La operación incluía secuestrarlo en la Embajada de Ecuador en Londres en 2017 y luego matarlo. El fundador de WikiLeaks reveló crímenes cometidos por EEUU en Irak y Afganistán, y además descubrió una de las más secretas armas de espionaje de la agencia.

“En 2017, cuando Julian Assange comenzó su quinto año recluido en la embajada de Ecuador en Londres, la CIA conspiró para secuestrar al fundador de WikiLeaks, lo que provocó un acalorado debate entre los funcionarios de la administración Trump sobre la legalidad y practicidad de tal operación”, reveló el sitio de noticias estadounidense Yahoo News. 

La investigación, firmada por los periodistas Zach Dorfman, Sean D. Naylor y Michael Isikoff, se publicó el 26 de septiembre con el título “Kidnapping, assassination and a London shoot-out: Inside the CIA’s secret war plans against WikiLeaks” (“Secuestro, asesinato y tiroteo en Londres: dentro de los planes secretos de guerra de la CIA contra WikiLeaks”)

“Algunos altos funcionarios dentro de la CIA y la administración Trump incluso hablaron sobre matar a Assange, llegando a solicitar «bocetos u opciones» sobre cómo asesinarlo. Las discusiones sobre el secuestro o asesinato de Assange ocurrieron en los niveles más altos” de la administración Trump, dijo un ex funcionario de contrainteligencia. “No parecía haber límites”, afirma Yahoo News.

“Las conversaciones fueron parte de una campaña de la CIA sin precedentes dirigida contra WikiLeaks y su fundador. Los múltiples planes de la agencia también incluían un extenso espionaje a los asociados de WikiLeaks, sembrar la discordia entre los miembros del grupo y robar sus dispositivos electrónicos”, precisa la nota.

La bóveda siete

“Si bien Assange había estado en el radar de las agencias de inteligencia de EE. UU. Durante años, estos planes para una guerra total contra él fueron provocados por la publicación en curso de WikiLeaks de herramientas de piratería de la CIA extraordinariamente sensibles, conocidas colectivamente como «Bóveda 7» o «Refugio 7», que la agencia finalmente concluyó representaba la mayor pérdida de datos en la historia de la CIA»”, señala la investigación de Zach Dorfman, Sean D. Naylor y Michael Isikoff.

Las filtraciones de WikiLeaks, además, dejaron al descubierto crímenes de lesa humanidad y la masacre sistemática de niñas, niños, ciudadanos no combatientes y periodistas en los Países de Medio Oriente.

“El director de la CIA recién instalado por el presidente Trump, Mike Pompeo, buscaba venganza contra WikiLeaks y Assange, quienes habían buscado refugio en la embajada de Ecuador desde 2012 para evitar la extradición a Suecia por acusaciones de violación que negó. Pompeo y otros líderes de las principales agencias «estaban completamente separados de la realidad porque estaban muy avergonzados por el Refugio 7», dijo un ex funcionario de seguridad nacional de Trump: Estaban viendo sangre”, afirma el sitio estadounidense.

“La furia de la CIA en WikiLeaks llevó a Pompeo a describir públicamente al grupo en 2017 como un «servicio de inteligencia hostil no estatal». Más que un simple tema de conversación provocativo, la designación abrió la puerta para que los operativos de la agencia tomaran acciones mucho más agresivas, tratando a la organización como lo hace con los servicios de espionaje adversario, dijeron ex funcionarios de inteligencia a Yahoo News. En cuestión de meses, los espías estadounidenses estaban monitoreando las comunicaciones y los movimientos de numerosos miembros del personal de WikiLeaks, incluida la vigilancia visual y de audio del propio Assange, según ex funcionarios.

Por su parte el canal de televisión de sitio de noticias estadounidense de la ONG sin fines de lucro Democracy Now! (¡Democracia ahora!) replicó la noticia con el título “The Plot to Kill Julian Assange: Report Reveals CIA’s Plan to Kidnap, Assassinate WikiLeaks Founder” (“El complot para matar a Julian Assange: Un informe revela el plan de la CIA para secuestrar y asesinar al fundador de WikiLeaks”) y entrevistó a Michael Isikoff y a la representante legal de Assange, Jennifer Robinson.

