En contexto de alta inflación y batalla por los precios de la comida, se presentó la Mesa Agroalimentaria, integrada por pequeños y medianos productores de todo el país, que busca tener voz propia en la discusión sobre el modelo agrario.

Con el desafío de poner en debate el modelo de producción y comercialización, donde impera el complejo agroexportador y el mundo del agronegocio, y con objetivos distintos a los de la Mesa de Enlace y el Consejo Agroindustrial, organizaciones del denominado “otro campo”, pequeños y medianos productores y cooperativas de diferentes regiones del país presentaron en sociedad la Mesa Agroalimentaria Argentina, una unión amplia y diversa que se propone incorporar un actor clave a la discusión política y económica por precios, calidad y abastecimiento de la comida, con foco en dar respuesta a la crisis alimentaria, ecológica, laboral y salarial.

La Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT), el Movimiento Nacional Campesino Indígena Somos Tierra (MNCI-ST) y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe) son las organizaciones convocantes que se pusieron al hombro la construcción de la Mesa Agroalimentaria, “la mesa del campo que faltaba”, según sus impulsores. El acto de lanzamiento transmitido por redes sociales, bajo el lema “el campo que alimenta y construye soberanía alimentaria”, se realizó en una finca de Jocolí, en el norte de la provincia de Mendoza, recuperada por la cooperativa Tierra Campesina, sede del Centro de Formación e Investigación Campesina, donde varias familias se dedican a la producción de hortalizas, forrajes y carnes a mediana escala.

“Venimos a representar a buena parte de la diversidad agraria”, dijo Diego Montón, del MNCI Somos Tierra. “Ese otro campo, es un gran sector que produce alimentos, agrega valor y construye arraigo, y que no tiene representación e incidencia en las discusiones de coyuntura, que tienen que ver con el gran dilema que atravesamos, y que se puso de manifiesto con la pandemia: la dificultad para acceder a los alimentos con altos precios y la inflación vinculada al sector alimentario. Además, con una situación donde cada vez hay menos alimentos saludables, mientras un pequeño sector se enriquece a partir de la concentración monopólica”, sostuvo en declaraciones a El Eslabón.

“La Mesa Agroalimentaria viene a darle visibilidad a este gran sector federal, territorial, de la agricultura familiar-campesina-indígena, de pequeños productores, cooperativas y pymes agropecuarias, con sectores que producen materia prima y que también agregan valor, como las cadenas lácteas, la producción de granos, harina, carnes, huevos, frutas y verduras, y conservas. Venimos con mucha experiencia de articulación conjunta, de trabajar fortaleciendo la dinámica en los mercados de cercanía y en la coordinación para el abastecimiento en ciudades”, contó el referente nacional de Somos Tierra.

“Queremos que los productores puedan tener ingresos adecuados en función del trabajo y que puedan vivir dignamente en el campo. Venimos planteando la necesidad de políticas públicas que planifiquen en este sentido, con un Estado que pueda intervenir en la cadena de valor y en el mercado para generar los equilibrios necesarios, promoviendo a la producción pero también controlando y regulando a las corporaciones y a los monopolios”, indicó Diego Montón, y recordó que el sector impulsa una ley de Acceso a la Tierra y espera la reglamentación de la ley de Agricultura Familiar, además de un plan nacional de abastecimiento frutihortícola y ganadero. 

Precios pandémicos

Los valores de los alimentos siguen al alza, al mismo tiempo que grupos de poder del sector industrial y del agro parecen endurecer sus posturas contra del gobierno nacional. Desde octubre de 2020, la tasa de inflación mensual está por arriba del 3 por ciento. Una de las causas es el apuro desbocado por recomponer márgenes de ganancia por parte de compañías formadoras de precios, que igual en pandemia la siguen juntando con pala.

La gestión de Alberto Fernández despliega mecanismos para tratar de contener las subas en alimentos, como la puja en torno al precio de la carne y el cierre temporal de exportación o la reciente canasta de setenta productos a precios congelados por seis meses denominada Súper Cerca, que busca complementarse con el programa Precios Cuidados.  

