El conjunto de Arroyito metió un triunfazo en el Florencio Sola ante el Taladro: le ganó 2 a 1, por la fecha 11 del torneo local. Arrancó abajo por el tanto de Juan Cruz, y lo revirtió con dos de Marco Ruben. Emiliano Vecchio y Giuliano Galoppo, expulsados en el complemento.

Central arrancó desorientado en el sur bonaerense, donde no pudo ser protagonista en toda la primera parte, ante un equipo que suele dejar jugar, cuya posición de la pelota no es su fuerte. La mejor expresión de esa confusión que atravesaba se vio en el inicio, cuando Jorge Braun, por apurado en la salida, le entregó la pelota a Juan Álvarez, quien prefirió el remate fuerte en vez de colocarla por encima del adelantado arquero auriazul, y se le fue por arriba.

Y el Canaya no despertó después de ese fallo, de ese aviso. A tal punto que a los 9’, Gastón Ávila hizo un mal cálculo aéreo tras un pelotazo, Juan Cruz le ganó la posición con su cuerpo, y definió de una manera inmejorable: casi sin ángulo, le pegó fuerte y con eficacia, y a festejar.

Los errores propios que lo pusieron en desventaja, seguían: el sistema defensivo tuvo otra falla en una jugada de pelota parada, que aprovechó Giuliano Galoppo: el volante recibió sólo, con los hombres de Central saliendo, y se arrojó de palomita para hacer lucir a Fatura Braun, que despejó con sus piernas. El volante volvió a marrar su chance minutos después, con una pifia tras un pase atrás de Jesús Dátolo, que lo dejó sin el obstáculo del guardavallas.

El gol de Marco Ruben a los 36’ llegó en un momento tan justo como inesperado. Es que había hecho poco y nada en territorio rival cuando Ávila mandó un pelotazo que Damián Martínez peinó en el trayecto, para una definición de Lucas Gamba que Ruben aseguró empujándola cerca de la línea.

El segundo tiempo no terminaba de acomodarse, de tener un dueño exclusivo de la pelota y el trámite en general, en el momento en que el goleador auriazul tuvo su gran chance de revertir en marcador, pero definió con su pierna menos hábil y Facundo Altamirano le ganó en el mano a mano.

Después vendrían las expulsiones: Fernando Rapallini le mostró la roja a Emiliano Vecchio a los 16’, y a Galoppo diez minutos más tarde, ambos por doble amarilla. Dos pisotones del enganche canaya le valieron la sanción, un tanto exagerada. Pero el árbitro compensó echando al joven volante del Taladro, también tras una polémica decisión.

Las controversias arbitrales en el Florencio Sola no sólo estuvieron en las tarjetas. Es que al minuto siguiente de la expulsión banfileña, Central se puso en ventaja en una jugada de pelota parada, pero el juez de línea levantó la bandera por una posición adelantada que no hubo. El línea del otro lado también interpretó mal una jugada de offside, aunque no pasó a mayores porque Broun le tapó el mano a mano al hijo del Jardinero Cruz

El conjunto de Arroyito pareció tener su última chance en los pies de Lautaro Blanco, a quien le quedó un rebote y definió apenas afuera. Pero al eterno goleador aún le quedaba una ficha. A los 42’, el ingresado Alan Marinelli metió una linda corrida en la que le ganó la posición al experimentado Luciano Lolo, y le puso la pelota en la cabeza a Ruben, que anticipó a su marcador, y a cobrar.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Tras el reclamo del Instituto 22, Educación abrirá una mesa de diálogo

La subsecretaria de Educación Superior, Patricia Moscato, dijo que el pedido de esta comun