El secretario de organización del PJ Digital, Mariano Pinedo, repasa los orígenes de la agrupación y pone la mirada en el futuro cercano para alentar la reconfiguración de la militancia frente al panorama comunicacional.

En esta actualidad nacional atravesada por la pandemia y la multiplicidad de discursos, por presagios que lindan con la perversidad e invenciones de lenguajes y experimentos comunicacionales que conducen, por ejemplo, a que un grupo de personas salga a la calle a interrogar la existencia de la pandemia y a negar, con una vehemencia rayana al delirio, a la muerte; se hace necesario calibrar la mira y no perder de vista el movimiento de los contrincantes y nutrir de lucidez, claridad conceptual y militancia genuina a todo aquel y aquella que abreva en el campo nacional y popular.

Esa argamasa inescrupulosa que expone esta “nueva” etapa del capitalismo, parece ser el tablero concreto en el que hay que mover las piezas cada vez con mayor precisión e intentar no caer en fricciones absurdas que pueden llevar, nuevamente, a que los discursos vacuos sean espejitos de colores sobre el presente y el futuro cercano que tiene por delante la Argentina.

A simple vista, la tarea no parece sencilla. Sin embargo, si se logra pivotear y enhebrar pensamiento y trabajo, e imbricarlos con la solidaridad y  fraternidad, el camino de la justicia social que se iniciara un lustro antes de la mitad del siglo pasado, pareciera estar cada vez más al alcance de la mano. Ese es el objetivo de la organización PJ Digital que desde hace prácticamente dos décadas vienen luchando en un terreno que se encuentra monopolizado  por los grandes medios de (in)comunicación y concentración.

Antes de las redes

Después de la explosión del país en 2001, y más allá de la debacle económica de comienzos de siglo, se empezó a reconfigurar un mapa comunicacional diferente en el que se podía orejear que lo que se venía era sin concesiones de parte de los grandes poderes fácticos. Frente a eso, fue el ex presidente Néstor Kirchner quien dio el primer paso para anticiparse a la neblina que cubría todo el espectro en materia comunicacional. 

“Mandó a capacitar a algunos pocos compañeros en relación al tema digital y a lo que se venía en materia de comunicación. Todavía no se habían desarrollado las redes pero sí algunas formas de comunicación digital, por ejemplo el movimiento de los blogs”, relató a El Eslabón Mariano Pinedo, actual secretario de organización del PJ Digital, y abundó: “Kirchner los envió a capacitarse a España, y al regreso muchos de ellos fueron los que abrazaron el camino de la comunicación digital”.

Esa fue la piedra basal para lo que hoy es una organización que a través de las redes sociales y después de un trabajo de capacitación permanente, de brindar talleres y cursos sobre la temática, tiene presencia en 16 provincias y cuyo principal horizonte es “fortalecer un territorio de la militancia que a pesar de que en la actualidad está mucho más difundido, tiene muy poca organización y muy poca disposición a la organización política”.

“Nos pareció que era momento de desarrollar la militancia digital y darle un marco organizativo. No para involucrar a toda la militancia digital sino a todos aquellos que tienen y quieren, además de lo digital, un desarrollo de lo político en cada una de las provincias. Es decir, hacer una integración entre lo que es la militancia territorial y física con el componente digital”, subrayó Pinedo.

Agenda, conectividad  y militancia

Mariano Pinedo es abogado y fue subsecretario en la Jefatura de Gabinete durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Y aunque no estuvo en los orígenes de la organización, es parte de la mesa de conducción del PJ Digital de la provincia de Buenos Aires y posee una perspectiva clara sobre dónde hay que poner el eje de la lucha.

“El componente digital no es sólo una herramienta para disputar la opinión sino que también es un campo de disputa en sí mismo, porque hoy está dominado por los sectores más de derecha y más vinculado con Juntos por el Cambio, porque le han puesto mucho dinero y aparte porque tienen una vinculación más estrecha con los grupos concentrados que manejan no sólo los medios de comunicación digitales y no digitales, sino también las plataformas”, remarcó Pinedo, y añadió: “Es en sí mismo un campo de disputa que no queremos abandonar. Queremos formar parte de eso y que sea, entre otras cosas, una herramienta de acceso a todos y a todas”

Otro de los ejes fundamentales que busca la organización es la incorporación de una “agenda propia” para no seguir debatiendo la impuesta por el poderoso contrincante político: “Lo que hay que incorporar en el debate político, es la conectividad como garantía de justicia social. Nosotros usamos el #ConectividadesJusticiaSocial porque creemos que uno de los puntos que no se puede no incorporar como agenda de presente y futuro en la Argentina es que cada argentino y cada argentina tenga acceso a la conectividad”.

Por último, Pinedo tiene muy en claro cuál sería el principal contratiempo a sobrellevar por parte de la militancia digital: “No hay que equivocarse y creer que esto te permite abandonar la militancia territorial y física. Eso sería un error grave, no alcanza con sentarse detrás de un escritorio y decir algunas cosas. Hay que integrar la militancia digital con la militancia física y eso estamos haciendo desde PJ Digital. Soy un convencido de que todo es importante. El desafío es no crear un mundo de fantasía y creer que todo lo que pasa en las redes es lo único que pasa. La militancia digital tiene que ser militancia peronista pero digital, no separado, sino todo junto. Para ser  militante tenés que estar en contacto con la realidad concreta, fundamentalmente si sos peronista”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Gabriel Zuzek
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Causa Klotzman: condenaron a prisión perpetua a cuatro genocidas

El tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario sentenció a la pena máxima a los acusados por del