Trabajadores del Hostal Municipal Abanderado Grandoli afirmaron que el municipio les debe 4 meses de salario, y que les anunciaron despidos “porque necesitaban esos lugares para gente de su partido”. Ediles del Frente de Todos solicitaron explicaciones.

“La mayoría tenemos 4 o 5 años trabajando en el lugar, que antes se conocía como Refugio Municipal Invernal, pero a partir de la pandemia todo cambió”, dice un laburante del espacio que prefiere mantenerse en el anonimato, al denunciar la precariedad laboral que padecen. “Ahora que todo el mundo está vacunado, nos quieren dejar afuera del espacio”, lamentó.

El trabajador recordó que “al inicio de la pandemia nos convocaron a trabajar de corrido y con contratos muy precarizados, incluso estuvimos varios meses sin cobrar”. Y añadió: “En marzo de este año nos comunican que de los 9 contratados, 3 se iban a quedar afuera porque necesitaban esos lugares para gente de su partido. Nos dijeron que la única manera de mantener esas fuentes era ser contratados por una ONG, es decir, más tercerizados aún, porque ya figurábamos con contrato de locación, y que encima se vencen en septiembre”.

Entre los reclamos que surgen de los trabajadores del ahora Hostal Municipal, se destacan “cobrar los 4 meses que nos deben” y “tener un contrato digno de la propia Municipalidad”, ya que “después de años de trabajar, de hacernos cargo del espacio en plena pandemia y cuando nadie lo quería hacer, uno espera que el contrato mejore, no que empeore. Mientras todo el mundo se quedaba en su casa, nosotros fuimos a poner el cuerpo y estuvimos en la primera línea”.

“Como acompañantes convivenciales, somos parte de un equipo interdisciplinario cuyo objetivo es que quienes pasen por el refugio, tengan salidas exitosas, puedan reconstruir vínculos familiares y laborales y reinsertarse en la sociedad”, se explaya el laburante consultado, y justifica: “De las 100 personas que pasaron en este tiempo, el 80 por ciento lograron egresos exitosos, esto indica que el dispositivo funciona”.

“Estamos hablando –continúa el trabajador en ese sentido– de personas con consumo problemático, en pleno aislamiento obligatorio por pandemia y con abstinencia”. Y concluye: “En realidad, lo que nos corresponde es el pase a planta, porque somos trabajadores municipales más allá de que siempre nos ningunearon”.

Ante este reclamo, el Concejo Municipal elevó un pedido de informes impulsado por la edila del Frente de Todos-PJ, Alejandra Gómez Sáenz, y acompañado por sus pares de bloque Norma López y Eduardo Toniolli. “Lo más preocupante es la ausencia de políticas públicas que acompañen a los trabajadores”, coincidieron.

Al respecto, los legisladores locales remarcaron en un comunicado que más allá de la deuda de estos cuatro meses y la situación de precarización contractual, “la conformación del equipo de acompañamiento funcionó, exclusivamente, por la voluntad y el compromiso de los propios trabajadores y trabajadoras que se organizaron ante una situación inesperada como fue el aislamiento obligatorio en los primeros meses de pandemia”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

La inflación no renuncia

En medio de la hecatombe de los precios –alimentos, especialmente– Feletti dejó la Secreta