Cada día aumenta la oferta de diversión online. Desde un juego de casino clásico hasta los videojuegos más sofisticados. Con o sin descargas (si las hay, con mucha más razón) deben extremarse las precauciones para no tener que “lamentar víctimas” (que suelen ser nuestros queridos dispositivos digitales y la valiosa información que depositamos en ellos).

 

Más vale prevenir

Es genial llevar el casino en el bolsillo o tenerlo en casa, tal como sucede ahora con la tecnología digital de teléfonos y computadoras.

Pero tanta diversión (aunque sea gratis, que nunca lo es completamente) merece que le dediquemos algunos cuidados a fin de disfrutar mucho tiempo de los juegos que amamos sin perder más que el dinero que hayamos decidido dedicarle, si la suerte nos es esquiva. 

¿Qué debemos tener en cuenta? 

  • Hay que comenzar por lo primero, que no es otra cosa que la propia URL del sitio. En caso que la dirección web no empiece con https, es mejor huir velozmente, porque no es un casino seguro. Se trata de un protocolo para certificar que los datos viajan encriptados y con seguridad, lejos del alcance de gente peligrosa. 
  • La web debe puntualizar con todo detalle la política de privacidad que la empresa aplica para resguardar los datos de las personas que se registran y juegan.
  • El website del casino debe incluir precisas recomendaciones para jugar de manera responsable en las que se detallan las características del juego consciente y las consecuencias que puede acarrear ignorarlas.
  • Los casinos online son exclusivos para mayores de 18 años, sin excepciones. Así deben indicarlo claramente y en un lugar muy visible de la home page.  
  • Que haya claros datos de contacto: un correo electrónico, un número de teléfono, Redes sociales, y suma mucho una dirección física. Y que el uso de esos medios de contaccto sean completamente gratuitos para el usuario, obviamente. 
  • También es deseable un formulario de consultas y un chatbot. Todo lo que permita un contacto rápido y eficaz con la empresa habla de su honestidad y transparencia. 
  • Nada mejor para disfrutar un juego de casino que ganar. Aquí debemos asegurarnos de que el casino tenga un sistema para procesar pagos en no más de 3 días laborables. Más de eso debe despertar sospechas. 
  • Todas las condiciones y previsiones deben estar muy bien expuestas por escrito en un apartado destinado a ellas, donde no queden dudas de los procedimientos a seguir ante cada situación que se presente, y muy especialmente todo lo relativo a promociones y bonos. 
  • Algunos países, como España con su Dirección General de Ordenación del Juego, tienen organismos estatales que velan por la limpieza de las  empresas. Es bueno ver si el casino online al que recurrimos tiene el sello de ese tipo de entes reguladores. 

Hasta aquí hemos visto lo que es responsabilidad del casino. Falta agregar la nuestra, que no se agota con verificar lo que detallamos arriba. Para disfrutar del juego plenamente, también hay que poner nuestra cuota de moderación. 

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en novedades

Dejá un comentario

Sugerencia

La goma de borrar

Un concejal de Cañada de Gómez justificó el accionar del terrorismo de Estado en La Noche