El concejal Toniolli, uno de los impulsores del regreso de los trenes de cercanía, como el que unirá Rosario y Cañada de Gómez, sostuvo: “Asemejo las vías a las venas de un cuerpo, y precisamente lo que empieza a pasar es sangre por esos lugares”.

“Llueve, pero es un día luminoso”, posteó el concejal Eduardo Toniolli, desde la estación de ferrocarril de Cañada de Gómez, en medio de selfies y desde un andén poblado de autoridades y vecinos, que escucharon las palabras que oficiaron de piedra fundacional: comienzan las obras para que regrese el tren de cercanía o metropolitano. El servicio de pasajeros que se encargará de enhebrar nueve paradas intermedias entre esa ciudad y Rosario. El breve oxímoron climático, que encendía la ilusión del edil, sintetizaba años de trajinar proyectos, reuniones y de pensar estrategias desde el Concejo, para que el momento que estaba viviendo se hiciera realidad.

“Comienzan a alinearse los planetas”, aseguró el edil en diálogo con El Eslabón. Y fundamentó su entusiasmo: “Tengo para mí que esto tiene que ver con que hay un Gobierno Nacional que impulsa una clara política de recuperación ferroviaria, y en particular de los trenes de pasajeros. Un gobierno provincial que va en el mismo sentido y una inmensa voluntad que venimos expresando desde distintos sectores, no sólo Rosario, también muchas localidades de esta enorme red ferroviaria que supo ser la segunda más importante del país”, consideró.

A pesar de la importancia de esa nervadura que unía y daba vida a cientos de localidades,  la dictadura cívico militar decidió su cierre en 1977. Pero aún faltaba otro golpe, el que dio la peor cara del neoliberalismo de los años noventa, sobre las estaciones, las vías y los pueblos, con la triste y célebre «ramal que para, ramal que cierra» y la privatización de los aplausos necios. Del primer mandoblazo pasaron 44 años; del segundo, 28.  

“En ese marco, nosotros nos sumamos, no es que encabezamos ni mucho menos, a un reclamo de larga data que nació en el mismo momento en que esos servicios se cortaron, para recuperarlos”, dijo el edil. Y evocó las razones del inexplicable cierre: “La Argentina, como otros países de América, fue víctima durante muchos años del Plan Larkin, impulsado por las automotrices para desactivar el transporte ferroviario en todo el mundo, y en el país, desde el gobierno de Arturo Frondizi en adelante, y la gran mayoría de quienes lo sucedieron, democráticos, pseudo democráticos y dictatoriales, siguieron la misma política”.

El Concejo y el riel

La resistencia a la desaparición total de los trenes de cercanías, encontró una caja de resonancia en el Concejo Municipal de Rosario. Allí escucharon una y otra vez a las organizaciones que impulsaban su retorno, surgieron proyectos, se realizaron encuentros con exposiciones históricas e iniciativas a futuro, entre otras actividades que mantuvieron la esperanza a porfía. Con los primeros pasos que se dieron esta semana, a favor de la certeza. Algo que soñaban en cada una de esas jornadas con café y fotografías de las épocas en que los trenes formaban parte de la vida cotidiana.

“Desde que comenzamos con nuestra labor legislativa, primero en la Cámara de Diputados y luego en el Concejo Municipal de Rosario, siempre sostuvimos una acción decidida en pro de la reactivación de estos servicios metropolitanos”, dijo Toniolli. Y agregó que tempranamente plantearon el tema. “En 2015 fuimos a la Justicia para intentar evitar que se instalara una serie de cocheras subterráneas por parte del municipio, que iban a bloquear la entrada de la ex Estación Rosario Central”, relató a modo de ejemplo.

“De ahí en adelante impulsamos también iniciativas para preservar el ingreso ferroviario de la Estación Rosario Norte, que hoy será cabecera de este servicio, promovimos la creación de la figura de área ferroviaria que busca preservar la infraestructura ferroviaria básica y también las casas. Todo eso, esperando esta oportunidad”, reseñó el edil.

“En el camino, y generando de alguna manera cierta movilización pública alrededor de este reclamo, también en su momento impulsamos una audiencia inédita de la que participaron más de 70 expositores y duró seis horas, en el Concejo, en la que participaron gremios del sector, entidades de usuarios, amigos del riel, intendentes, presidentes de comunas, legisladores de todos los niveles del Estado y funcionarios”, explicó. Y dijo que en esa jornada nació el Foro en Defensa del Transporte Ferroviario, que por estos días se reunirá, aprovechando estas novedades y para brindar apoyo movilizando a la opinión pública en beneficio de estas políticas.

Al respecto, Toniolli comentó que acompañaron la realización de una encuesta en Rosario sobre el tema “y encontramos una enorme adhesión, con una aparente paradoja. El 96 por ciento de los consultados valoraban positivamente la vuelta de los trenes metropolitanos, pero paradójicamente la mitad de ellos nunca habían subido a un tren. Eso tiene que ver con la transmisión oral sobre los beneficios del transporte ferroviario”, relató.

Entre las medidas impulsadas desde el Concejo, también incluyeron “innumerables solicitudes de audiencia con las autoridades nacionales del área durante la gestión del entonces ministro Guillermo Dietrich, y que nunca fueron respondidas”, comentó. Y dijo que “la vuelta de los trenes de pasajeros entre Rosario y Cañada de Gómez, el sueño que nos moviliza desde hace años, está más cerca de concretarse”.

¿Qué significó desde el sentir el acto de anuncio de las obras? El edil fue categórico. “La vuelta del tren representa vida. La inmensa mayoría de los pueblos de la provincia nacieron a la vera de las vías y muchas de esas localidades languidecieron con las decisiones de los años 70 y 90. Asemejo las vías férreas a las venas de un cuerpo humano, y precisamente lo que empieza a pasar es sangre por esos lugares”, enfatizó.

Además evocó las sensaciones de la gente cuando vio pasar el Tren Solidario, una experiencia que realizaron los gremios del sector hasta Casilda. “Ver salir masivamente de cada localidad a la gente con lágrimas en los ojos, saludando el paso del tren, fue impagable. De eso se trata, de recuperar una enorme herramienta de transporte y económica”, comentó. Y dijo que cuando comience a funcionar el servicio anunciado, “todo lo que gira alrededor, desde talleres hasta los comercios alrededor de las estaciones, como en Pérez y Laguna Paiva donde también se están dando estos primeros pasos, no sólo será un aporte a la movilidad, sino un aporte a la actividad” de las localidades. “No fue un anuncio más, hubo precisiones de fechas y obras”, señaló Toniolli, La vuelta del tren, hasta podría ser el título de una obra por lo convocante y porque enlazan distancias de una manera tan particular, que convierten los viajes en anécdotas.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Silvia Carafa
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

La goma de borrar

Un concejal de Cañada de Gómez justificó el accionar del terrorismo de Estado en La Noche