José Martí

 

Este 19 de mayo se cumplen 128 años de la muerte de José Martí. Es el Héroe Nacional de Cuba, una figura multifacética, admirable, que en sus 42 años de vida, deja, no solo una enorme obra literaria, pedagógica, de profunda ética, sino también una vida ejemplar heroica, apasionante, llena de sacrificio hasta su muerte.

Es imposible abarcar en este breve artículo la intensa obra y el fecundo pensamiento, truncados por su muerte, luchando por la libertad de su patria, en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895.

Más allá de su importante obra literaria y pedagógica, y de su lucha por la independencia de su patria, que justifican la figura del Héroe, queremos destacar de su pensamiento educativo americano, dos conceptos esenciales:

1.No concebía Martí la posibilidad de ser libres sin ser cultos, por lo que su obra tiende a defender la educación del pueblo, como uno de los pilares del proceso de liberación que impulsaban. Decía el Maestro: “…Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre. Un hombre ignorante estará en camino de ser bestia, y un hombre instruido en la ciencia y la conciencia, ya está en camino de ser Dios. No hay que dudar entre un pueblo de Dioses y un pueblo de bestias”.

2.Destacaba Martí, el fundamental papel formador que tenía el trabajo en la educación de los jóvenes. Este concepto aún no desarrollado ni valorado en su verdadera dimensión, tiene una enorme trascendencia. Decía el Maestro: .. “Escuelas no debería decirse, sino talleres, y la pluma debería manejarse por la mañana en las aulas y por la tarde la azada…”.

Esta idea de vinculación del estudio y el trabajo, y del papel “educador” de éste para la formación integral del ser, debe ser actualizada, profundizada y considerada un valioso aporte que nuestro sistema educativo y de otros países latinoamericanos, debería recoger con mayor fuerza.

Agregaba: “Ventajas físicas, mentales y morales vienen del trabajo manual”…. “El hombre crece con el trabajo que sale de sus manos”.

Rescatar de su ideario las cosas más importantes, tratar de impulsar sus profundas concepciones humanas, morales, tener presente un ejemplo de hombre que dio su vida por su patria querida y expresó en sus versos y lecturas la dulzura y la nobleza de su condición, amar la justicia y buscar la forma de que todos los hombres puedan ser cultos y libres, es la mejor forma de rendirle homenaje.

*Maestro uruguayo, referente del Movimiento de Educadores por la Paz de Uruguay.

Más notas relacionadas
Más por Víctor Brindisi *
  • La nostalgia como estandarte

    Dicen que “lo bueno si es breve, dos veces bueno”. ¿Qué pasaría, entonces, si lo bueno se
  • ¿Qué bondi hay que tomar?

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran
  • Cultura del cuidado

    La pandemia exhibió la crueldad de la cosmovisión neoliberal: un sujeto aislado y ahistóri
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Salir a gastar en primavera

El Frente de Todos hizo anuncios en tono de relanzamiento y con eje en la economía: aument