La fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Luciana Vallarella,  que intervino en el juicio contra Oscar Racco por mantener cautiva más de dos décadas a su pareja, María Eugenia, en una casa del barrio Cura, afirmó este lunes en el programa Poné la Pava que se emite por Radio Rebelde Rosario, que durante todo el desarrollo del juicio “fue fundamental el relato de ella  porque fue muy contundente.”

Vallarella, en primer término, se refirió a las 23 años de prisión que le dicto el tribunal a Racco y manifestó que tenían sus esperanzas en que la condena fuera ejemplar pero “no sé si la esperábamos porque siempre tenemos la incertidumbre de que el tribunal no vaya a recoger todo lo que nosotras expusimos en el juicio y todo lo que la víctima había relatado”. En ese sentido agregó: “Además históricamente ha sido difícil para las mujeres que la Justicia las escuche; esta cuestión estaba siempre presente y era una calificación jurídica un tanto complicada. Por lo menos no es de las comunes que nosotros solemos usar en los casos de violencia de género”.

Sin embargo, la fiscal subrayó la importancia de la condena dictada el pasado viernes “porque no hay muchos antecedentes de violencia y reducción a la servidumbre en un contexto en lo que se inició como una relación de pareja y luego, ya con el paso del tiempo, no había voluntad por parte de la víctima de seguir en esa situación. Por eso también era importante que reconocieran esa calificación, porque nosotras entendíamos que era el único delito que describía lo que le había pasado a María Eugenia”.

Entre los puntos principales que se desarrollaron en el juicio, para la fiscal fue  fundamental que  “los jueces entendieron que en el relato de ella no había nada exagerado ni que había animosidad de perjudicar al acusado.  El relato de la víctima fue fundamental y nosotros pudimos corroborar cada una de sus afirmaciones con otros datos. La prueba era bastante contundente”.

Al ser consultada sobre si la sentencia sienta un precedente, Vallarella resaltó que “entiendo que se sienta un precedente y no solamente en cuanto al delito sino también en cuanto a la consideración de los jueces al relato de la víctima. Fue importante que los jueces reconocieran una falta por parte del Estado cuando María Eugenia pidió ayuda, al igual que su familia, y el Estado no atendió ese pedido de ayuda. Los jueces reconocieron esta falta y abrieron la posibilidad de una reparación económica por parte del Estado. Eso muestra que algunas cosas van cambiando”.

Por último,  la fiscal Vallarella recordó el momento en el que fue dictada la sentencia e indicó: “Pareciera ser que el Poder Judicial es el poder que está más alejado de la realidad de las personas. Entonces, todos resaltaban el abrazo mío con la víctima como si fuera una rareza. Por eso el abordaje de los casos con perspectiva de género no debería ser una excepción sino que todos los operadores de la justicia debemos estar formados y conocer la normativa y la jurisprudencia que permita hacer este abordaje de los casos sino también cambiar la cuestión de la empatía y de las cercanías con las personas.  Por eso espero que este haya servido también para generar un Poder Judicial un poco más accesible y un poco más cercano a la ciudadanía”.

Noticia relacionada:

Condenan a 26 años de prisión al hombre que mantuvo 23 años secuestrada a su ex mujer

 

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

  • Cacique en su tierra

    Descendientes del Gigante Liempichún reclaman la restitución de sus restos, hoy en poder d
  • El castrismo ganó en Honduras

    La izquierdista Xiomara Castro le sacó veinte puntos al oficialista Nasry Asfura, alcalde
  • Racing hace memoria

    La Academia le restituirá la condición de socios a 45 hinchas desaparecidos durante la dic
Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Cacique en su tierra

Descendientes del Gigante Liempichún reclaman la restitución de sus restos, hoy en poder d