La desesperante situación humanitaria de los migrantes no encuentra respuesta de la llamada “comunidad internacional”, que con discursos cínicos y acciones brutales los condena a la pobreza, los abusos, la violencia, el encierro o la muerte.

La expresión “crisis de refugiados” es un eufemismo políticamente correcto que cada día adquiere un mayor grado de cinismo. “Crisis” deriva del griego “krísis” (“decisión”) y del verbo “kríno” (“decidir”, “juzgar”), o sea que no sólo designa un momento de inestabilidad y caos sino que también remite a la toma de decisiones para enfrentar una situación de gravedad. Cada día queda más claro que más que “crisis”, la espantosa situación humanitaria de los migrantes, es producto del abandono, la discriminación y el racismo de muchos gobiernos y sociedades. No sólo desidia: algo planeado con fines económicos en los que los más desprotegidos, los desplazados, los que huyen del hambre, la guerra, los abusos, deben padecer la peor parte: más hambre, más abusos, enfermedades, y muchas veces la muerte. Según los aterradores números (y los dramas humanos que representan), la decisión de las autoridades europeas y de EEUU (con mayor o menor grado de crueldad), es dejarlos librados a su suerte. Aceptar un cupo para guardar las apariencias y nada más.

El papa Francisco pidió que la comunidad internacional alcance un acuerdo compartido y duradero para gestionar los flujos migratorios que llegan a Europa por el mar Mediterráneo y que ponga fin a la devolución de estas personas a países no seguros.”Necesitamos poner fin a la devolución de migrantes a países no seguros y dar prioridad al rescate de vidas humanas en el mar, con dispositivos de salvamento y desembarco previstos, garantizar sus condiciones de vida dignas, alternativas a la detención, recorridos regulares de migrantes y solicitudes de asilo”, señaló el papa. 

Según el más reciente informe de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) un total de 370 personas migrantes fueron interceptadas durante el fin de semana en aguas del Mediterráneo, frente a la costa de Libia, y fueron mandadas de vuelta a ese país pese a ser considerado un lugar “no seguro”, informó la Agencia. Según la fuente, 198 de ellas fueron interceptadas la madrugada del sábado por patrullas de la controvertida Guardia Costera libia cuando estaban a la deriva en dos botes neumáticos. Los grandes botes fueron llevados a los puertos de Trípoli y Zawara, donde los emigrantes recibieron los primeros auxilios antes de ser entregados a las milicias locales para internarlos en centros de detención.

El Mediterráneo como fosa común

Según informó Página 12, otras 116 personas, entre ellas veinte mujeres y siete menores, fueron interceptados la noche del sábado 23 al domingo 24 y trasladados igualmente a la capital libia. Todos ellos viajaban en un bote neumático que se había hecho a la mar pese a las malas condiciones climáticas desde las playas de Zawara, uno de los principales centros de operaciones de las mafias libias que se lucran con el contrabando de personas.

El último bote fue interceptado la mañana del domingo, con 56 personas a bordo, igualmente procedentes de Zawara y desembarcados en Trípoli, donde miembros de ACNUR y la Media Luna Roja trataron heridas menores y personas con síntomas de hipotermia antes de entregarlas a las milicias.

Salvini: la xenofobia al banquillo

El sábado 23 por la mañana comenzó en Sicilia el juicio contra el ex ministro del Interior de Italia, anti-inmigrantes y líder de la derechista Liga del Norte, Matteo Salvini. 

El ex funcionario, presente en esta primera audiencia, “está acusado de secuestro de personas y negligencia en el cumplimiento del deber al no permitir durante casi siete días, en agosto de 2019, el desembarque de 147 inmigrantes en difíciles condiciones, salvados en el Mediterráneo por la nave de la organización humanitaria española Open Arms”, según informó Página 12.

El famoso actor estadounidense Richard Gere fue aceptado como testigo en el proceso.

Salvini reaccionó inmediatamente: “He sabido que al proceso que me harán en Palermo, porque he tratado de detener a los traficantes (de seres humanos), entre los testigos que irán a acusarme de que soy racista y opresor, está Richard Gere. Yo creía que era un actor. A mi abogado le dije que debemos responder a esto con actores de mayor nivel como Raul Bova, Lino Banfi, Checco Zalone”, comentó con ironía.

Salvini, que era ministro del Interior cuando sucedieron estos hechos, subrayó además que “no es un derecho del ministro sino un deber detener la inmigración clandestina”. Cuando vea a Gere “al menos le pediré un autógrafo para llevárselo a mi hijo”, añadió sonriendo.

Y al salir de la sala de la audiencia declaró a los periodistas: “Espero que este proceso dure lo menos posible porque hay otras cosas más importantes de las cuales ocuparse. Lo lamento por dos motivos: por el tiempo que quito a mis hijos y por el dinero que los italianos pagarán por este proceso político organizado por la izquierda y por los hinchas de la inmigración clandestina”.

Récord de deportaciones en EEUU

Según informó el diario mexicano La Jornada, el número de migrantes detenidos en su intento por entrar a Estados Unidos alcanzó un nivel histórico en el año fiscal 2021. Más de 1.7 millones de personas en condición de movilidad irregular fueron aprehendidas por autoridades estadounidenses en la franja fronteriza en este lapso.

De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de ese país (CBP, por sus siglas en inglés), entre octubre de 2020 y septiembre de 2021 –el periodo del año fiscal– esta cifra alcanzó un millón 734 mil 686 migrantes; de ellos casi cuatro de cada 10 eran de origen mexicano.

En 2021, hubo 757.177 migrantes detenidos más que los 977.509 reportados en el año fiscal 2019, que era la cantidad más alta en la historia. El número actual creció 77 por ciento en relación con el de hace dos años.

A lo largo de ese lapso las cifras fueron al alza, pues 46,37 por ciento de las retenciones (804.468) se registraron entre junio y septiembre de este año.

El mes con el mayor número de detenciones en este periodo fiscal fue julio, con 213 mil 593; seguido de agosto, con 209 mil 840; septiembre ocupó el tercer lugar, con 192 mil una aprehensiones, y siguió junio, con 189 mil 34, de acuerdo con los números de la CBP.

La situación en Afganistán

La reapertura de la frontera de Pakistán por primera vez desde la toma del poder por los talibanes dio lugar a una exhibición del caos y la crisis humanitaria que padecen miles de familias. Las personas se amontonaron en el paso fronterizo tratando de huir. Muchos están enfermos y hambrientos, entre ellos niñas, niños y mujeres, que son los más afectados y suelen ser aplastados por las estampidas que se producen. Avanzan como pueden, sin agua ni comida. Las pocas pertenencias que poseen las pierden en el camino.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Pablo Bilsky
  • Un lustro de paz entre sombras

    Colombia conmemoró el acuerdo que puso fin a la lucha armada con las Farc y confluyeron en
  • El Manual de las chocheras criollas

    Progresistas y peronistas celebraron tras las generales locales como si hubieran crecido e
  • Se pierde pero se gana

    Los resultados de las elecciones en Santa Fe permiten celebraciones varias. Un repaso por
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Más de 54 mil estudiantes de 6° grado serán evaluados en Santa Fe

Será este miércoles 1° de diciembre, a través de la Prueba Aprender que aplican el Ministe