“Hace falta una política agraria nacional que contemple la diversidad agropecuaria, en una economía de libre mercado manejada por oligopolios en cada uno de los rubros, como carne, leche, granos. Grandes empresas nacionales y multinacionales explican la comercialización de alrededor del 80 por ciento de esos productos y caemos en el problema de los altos precios de los alimentos y el difícil acceso para gran parte de la población”, señaló Juan Manuel Rossi, presidente de Fecofe, una de las organizaciones que impulsa la Mesa Agroalimentaria Argentina.

El dirigente cooperativista, en diálogo con este semanario, destacó: “Demostramos que se pueden generar canales alternativos de comercialización, que se puede producir alimentos sanos y a precio justo, tanto para el productor como para el consumidor. Pero hacen falta políticas públicas, planificadas, y para ello nos vemos como interlocutores válidos ante los diferentes estados”.

Rossi dijo que las organizaciones que conforman la Mesa Agroalimentaria “no están representadas por las entidades que dicen representar al campo, como la Mesa de Enlace”. Durante el acto de lanzamiento del nuevo espacio rural, Silvio Antinori, presidente de la cooperativa Agrícola Ganadera de Armstrong (Córdoba) y tesorero de Fecofe, aclaró: “Esta Mesa no está en contra de la exportación, pero está preocupada por el mercado interno”.

“Hay que discutir el uso y tenencia de la tierra para cultivar, alquileres, acceso al crédito para generar mayor producción”, comentó Rossi, y amplió: “Apostamos a una Argentina repoblada. Hoy tenemos un 8 por ciento de población rural o en pequeños pueblos y el resto en grandes ciudades. Tenemos riquezas pero queremos discutir una mejor distribución. El modelo cooperativo es el más eficiente y está en condiciones de abastecer la mesa de los argentinos”. 

Modelos

La Mesa Agroalimentaria Argentina elaboró un documento de declaración, que arranca diciendo: «Se encuentra en tensión la visión sobre qué modelo agroalimentario debemos construir en nuestro país. El alimento y su acceso (o la imposibilidad) está en el centro del debate público y requiere de medidas urgentes».

El documento también plantea: “No podemos caer en falsas dicotomías. Muchas veces se pretende contraponer un modelo de soberanía alimentaria con la producción para exportación y el ingreso de divisas. Quienes producimos bajo la premisa de la soberanía alimentaria creemos en aumentar la producción, creemos en la exportación y sabemos que eso puede hacerse desde otro modelo productivo. Sabemos que es mentira que no puede producirse sin el paquete tecnológico de las grandes multinacionales del agro, como Bayer, Syngenta, Cargill”.

La pandemia irrumpió en una Argentina que venía en emergencia. La crisis sanitaria profundizó la problemática social y económica preexistente, agravada durante el gobierno de Macri y marcada por un salto en la desigualdad, el desempleo, la pobreza, la deuda externa, con salarios e ingresos por debajo de la evolución de la inflación, cuestión que impacta de manera negativa en el mercado interno.

Mientras avanza a paso firme la campaña de vacunación anti covid, se recupera la actividad en modo lento y desparejo aunque todavía sin repercutir en generación de empleo genuino, se recalienta la batalla por los precios de los alimentos, donde despunta la pulseada por el precio de la carne y la necesidad de robustecer el poder de compra de los bolsillos vía paritarias o transferencias de ingresos. En este contexto se presentó la otra Mesa del otro campo.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Guillermo Griecco
  • Recuperar las alas

    El Club Social y Deportivo Cóndor, ubicado en el corazón de Echesortu, fue recuperado por
  • La ESI, de la mano de la literatura

    Claudia Mauri, educadora de la agrupación Las Pauluzzi, destaca el valor que tienen las ob
  • Nuevos relatos del pasado

    Se presenta Historia de Santa Fe, serie documental que propone un recorrido por los hitos
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Rosario registró 512 nuevos casos de coronavirus

El Ministerio de Salud santafesino informó, además, que este martes hubo 1.574 contagios d