El proyecto colectivo, federal y latinoamericano Cuerpas reales. Hinchas reales refleja –a través de imágenes– la pasión de las mujeres por un deporte históricamente machista como el fútbol. En la segunda edición, las canayas aportan lo suyo.

En 2019, la fotógrafa y documentalista Érica Voget, simpatizante de Gimnasia y Esgrima de La Plata, se lanzó a la aventura de registrar el amor por el fútbol, y especialmente por el conjunto tripero, a través de cuerpos de mujeres sin estereotipos ni estándares de belleza. Y se embarcó en eso justo el día en que Diego Maradona fue presentado en el Lobo. Así nació un proyecto que fue creciendo con el tiempo y que no sólo se abrió a otros clubes sino que traspasó las fronteras del país. Y que además, este miércoles recibió un título importante: fue declarado de Interés Cultural a nivel nacional. Desde Rosario aporta su lente la Canaya Julia Oubiña.

Tirando diagonales

La cosa arrancó allá por 2019, en momentos en los que Diego Armando Maradona pisaba La Plata para calzarse el buzo de Gimnasia. “Fui con ese objetivo de retratar a esas mujeres, ese fue el disparador de este proyecto”, rememora su creadora, que no se quedó sólo con lo realizado en la capital bonaerense y abrió el juego a otras ciudades y otros clubes, del país y del continente.

Ahí entró en acción Julia Oubiña: “Me enteré de la convocatoria por una compañera que me avisó y me anoté. Después, se amplió muchísimo más la mirada, ya que había fotógrafas de varios países: de Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Ecuador, México, Perú, Colombia, Brasil y España”.

Para la platense y líder del espacio, “esto es una herramienta de transformación social, de poder visibilizar ciertas luchas, de trabajar la fotografía como una herramienta, un medio para hacer trabajos sociales”, y sigue: “Esto me trajo muchas alegrías, muchas emociones, porque no me imaginaba lo que iba a pasar hasta que no estuve en el campo, en cada visita”.

Foto: Érica Voget

Para la representante rosarina, este proyecto autogestivo, federal y latinoamericano, “que busca registrar y visibilizar a mujeres con cuerpos no hegemónicos, y también a disidencias”, también “pone el foco en las luchas sociales, ya que se busca poder reflejar en esos retratos las identidades de cada hincha”. En su caso fueron las canayas, “con toda esa composición, con lo que significa Central con respecto a la pasión”, y además “aunarlo y entrelazarlo con las luchas sociales, como la búsqueda de Tehuel, o el caso de Bocacha (por Carlos Orellano, encontrado muerto en el río Paraná tras recibir agresiones de patovicas), que era muy hincha de Central”.

Es que “la hinchada contiene, o ataja, a todo este espectro y estas identidades”, según apunta esta fanática centralista. “Quienes vamos a la cancha o quienes son hinchas de algún club, sabemos que en la cancha están todas las clases sociales, somos parte de algo común que es la pasión que nos convoca. Ahí se pueden ver todos los distintos matices y dar cuenta también de que todo eso que sucede en la cancha también se replica en la casa, en la familia, en el día a día”, analiza.

Ponerle el cuerpo

Esta iniciativa que le muestra la tarjeta roja al modelo de representación hegemónica y los estándares de comportamiento asociados culturalmente al rol de la mujer, en un mundo masculinizado, se propone captar imágenes “que se den en un ámbito cotidiano”, según relata Oubiña, y se explaya: “La mayoría de los retratos se hacen en las casas de las retratadas, siempre y cuando sea posible y la retratada quiera, porque se buscan esos espacios más íntimos, poder poner en cuestión todo eso que hace a este sentimiento, esos fetiches, por decirlo de alguna manera, sumarle banderas, banderines, tatuajes, hay gente que colecciona cosas de su club. Y a su vez poder tener un tiempo también, que no es sólo la imagen que acompaña y lo que hace a cada retratada, sino que buscamos además contar un poco de su historia”.

Con la tregua que dio la pandemia en estos pagos, las participantes avanzan a la siguiente etapa y le apuntan todo a la exposición de fin de año. “Vamos a juntar las fotografías de la primera edición, que finalizó en marzo de este año –anticipa la creadora de esta idea que ya nuclea a unos 70 clubes de 10 países–, junto con la segunda que está en plena producción, para poder presentarlas en diciembre de este año”.

“Ahora nos estamos encontrando con varias de las hinchas, algunas se fueron acercando. Con algunas en sus casas, con otras en lugares más significativos, como puede ser un mural. Así que estamos produciendo mucho”, revela la rosarina, y agrega que la idea es que desde el club de Arroyito, a través de su Secretaría de Género, “se avance con esto, que se le dé una continuidad”. Sobre ese espacio de militancia feminista dentro de la entidad, afirma que “fue clave en esto, muy importante, porque no sería lo mismo sin ese apoyo, ya que hay un montón de otros clubes que lamentablemente no cuentan con ese tipo de espacios”, y subraya al respecto: “Central fue el primer club que adhirió a la Ley Micaela, lo cual dice mucho”.

Foto: Cecilia Rossi

En los primeros mano a mano que mantuvo en la ciudad, la fotógrafa local destaca el de Rosa Buliotti, quien va camino a los 94 años, lo que la convierte en la socia más longeva del auriazul. “Da cuenta de la historia, atraviesa todas las generaciones, es algo muy lindo encontrarse con esas experiencias”, adelanta de aquel encuentro. Pero la cuestión no queda ahí: “Ahora se viene uno con una compañera de Hijos, que creo que es súper significativo para el club, porque hubo homenajes a personas desaparecidas que fueron socias. Hay un compromiso social y de derechos humanos muy importante que hacen a esas historias”.

Voget, por su parte, reconoce que no es futbolera, “pero sí de Gimnasia, porque practiqué deportes ahí”, y resalta: “Sé lo que significa el fútbol para muchas, que era para mí un mundo desconocido. Las historias fueron tan atrapantes, tan emocionantes. Así que lancé la convocatoria por las redes para que se sumaran otras colegas, con el fin de fortalecer en diferentes territorios esta pasión por el fútbol desde una mirada feminista”.

Hinchas reales del Diego

“Al Diego lo queremos en Cuerpas”, deja en claro de entrada Érica Voget, tajante ante la consulta si pueden convivir las pasiones por Maradona y el movimiento de mujeres. “Soy de las que creen que sí se puede amar a Maradona y ser feminista”, se suma, también con firmeza, Julia Oubiña.

Y no es para menos, porque el Pelusa fue quien les dio el pase inicial para este plan ya hecho realidad. “Las primeras fotos a hinchas mujeres fueron cuando el Diego llegó a Gimnasia, el día que se presentó”, dice quien parió Cuerpas reales. Hinchas reales, y añade: “Siempre miramos el ícono futbolístico y lo que representa como símbolo en Argentina para el mundo. Lo admiramos por lo que hizo y lo que genera en la gente”.  

“Lo que significó el Diego a nivel popular –toma la posta la reportera rosarina y canaya– no quita lo que es una lucha a diario con un colectivo con respecto a las perspectivas de género. Obvio que  se pueden generar críticas, que hay cosas que rever, pero no son por Maradona, sino que es algo a nivel cultural y social, y que se replica en la reproducción de una sociedad patriarcal”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Hubo récord de Ruben, pero no victoria ante el campeón

Rosario Central y River jugaron un partidazo: lo ganaba el local con dos de Ruben –uno de