Durante la charla con una de las responsables de Democracy Now!, Amy Goodman, Isikoff, principal periodista de investigación de Yahoo News, describió sus hallazgos y contó que este plan de secuestro generó “uno de los debates de inteligencia más polémicos de toda la era Trump”. Isikoff señaló además que, en última instancia, esta posibilidad hizo que el Departamento de Justicia acelerara la causa judicial contra Assange. 

Por su parte, Robinson afirmó que las últimas revelaciones deberían alarmar a la ciudadanía estadounidense, así como a periodistas de todo el mundo. “Aquí vemos a la CIA hablando de conspirar para secuestrar y asesinar a un ciudadano australiano, un periodista y editor reconocido que no hizo más que publicar información veraz”.

Isikoff recordó que WikiLeaks había estado en la pantalla del radar de la inteligencia estadounidense durante años, volviendo a sus publicaciones en 2010 de los cables del Departamento de Estado, los Registros de la guerra afgana y los Registros de la guerra de Irak que había proporcionado Chelsea Manning, y también, por supuesto, por el papel de Assange en la publicación de los correos electrónicos del Partido Demócrata. 

El periodista afirmó que el complot de la CIA incluía actividades ofensivas de contrainteligencia. Y también, básicamente, una operación de secuestro para sacar a Assange de la Embajada de Ecuador. “Se habló de asesinato, aunque, queremos dejarlo claro, eso nunca fue remitido a la Casa Blanca; eso fue internamente dentro de la CIA. Los planes de secuestro eran, como parte de un ataque de la CIA mucho más amplio y múltiple contra WikiLeaks que incluía el robo de computadoras, la vigilancia de los asociados de WikiLeaks y sembrar la discordia entre sus miembros”, afirmó Isikoff en diálogo con Goodman.

El diario británico The Guardian también publicó las revelaciones en una nota titulada “CIA officials under Trump discussed assassinating Julian Assange “ (“Oficiales de la CIA durante la administración Trump discutieron sobre asesinar a Julian Assange”) y firmada por Julian Borger.

“El abogado estadounidense de Assange, Barry Pollack, señaló: «Como ciudadano estadounidense, me parece absolutamente indignante que nuestro gobierno esté contemplando la posibilidad de secuestrar o asesinar a alguien sin ningún proceso judicial simplemente porque publicó información veraz»”, reproduce The Guardian.

“Mi esperanza y expectativa es que los tribunales del Reino Unido considerarán esta información y reforzarán aún más su decisión de no extraditarlo a EEUU”, agregó Pollack.

Assange se había refugiado en la embajada de Ecuador desde 2012 para evitar la extradición a Suecia para enfrentar acusaciones de agresión sexual. Fue detenido en 2019 tras ser desalojado por el gobierno ecuatoriano y ahora se encuentra preso en Londres, desde donde lucha contra la extradición a EEUU.

Los fiscales estadounidenses lo han acusado en virtud de la Ley de espionaje de buscar ayudar a Chelsea Manning a piratear una red informática militar para obtener documentos clasificados, intentar ayudar al ex analista del ejército estadounidense y conspirar para obtener y publicar documentos clasificados en violación de la Ley de espionaje.

El uso de la Ley de Espionaje en el caso fue fuertemente criticado por grupos de derechos humanos que señalaron que abrió la puerta para su uso contra los periodistas de investigación en general, gran parte de cuyo trabajo gira en torno a la obtención y publicación de información que los gobiernos preferirían mantener en secreto.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
  • Chile: los Carabineros siguen reprimiendo

    A un mes de las elecciones y a dos años de los levantamientos, empezaron a redactar la nue
  • Vida en movimiento

    La exposición "Ritmos. 1972-2019", de la rosarina Rosa Aragone, reúne un elenco de obras p
  • Una Puta Poeta

    Natalia Canteros es trabajadora sexual, madre y feminista. Con las palabras como herramien
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Tras el reclamo del Instituto 22, Educación abrirá una mesa de diálogo

La subsecretaria de Educación Superior, Patricia Moscato, dijo que el pedido de esta comun