En el debut de Adrián Taffarel como DT, la Lepra igualó 0 a 0 ante Aldosivi de Mar del Plata, en el Marcelo Bielsa, por la fecha 17. El local fue más, tuvo sus chances, pero no le alcanzó, y fue despedido con silbidos.

El Coloso, a poco de abrir sus puertas nuevamente al público, habló. O silbó, bah. Es que tras el pitido final de Pablo Dóvalo, los simpatizantes rojinegros expresaron su malestar por el presente del equipo, que ya no tuvo a Fernando Gamboa en el banco (sí vio el partido desde un palco), y que no levanta en la tabla.

El aburrido primer tiempo cerró con poca actividad en las áreas. Newell’s hizo algunos intentos, sin éxito. El primero fue de Ramiro Sordo, que controló muy bien un pase largo de Cristian Lema, pero definió donde estaba parado José Devecchi, quien más tarde, con un leve desvío, impidió el gol olímpico de Nicolás Castro.

El debutante entrenador Adrián Taffarel debió meter mano enseguida, ya que Lema apenas duró 8’, por una lesión. Fue reemplazado por Manuel Capasso, quien no tuvo demasiado trabajo en esa última línea, debido a las escasas llegadas de Aldosivi, que no pateó al arco en toda esa primera parte.

En el segundo tiempo, la Lepra le impuso más ritmo al partido. Allí se vio lo mejor, aunque no era muy difícil de superar luego de la floja parte inicial. Castro aportó algo de lucidez con un lindo pase a tres dedos para Ignacio Scocco, que se demoró en definir y el arquero del marplatense lo primereó.

Francisco González, apenas entró por Sordo, tuvo una muy clara: remató muy cerca del arquero, pero quien le ahogó el grito fue el cruce justo a tiempo de Emanuel Iñíguez. En la jugada siguiente, Panchito –que le imprimió más velocidad en los metros finales– probó de cabeza, pero no calibró bien la puntería.

Quien tampoco tenía la mira en su lugar era Nacho, que ahora lo tuvo de cabeza a la altura del punto penal, pero el frentazo salió bastante desviado. Mismo inconveniente tuvo, en el área de enfrente, Malcom Braida, cuando cabeceó afuera en una jugada de pelota parada, en la primera aproximación de la visita en las inmediaciones de Ramiro Macagno.

Después intentó de todas las maneras posibles, pero no hubo casi. Pancho González probó desde afuera, y tapó Devecchi. En un costado, Maximiliano Comba tuvo un mano a mano, y volvió a tapar Devecchi. Para colmo, tras varios intentos fallidos, Gabriel Hauche casi le da el triunfo a la visita, pero Macagno le achicó a tiempo y le ganó el duelo en el cara a cara.

Y no hubo más. Los cinco partidos que acumula el equipo del Parque Independencia sin ganar se reflejaron en la despedida del público, entre silbidos e insultos. Los intentos por sumar de a tres ya no parecen clamar los ánimos del público, que quiere ver ese esfuerzo en resultados concretos.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Hubo récord de Ruben, pero no victoria ante el campeón

Rosario Central y River jugaron un partidazo: lo ganaba el local con dos de Ruben –uno de