La panza no sabe que está encerrada, la panza protege, la panza abriga, cobija y da calor. Juane nace en cautiverio, se abre al mundo en condiciones inhumanas, y se hace humano, se hace militante. Nace militante. Crece militante, se descubre militante. Aprende a militar y enseña a militar. Aprende y enseña a transformar el dolor en lucha. Lucha que duele, dolor que lucha. Nace y aprende y enseña y crece militando. Milita y vuelve a nacer. Nace y renace, y se hace bandera. Se hace bandera y renace. Se hace bandera y la levantamos, la levantan los que venimos y vienen detrás. Bandera. Bandera que flamea al viento, bandera que vuela, bandera que nombra, que deja huellas, bandera que agita banderas que nunca van a dejar de flamear. Juane somos nosotros, nosotros somos Juane, y desde ahora y para siempre vamos a dar la cara cada vez que alguien lo nombre aquí y allá.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat
  • Nuevos relatos del pasado

    Se presenta Historia de Santa Fe, serie documental que propone un recorrido por los hitos
  • Los penes son de nosotres

    Las quejas por “el gasto” de 13 millones de pesos para la compra de penes de madera para p
  • Independencia sin revolución

    “Fin de la revolución, principio del orden”, rezaba el Manifiesto del Congreso de las Prov
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Saludo en mi mente a la gente querida

Yo no sé, no. Pedro se acuerda que cuando acompañaba a la madre a hacer algún mandado era