El secretario general de la OEA está siendo investigado por la Justicia boliviana, que lo va a denunciar ante el Tribunal de la Haya, por su participación en el golpe de Estado contra Evo en 2019.

Bajo la lupa, desmentido e investigado, incluso por sus propios jefes yanquis, que desestimaron su falsa denuncia que derivó en el sangriento golpe de Estado contra Evo Morales en 2019, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, demuestra que es un fiel representante de la derecha regional y mundial: utiliza noticias falsas para derrocar gobiernos, apoya dictaduras genocidas, y hace caso omiso a las pruebas abrumadoras en su contra. 

La Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA emitió este lunes 9 de agosto un comunicado en el cual reitera “los hallazgos” realizados en la auditoría en las elecciones generales de 2019. Mediante un informe, la Secretaría General de la OEA indica que la elección de 2019 en Bolivia es probablemente “la peor de todas” y se constituye en una “vergüenza” por las irregularidades halladas.

“De las elecciones observadas por la OEA en la última década, la de octubre de 2019 en Bolivia es probablemente la peor de todas. Constituye una vergüenza hemisférica por el cúmulo de irregularidades y por la manipulación flagrante del proceso electoral. Intentar validar este conjunto de irregularidades y manipulaciones, a través de estudios extemporáneos, constituye una grave afrenta a la democracia en el hemisferio”.

El comunicado de la OEA luce como una provocación, o un manotazo de ahogado de Almagro, ante las investigaciones que tienen a su actuación bajo la lupa.

La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos sancionó el 29 de julio la Ley de Asignaciones de Fondos para Operaciones en el Extranjero que insta al Departamento de Estado a investigar el papel de la OEA en las elecciones bolivianas de 2019 y la posterior crisis de derechos humanos, con el cometido de que “no se repitan ataques similares a la democracia”.

La iniciativa, que será tratada por el Senado (mayoría demócrata), surge a instancias de las representantes demócratas Jan Schakowsky y Susan Wild, con el cometido de encontrar “respuestas a preguntas específicas sobre las declaraciones y acciones altamente controvertidas” de la Misión de Observación Electoral de la OEA, que al alegar “fraude” en los comicios de 2019 “contribuyeron a la destitución forzosa del presidente electo democráticamente de Bolivia y al surgimiento de un régimen no electo, respaldado por militares, responsable de violaciones masivas de derechos humanos”.

“A pesar de las repetidas cartas del Congreso, los funcionarios de la OEA no han respondido a las preguntas de los miembros del Congreso sobre la base de las afirmaciones de la OEA en Bolivia”, señala un comunicado divulgado por Schakowsky.

El pedido urge al Departamento de Estado a investigar “las declaraciones y acciones altamente controvertidas de la OEA al denunciar fraude en las elecciones de 2019 en Bolivia”.

La nota agregó que estas afirmaciones de la OEA, “contribuyeron al derrocamiento del presidente de Bolivia elegido de manera democrática y a la aparición de un régimen no elegido, apoyado por el Ejército y responsable de violaciones masivas a los derechos humanos”.

A su vez, la legisladora demócrata señala que “los principales estadísticos y medios de comunicación creíbles de todo el mundo han llegado a la conclusión de que las declaraciones de la OEA eran defectuosas y carecían de base fáctica”. A su vez, cuestionan el “daño causado a las instituciones democráticas de Bolivia” por parte del organismo presidido por Luis Almagro.

En diciembre pasado, el presidente Alberto Fernández dijo, “que Almagro siga en la OEA es penoso porque fueron cómplices del golpe de Estado en Bolivia”, la misma semana en que el Parlamento Andino aprobó una resolución para investigar el rol del organismo panamericano en el golpe de Estado.

Investigado en Bolivia

Ex miembros del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (TSE) que intervinieron los comicios presidenciales de octubre de 2019, en los que Evo Morales se impuso en primera vuelta, iniciaron un proceso judicial “contra el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para que se reparen los daños causados con la auditoría que anuló las elecciones de octubre de 2019”.

Así lo manifestaron el ex vicepresidente del Tribunal, Antonio Costas y el ex vocal del mismo organismo, Idelfonso Mamani, tras saberse que el estudio del grupo en Bioinformática, Sistemas Informáticos Inteligentes y Tecnología Educativa (Bisite) de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, tradicional casa de estudios española, certificó que no hubo fraude electoral en dichos comicios.

