El joven futbolista de 17 años, Lucas González, que  jugaba en Barracas Central y que fue baleado por parte de un policía de la Ciudad de Buenos Aires el barrio porteño de Barracas murió este jueves luego de haber estado internado en el Hospital El Cruce de Florencio Varela. La confirmación fue entregada por el tío.

Más temprano, la madre del joven baleado -Cintia -confirmó a Télam que esta madrugada, cerca de las 2, su hijo había sido trasladado desde el Hospital Penna, de Parque Patricios, al Hospital El Cruce, en la localidad bonaerense de Florencio Varela.

“No hay esperanza, no tiene signos vitales, está muy mal, hay que esperar, está en manos de Dios”, manifestó desconsolada la madre del adolescente  futbolista de las inferiores del club Barracas Central. La abogada de la familia, Lorena Blanco, informó que el joven había sufrido muerte cerebral por los disparos.

Lucas González tenía 17 años y jugaba en las inferiores del club Barracas Central.

La madre de la víctima denunció que su hijo fue víctima de un caso de “gatillo fácil” por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad (CABA), que los policías “tiraron a matarlo” y que le “plantaron” un arma de fuego para simular un enfrentamiento.

El hecho ocurrió este miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial,  cuando el adolescente y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco situado sobre la calle Luzuriaga, de Barracas, fueron interceptados por efectivos de civil de la Comisaría Vecinal 4C quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

La policía dijo que los jóvenes se negaron a ser identificados, embistieron con el vehículo a dos efectivos y tras una persecución a los tiros que se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, el futbolista fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante, dos de sus amigos fueron detenidos y un tercero escapó, aunque más tarde se presentó en sede policial con su madre y quedó aprehendido.

Marcha y dolor

Con profunda angustia , familiares, amigos y vecinos de Lucas González, el adolescente de 17 años que fue asesinado de un balazo en la cabeza por uno de los policías de la Ciudad que lo interceptaron cuando se trasladaba con tres amigos en un auto por el barrio porteño de Barracas, participaban en la tarde de este jueves de dos movilizaciones para pedir “justicia” por el asesinato.

Esta tarde hubo dos movilizaciones para pedir “justicia” por el asesinato. (Foto: Télam)

Los manifestantes se enteraron mientras participaban de ambas convocatorias del fallecimiento del joven, ocurrido pasadas las 17.45, y se extendieron las muestras de dolor. Una de las marchas se realizaba en el hospital El Cruce de Florencio Varela donde, el joven permanecía internado desde la madrugada en gravísimo estado y en la que se hallaban los padres, familiares y decenas de amigos, todos adolescentes, muchos de los cuales eran también futbolistas.

Reunión  con Fernández, postergada

La reunión prevista para esta tarde entre el presidente Alberto Fernández y Cintia González, la madre del adolescente de 17 años de la sexta división del club Barracas Central que murió esta tarde tras ser baleado en la cabeza por un efectivo de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas, quedó postergada tras el fallecimiento del joven, informaron fuentes oficiales.

El encuentro estaba previsto para las 19 en el despacho presidencial de Casa Rosada, pero quedó postergado. Según las fuentes, Cintia González envió esta mañana un mail a Presidencia y el propio Fernández se comunicó con ella y la citó para esta tarde.

Sin embargo, los padres recibieron cerca de las 17.45 el parte del hospital El Cruce de Florencio Varela en el que le informaron que Lucas había fallecido.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Más de 54 mil estudiantes de 6° grado serán evaluados en Santa Fe

Será este miércoles 1° de diciembre, a través de la Prueba Aprender que aplican el Ministe