En un derby intenso, la Lepra y el Canaya igualaron 1 a 1 en el Coloso, por la fecha 7 del torneo local. Hubo muchas situaciones y un gol por cada bando: Damián Martínez abrió la cuenta, y rápidamente lo empató Nicolás Castro.

La espectacular jornada rosarina a merced del clásico arrancó con mucha intensidad en el verde césped: pierna fuerte, agarrones, cuchillo entre los dientes, pero que a la vez se dejaba jugar. De otra forma no se explicarían las tantas situaciones de gol que hubo en ambos arcos, con preponderancia para el auriazul en esa primera etapa.

La más clara fue de entrada, y la tuvo Diego Zabala luego de aparecer sin marca por detrás de toda la defensa rojinegra tras un centro cruzado de Lautaro Blanco. El volante la conectó de primera, de cachetada, y sacó a relucir los mejores reflejos de Alan Aguerre, que casi desde adentro del arco la mandó al córner.

La Lepra respondió con una media vuelta de Jonathan Cristaldo, que se limpió su marca con un giro, y sacó el remate fuerte contra el palo, apenas desviado por Jorge Broun. El delantero tuvo revancha en seguida, por un error en la salida entre el arquero canaya y Gastón Ávila, pero no logró aprovechar.

El Churry era lo más peligroso del ataque de Newell’s, pero minutos antes de la primera media hora de juego debió dejar el campo por lesión. En el instante previo a ser reemplazado por Ramiro Sordo, el atacante ex Racing y Vélez se despidió con la más clara para los suyos: después de un potente pique, y con jugadores de Central comiéndole los talones, definió rápido y muy por arriba ante la salida de Fatura.

En esos momentos, el equipo dirigido por Fernando Gamboa había tomado el control del partido. Pero tras esa baja, los de Cristian González lo recuperaron, y volvieron a llevar peligro a zona rival. Damián Martínez pateó desde su lateral al costado de la red, cuya imagen visual habrá sacado algún grito de gol apresurado de hinchas auriazules, y a más de un leproso lo habrá palidecido.

Después, Aguerre se volvió a lucir ante un fortísimo remate de Luciano Ferreyra. Y cerca del final, Emiliano Vecchio –que jugó a media máquina por una molestia– hizo un desparramo en una contra, que por poco no culminó en grito de Ruben. El peligro no se había ido aún, cuando el Pupi Ferreyra otra vez remató, ahora al primer palo, y pasó muy cerca.

Central salió decidido desde el vestuario a plantarse en campo rival. Exigió a la defensa rojinegra en una corrida de Lucas Gamba, y ganó un tiro de esquina que se convirtió en gol tras su ejecución, a los 7’ de ese segundo tiempo. Martínez le puso la cabeza a un preciso centro de Vecchio, y a cobrar.

La historia parecía la de siempre, pero los del Negro Gamboa reaccionaron rápido, y llegaron al empate a los 14’ a través de Nicolás Castro, quien fiel a su estilo (resolvió de manera similar en el doblete a Estudiantes) la colocó desde el borde del área, ayudado por un leve desvío en Facundo Almada. El debutante Maximiliano Comba fue clave en la jugada, porque se puso de cara al arco con un sutil giro y, tras una pared con Pablo Pérez, se la dejó servida a Castro.

La intensidad que caracterizó al encuentro dio un respiro recién en el final, cuando los dos parecieron conformarse con lo realizado. Ambos arriesgaron lo suficiente en su momento, y parecieron coincidir en que en los minutos finales no era el tramo oportuno para ir por algo más. Y así todo terminó en empate.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en 

Dejá un comentario

Sugerencia

El gobierno, las provincias y los consumidores garantizarán el control de precios

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se reunió con representantes provinci