Con los resultados del informe, el Ministerio Público boliviano comenzó el proceso de cierre de las acusaciones de fraude electoral por la que los siete miembros del TSE llegaron a estar detenidos. Con anterioridad, ya se habían comenzado a cerrar las causas iniciadas contra 45 vocales electorales departamentales. De todos ellos, 31 estuvieron en prisión. Algunos de los detenidos fueron incluso presentados engrillados y como delincuentes frente a los medios de comunicación. Y la mayoría estuvo en prisión durante más de un año.

“Se ejercitó el atropello más grande que existió”, denunció Costas, ex vicepresidente del TSE, sobre esos antecedentes.

Mientras que el ex vocal Mamani, al referirse a las perspectivas futuras en este caso, afirmó al diario boliviano La Razón: “Vamos a generar las acciones necesarias para que los denunciantes, que hicieron que se abra este proceso (de movilizaciones y pronunciamientos de FFAA, que concluyó en un golpe de Estado) sin tener ningún elemento material, sean sancionados.”

“Buscaremos, por lo menos, Justicia, que se nos restituya todo lo perdido; sin embargo, mínimamente deben hacer una satisfacción pública del honor de esas personas, que han sido indebidamente perseguidas” cerró Mamani.

En círculos gubernamentales trascendió que se está evaluando denunciar a Almagro y al equipo de auditoría electoral de la OEA que intervino en Bolivia en el año 2019 ante el Tribunal de La Haya por complicidad con crímenes de lesa humanidad.

Evo rechaza la jugada del congreso de EEUU

Morales expresó su desconfianza con la anunciada investigación en Estados Unidos sobre el rol que tuvo la OEA en las elecciones bolivianas anuladas del 20 de octubre de 2019.

 “Yo no tengo confianza, (…) puede ser para lavar la imagen de la OEA, (…) porque la OEA está al servicio de los Estados Unidos y por eso no creo en esa investigación, aunque escuché a algunos parlamentarios (de ese país) repudiar, rechazar y denunciar inclusive (…) que hubo golpe (de Estado) en Bolivia por el litio (…), pero dudo que sea una investigación transparente, (…) siento que será una forma de lavar la imagen a la OEA”, dijo Evo.

“Entonces estas investigaciones demuestran que no hubo fraude y (en ese contexto considero) el fraude es la mentira del siglo; el único fraude monumental es la OEA; los expertos ya han demostrado y van a seguir demostrando que esa supuesta auditoría electoral de la OEA no es auditoría, (sino solo) un informe político; la OEA hace daño a las democracias, a la gente humilde, al pueblo humilde; para la OEA, especialmente para (su secretario general) Luis Almagro y compañía, ese grupo de criminales, los pobres no (deben) ganar las elecciones”, apuntó.

Las elecciones del 20 de octubre de 2019 fueron anuladas luego de una crisis política y social en Bolivia por denuncias de supuesto “fraude electoral”, que en su momento fueron refrendadas por un cuestionado informe de auditoría de la OEA, que aseguró haber detectado “irregularidades” y una “manipulación dolosa” en los comicios, que llegaron a agravar el conflicto hasta provocar la renuncia de Evo Morales a la presidencia el 10 de noviembre del mismo año.

Morales renunció el 10 de noviembre de 2019 ante una “sugerencia” del jefe de las Fuerzas Armadas tras un amotinamiento policial y de que la OEA denunciara irregularidades en el recuento de las elecciones presidenciales del mes anterior, que había dado ganador al mandatario.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Los cien días de Gustavo Petro

    Paz total, cambios en el sistema tributario (los ricos pagan más), entrega de tierras a ca
  • Acordando desacuerdos

    Los presidentes de EEUU y China, Joe Biden y Xi Jinping, se reunieron antes del G20. Las d
  • Los golpistas no dialogan

    El gobierno puso en marcha una mesa de encuentro para atender reclamos, pero los “cívicos”
Más por Pablo Bilsky
  • Motoqueros (capítulo 3)

    Ahora va por la avenida, pero en sentido contrario al de los otros viajes. Marcha hacia el
  • El último viaje

    Yo no sé, no. Pedro me cuenta que siempre se le viene una imagen recurrente: que está en u
  • Bailando hasta el fin de los tiempos

    El último libro de poesía de Pablo Bilsky Peste Negra, se va a presentar el próximo vierne
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

¡Viva la Scaloneta, cabrones!

En un duro partido, la Selección Argentina derrotó 2 a 0 a México, por la fecha 2 del Grup