Las quejas por “el gasto” de 13 millones de pesos para la compra de penes de madera para programas de educación sexual son una nueva expresión de la hipocresía de los supuestos austeros y ecuánimes, azuzada por la insoslayable penetración –y sí– de las connotaciones sexológicas del tema y también de las novedosas y particulares tribunas y reglas de debate de los problemas de un país y un mundo que imponen las redes sociales, que al parecer provocan en mucha gente una bobez digna de millones de pulgarcitos para abajo.

Los retuíteres sin cabeza –no como los famosos penes de madera, de cabeza envidiable para cualquier cristiano ellos– que machacaron con lo de los 13 palos “mientras no hay vacunas” y “cuando hay gente con necesidades”, agotan la paciencia mínima necesaria para poder encarar un intercambio de ideas con fines persuasivos, apuntado a sugerir que las cifras y los penes revoleados no pueden ser observados y calificados con tanta pasión robinhoodesca cuando se los evalúa a la luz de un Estado con un presupuesto anual de más de 8 billones de pesos, que expresa a un país con un PBI de aproximadamente 450 billones de dólares.

Cada vez que se cruzan con una excitación arrobante como esta, los oportunistas del conurhashtag obligan a retroceder más casilleros que si se acogotara a la Oca a quienes creemos que para resolver la injusticia social planetaria hay que cuestionar desfasajes económicos mucho más contantes y sonantes que el de los 13 millones, por más ratones que les genere el plus de estar asociados a penes.

Claro que a esta altura de tanta claridad matemática, de tan abrumadora evidencia de la concentración de las riquezas, no alcanza con argumentar con números y caracteres.

Cada vez más, hay que sumar la persistencia en la búsqueda de la felicidad; y no dejar de aprovechar para divertirse reversionando a los clásicos: sonría lector, sonría lectora, que las vaquitas son ajenas, pero los penes de madera son de nosotres.

 

Fuente: El Eslabón

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

  • Con alegría, che

    Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná
  • Celac: la derecha contra la integración regional

    Pese a las buenas intenciones y los 44 acuerdos alcanzados, los presidentes de Paraguay y
  • La goma de borrar

    Un concejal de Cañada de Gómez justificó el accionar del terrorismo de Estado en La Noche
Más notas relacionadas
  • Contradicciones primarias

    Hasta el jueves 16 a la tarde, cuando este periódico termina de escribirse para marchar a
  • El muro de Juane

    En una de esas charlas así como profundas y relajadas, sobre las cuestiones de la vida mis
  • La Mesa está, ahora hay que servirla

    Se constituyó en Rosario el espacio de encuentro entre cooperativas y mutuales con organiz
Más por Manolo Robles
  • La nostalgia como estandarte

    Dicen que “lo bueno si es breve, dos veces bueno”. ¿Qué pasaría, entonces, si lo bueno se
  • ¿Qué bondi hay que tomar?

    Yo no sé, no. Pedro se acuerda que teniendo 6 años estaba entusiasmado porque si bien eran
  • Cultura del cuidado

    La pandemia exhibió la crueldad de la cosmovisión neoliberal: un sujeto aislado y ahistóri
Más en Columnistas

Un comentario

  1. Víctor Gómez

    24/07/2021 en 21:01

    Excelente nota. Envío un pequeño aporte que retrata la confusión informativa https://www.facebook.com/Ahorasivamospadelante/photos/a.453712904807792/1959652644213803/

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Con alegría, che

Para seguir reclamando justicia por Bocacha Orellano, quien apareció sin vida en el Paraná