La Lepra se perdió en la ciudad de las diagonales: no jugó bien, reaccionó tarde y lo pagó con derrota, 2 a 1 ante el Lobo, por la 11ª fecha de la Copa de la Liga Profesional. Además, el Mono Burgos dejó su invicto en La Plata. Carbonero y Pérez García marcaron los goles triperos; Cingolani descontó para el rojinegro.

La semana previa al clásico de la ciudad no comenzó bien ni para Central ni para Newell’s. A la derrota Canaya ante Estudiantes, ahora se le suma la caída de la Lepra frente a Gimnasia. Ambos tendrán la chance –por Copa Sudamericana– de cambiar la imagen antes del trascendental derby.

La Lepra no jugó un buen partido, y se lo vio perdido en el Bosque platense, sobre todo en la primera parte, en la que le costó encontrar el rumbo. Gimnasia mostró mejores argumentos e hizo figura a Alan Aguerre, que en dos ocasiones salvó a los suyos, con tapadas a Eric Ramírez y Johan Carbonero.

El equipo de Germán Burgos tenía serias dificultades a la hora de atravesar la mitad de la cancha, desde donde se diluía el juego y generalmente esas jugadas terminaban en centros a nadie. La falta de creadores en el medio –algunos cuidados para el partido por la Copa y el clásico– se hizo notar.

Para colmo, en el inicio del segundo tiempo, el dueño de casa puso en números lo que venía demostrando en el verde césped, con un gol insólito a los 8’ del colombiano Carbonero, que se sacó dos marcas de encima a pura velocidad, se cayó al piso cuando fue a enfrentar a Aguerre, pero casi por arte de magia se las ingenió para que la pelota, mansa, busque destino de red.

No conforme con la mínima ventaja, los de Mariano Messera fueron por más y casi tienen su merecido en una contra comandada por Marcelo Weigandt, que en el final de la jugada se la cedió a Sebastián Cocimano, quien con apenas unos segundos en cancha, desperdició su chance, por otra buena atajada del arquero rojinegro.

Sin embargo, una mayor ventaja en el resultado llegó. Fue a los 22’, con un remate desde el borde del área del volante ofensivo Matías Pérez García. Esta vez, Aguerre –algo tapado por propios y extraños– vio la pelota ya muy encima de su cuerpo y no logró rechazarla.

El conjunto del Parque Independencia no había tenido chances de gol aún cuando a los 26’, el ingresado Luciano Cingolani recibió una muy buena habilitación y culminó la jugada con una gran definición ante la salida de Rodrigo Rey.

El descuento despertó a la Lepra, que ya contaba con Ignacio Scocco, ya un habitual del banco rojinegro. Pero la reacción pareció tarde, y el empuje del final no alcanzó para evitar la caída. En la cargada agenda, al equipo del Mono Burgos se le viene Libertad, el jueves en el Coloso, por la Copa Sudamericana, y luego el clásico, ante Central en el Gigante.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 300 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por mail, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón o contactanos por WhatsApp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

¿Qué bondi hay que tomar?

Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran