Un grupo de mujeres de la filial rosarina de Racing de Avellaneda conformó un equipo de fútbol femenino. Y el proyecto no para de crecer. De un puñado de jugadoras pasaron a un plantel de 35.

 

Como la mayoría de los clubes de fútbol, Racing tiene peñas y filiales desperdigadas a lo largo y ancho del país (y más allá de las fronteras también). Una de ellas, la que tiene sede en Rosario, se enorgullece por ser la única que se lanzó a la aventura de conformar un equipo de fútbol femenino. Y no sólo lo logró, sino que después de un par de buenas temporadas, y pese a la pandemia que impidió su continuidad en el tiempo, tuvo un crecimiento exponencial: de un puñado de jugadoras pasaron a un plantel de 35 mujeres, ocho de ellas de Casilda, algunas de San Lorenzo y de Puerto San Martín. Hay una chica trans, una joven hipoacúsica, una piba de 12 años, una oficial de Prefectura, y hasta una dupla madre e hija.

Brillará blanca y celeste

Victor Welsh nació en San Lorenzo y es hincha de Racing. Jugó al fútbol desde los tres años y laburó como psicólogo deportivo junto a Frank Kudelka (ex entrenador leproso hoy al frente de Huracán) en varios planteles profesionales. Completó el curso de Director Técnico que dicta la AFA y aceptó el convite de las pibas de la filial local del club de sus amores para dirigirlas.

“A fines de 2019, principios de 2020, surgió de alguna de las chicas de la filial la idea de empezar a aprender a jugar al fútbol. Como sabían que tenía el título de DT, me dijeron si tenía ganas de entrenarlas”, cuenta Víctor en diálogo con El Eslabón, y abunda: “Me gustó la propuesta y arrancamos. Eso habrá sido en diciembre o enero porque íbamos al parque Scalabrini Ortiz, al aire libre, antes de que surgiera la pandemia”.

Tras conformar el primer grupo de jugadoras, decidieron anotarse en un torneo de fútbol 5. “El primer partido fue gente de la filial y parecía un partido oficial de Racing. Fueron con las banderas y todo”, recuerda entre risas Welsh, y agrega: “Ese partido ganaron, y después se suspendió todo por la cuarentena. Recién en julio del año pasado, cuando se abrió un poco, pudimos retomar los entrenamientos”.

De a poco se fueron sumando chicas, amigas, conocidas de las que ya jugaban. “Fue el primer equipo femenino que hizo la modalidad Metegol”, destaca el entrenador, haciendo referencia a la única manera en la que se podía jugar a la pelota en esos tiempos para no incumplir las medidas sanitarias, pero que también marca a las claras las ganas que tenían por seguir juntándose en una canchita, aunque más no fuera para pasarse el balón sin salir de una zona delimitada.

Apenas se pudo, el torneo se reanudó y las pibas salieron campeonas. A uno de esos partidos asistió el presidente de Defensores Unidos, histórico club de la Liga Rosarina. “Alberto (Conti) es hincha de Racing también, y después de ver a las chicas me dijo si quería armar un equipo para jugar de once. Se habían quedado sin jugadoras y le parecía bueno juntar a Racing con el CADU”, cuenta Víctor, y añade: “Fue empezar a competir con clubes que están hace años, como Social Lux, Tiro Suizo, Tiro Federal, Central Córdoba. Jugamos con el nombre de Defensores Unidos pero con la camiseta de Racing y los dos escudos”.

El mundo es redondo

La vida de Víctor gira en torno a una pelota de fútbol desde siempre. “Empecé a jugar de muy chico, desde los tres años, en Remedios de Escalada, un equipo de la Liga Sanlorencina, y jugué hasta los 17, como marcador central”, rememora. “Después, ya como psicólogo deportivo, trabajé en el cuerpo técnico de Kudelka en varios equipos de Primera”, acota, y detalla: “En Talleres de Córdoba, Huracán y Unión de Santa Fe”. La pasión por el más popular de los deportes, lo llevó a realizar el curso de Técnico de la Asociación del Fútbol Argentino. “La idea era en algún momento empezar a dirigir. Y acá se unieron el ser hincha de Racing con el interés que se me había despertado por el fútbol femenino, porque tenía gente cercana al fútbol femenino y me parecía un lindo ámbito para empezar a desarrollar”, dice Welsh, para graficar que en este proyecto le pudo dar vuelo a esas pasiones.

Este oriundo de la vecina localidad de San Lorenzo, y cuenta: “Soy hincha de Racing de siempre, por mi viejo, que vivió muchos años en Buenos Aires”. Ante la consulta sobre si el equipo femenino de Racing Rosario recibió algún apoyo o acompañamiento de parte del club de Avellaneda, aclara: “Están al tanto de todo pero no hay un aporte económico ni nada. La gente de Racing, los medios partidarios, todos también están al tanto. Incluso esta es la única filial en todo el país que tiene un equipo de fútbol femenino compitiendo oficialmente”.

“Tenemos como dos ideas, u objetivos: una es tratar de que se vaya asentando la presencia de Racing en el fútbol femenino en Rosario, y la otra es ir formando chicas y que alguna vez lleguen a jugar en AFA en Racing”, concluye.

Antes de despedirse, Víctor menciona a quienes lo acompañan en este proyecto: “El preparador físico es Emanuel Coraglio; el kinesiólogo, Pablo Lo Ré; la nutricionista, Micaela Belluccini; Franco Gorosito es el analista de videos y Tomás Colucci como colaborador”.

 

Fuente: El Eslabón

 

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • En este día y cada día

    La panza no sabe que está encerrada, la panza protege, la panza abriga, cobija y da calor.
  • Las despedidas son esos dolores dulces

    “Donde hay dolor, habrá canciones”, dice el Indio, y hace una canción. Donde hay dolor hab
  • Unas que sepamos todos

    Las canciones de María Elena Walsh nos acompañaron durante todas nuestras vidas. Nuestros
Más por Santiago Garat
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Rosario registró 512 nuevos casos de coronavirus

El Ministerio de Salud santafesino informó, además, que este martes hubo 1.574 contagios d