, porque hace un acto frente al Ministerio de Educación exigiendo que empiecen las clases, cuando las clases empiezan”, dijo y recordó la decisión ya tomada por el Consejo Federal de Educación sobre el calendario escolar 2021.

“Una cosa es que alguien diga que ‘no empiecen las clases’, y otra ‘que se tomen las medidas necesarias’”, como la aplicación de las vacunas y las mejoras de inversión para arreglar las escuelas.

Modelos de alternancia

En otro tramo de la entrevista, Puiggrós se refirió a otras decisiones clave que considera hay que tomar antes de comenzar las clases, como la replanificación de cómo funcionarán los grupos escolares: “Ahí hay dos soluciones que están tomando las provincias. Una es la alternancia, es decir que los chicos vayan una semana sí y otra no a la escuela (como Santa Fe) o bien días salteados. La otra, que es la que a mí más me gusta, es que haya otros espacios que se sumen al aula. Es decir, un espacio cedido por el municipio, la sociedad de fomento, la biblioteca del barrio, los clubes, hasta los espacios de las iglesias, todos los espacios que puedan duplicar el espacio escolar. Una u otra solución requiere de más docentes”.

“Me preocupa mucho que haya un tipo de organización en una semana y otra en otra semana. La escolaridad es un factor de organización fortísimo de toda la sociedad. Por lo cual si esa organización un día es de una manera y otro día de otro, es un problema”, analizó y volvió a defender el modelo donde se acuerda con otros organismos para duplicar las aulas escolares, y donde hacen falta, sin dudar, más docentes.

La pedagoga señaló que en los acuerdos de Consejo Federal por lo general se termina dejando a las provincias que tomen sus propias decisiones. En ese sentido, consideró que “tiene que haber una fuerte política educativa nacional y una fuerte política educativa nacional tiene como base el federalismo”.

La oposición y sus negocios

En la charla radial, también se le pidió opinión sobre lo que pasaba en el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y las declamaciones en torno al tema educativo. “Es una apuesta política la que hacen, la educación no les importa nada. A Rodríguez Larreta y todo su equipo les importa la educación como negocio. De hecho tiene unos cuantos funcionarios, que han sido funcionarios de Macri y que están comprometidos con muy importantes fundaciones de educación, que son la punta de lanza de corporaciones”, expresó. Entre otros ejemplos de esos negocios, mencionó a la Fundación Enseñar por Argentina “que es emblemática y es la que dirige (Gabriel) Sánchez Zinny”.

Marcó que la oposición tomó como lema el “volver a la escuela” contra el gobierno nacional “como si el gobierno nacional estuviera diciendo que no hay que volver”. “Toman eso como eslogan porque hay una presión de las escuelas privadas, sobre todo de un sector, para que las clases empiecen y poder recibir la matrícula”, dijo y se explayó sobre la responsabilidad social que tienen quienes mandan a sus hijos a escuelas privadas y “no entienden que tienen que seguir pagando, aunque el chico no vaya, para que las escuelas se sostengan”.

Y respecto de aquellas subvencionadas, dijo que debieran tener una mayor responsabilidad al ajustar la matrícula, para contribuir con las familias que las eligen en momentos que escasea el trabajo o la situación económica no ayuda.

Puiggrós opinó que no estaba mal que las escuelas privadas reciban ayuda del Estado en una situación difícil, “pero no sacando fondos de la educación pública, como pasa en la ciudad más rica del país”. Citó el ejemplo del Plan Sarmiento de reparto de computadoras a las escuelas públicas de CABA, al que Rodríguez Larreta le quitó 370 millones de pesos para derivarlos a la Dirección de Educación Privada.

“Hoy no estamos en condiciones de abrir una discusión sobre el subsidio, la discusión es que funcione el sistema educativo y que la educación pública sea para todos quienes quieran mandar a los chicos a la educación pública, que se valorice la educación pública. No que se la deslegitime”, defendió Puiggrós y agregó que “el gobierno nacional y de cada jurisdicción tienen la obligación de proporcionar la mejor educación pública a todos”.

“No puede no haber vacantes –continuó- como ocurre en CABA, tiene que haber para todos. No puede ocurrir como en Ciudad de Buenos Aires que para conseguir una vacante en la educación inicial pública haya que prácticamente presentar un certificado de pobreza. Haya que demostrar que no se puede pagar la escuela privada. La escuela pública tiene que ser la mejor y para la mayoría”.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tu correo electrónico y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Los barones ladrones de Nueva York

En esta ciudad los grandes magnates son más célebres que los próceres. Parecen dioses del