La colaboración con el golpe de Estado realizado en Bolivia en el 2019 por parte del gobierno de Mauricio Macri, suma cada día más indicios. Este jueves pasado salió la confirmación oficial de que parte del material represivo enviado irregularmente para reprimir al pueblo boliviano “continúa en los depósitos” de la Policía boliviana, sin documentación que respalde esos pertrechos. Además, se profundizó la investigación interna en el país vecino que aseguró que está a punto de identificar qué funcionarios acudieron al aeropuerto a recibir el cargamento transportado en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.

El caso se conoció hace una semana cuando el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, denunció que el gobierno de Macri envió material antitumulto a ese país, que fue utilizado para reprimir las protestas sociales ocurridas durante el atropello institucional cometido contra Evo Morales.

“El Gobierno de Mauricio Macri le dio a las Fuerzas Armadas de Bolivia (FAB) munición para reprimir las protestas del 2019 y días después de ese hecho se realizaron las masacres de Sacaba y Senkata”, declaró Mayta en una conferencia de prensa.

Ante este escenario, el presidente Alberto Fernández y varios de sus ministros denunciaron esta semana ante la Justicia a las autoridades del gobierno de Macri por el envío de material represivo. Además, en nombre del pueblo argentino, el presidente pidió disculpas al pueblo bolivianos.

El comandante general de la Policía de Bolivia, Jhonny Aguilera, confirmó que parte del material represivo “continúa en los depósitos de la institución” y aclaró que “no existe documentación alguna que respalde esos pertrechos”, según publicó la agencia Télam. Y anticipó que se va a identificar qué funcionarios acudieron al aeropuerto a recibir el cargamento.

De acuerdo con información preliminar, entre el material conservado en un depósito de la Policía Boliviana hay granadas de gas, gases pimienta y munición calibre 12/70, entre otras.

El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, remarcó que “existió claramente contrabando”, y responsabilizó al Gobierno de Cambiemos, especialmente a la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien, a su entender, “debería ir presa por esta lamentable situación en la que embarcó a todo el país”.

Por su parte, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, dijo tener “pleno convencimiento” de que el ex presidente Macri “estaba al tanto” del envío de material represivo a Bolivia, “No tengo dudas de que estas acciones fueron tomadas en el más alto nivel de la administración de ese momento”, manifestó este jueves Rossi en declaraciones a Télam.

Por su lado, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, consideró “imposible” que Bullrich o el ex ministro de Defensa de Cambiemos, Oscar Aguad, desconocieran el envío de material represivo a Bolivia.

En tanto, para el ex presidente de Bolivia Evo Morales, Macri y los responsables del envío de material represivo “deben ser juzgados en Argentina, en Bolivia o en una Corte Internacional”. “Si corresponde que sean extraditados o no, lo verá la Justicia argentina o la boliviana, pero no puede en el futuro existir presidentes de países vecinos que sean golpistas. También podría intervenir la Corte Penal Internacional”, insistió Morales en un reportaje radial.

En tanto, al cierre de esta edición se reunía el Parlamento del Mercosur (Parlasur) en una sesión especial para analizar la cuestión. Oscar Laborde, vicepresidente del cuerpo, mencionó que además existen “indicios” sobre la posibilidad de que Cambiemos haya ayudado “con anterioridad a los golpistas bolivianos”. “Los indicios son que dos años antes (del golpe de Estado de 2019) se envía otro agente de inteligencia. Se mandó un segundo (agente), no se sabe bien por qué”, detalló en diálogo con FM La Patriada y agregó que antes de eso se registró la salida de un avión desde Jujuy “que no pasó por las revisiones correspondientes”, y se sospechaba que “llevaba recursos”, al igual que un un reenvío de cables a Cancillería que probarían el accionar del consulado.

Laborde subrayó que existe por lo menos una “actuación de tres gobiernos” en el golpe de Estado boliviano: el de Macri, el del brasileño Jair Bolsonaro y el del ecuatoriano Lenin Moreno.
Por otra parte, la diputada nacional del Frente de Todos, Carolina Moisés, expresó su “enérgico repudio” ante la decisión del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, de “condecorar” este jueves al exembajador de Argentina en Bolivia y actual ministro de Trabajo provincial, Normando Álvarez García, uno de los denunciados de colaborar con el golpe de Estado en Bolivia en 2019.

 

Fuente: El Eslabón

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Causa Klotzman: condenaron a prisión perpetua a cuatro genocidas

El tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario sentenció a la pena máxima a los acusados por del