El presidente Alberto Fernández volvió a cuestionar este martes la distribución desigual de vacunas contra el coronavirus en el mundo y consideró que África fue “abandonada a su suerte” y ahora debe enfrentar una nueva variante, la Ómicron, que “pone en jaque a todo el sistema internacional nuevamente”.

Así lo afirmó al exponer en el séptimo encuentro del Grupo de Puebla, del que participan más de 150 líderes.  A través de un mensaje grabado para la ocasión, el Jefe de Estado se refirió al escenario de la pandemia de coronavirus y los desafíos para “ver de qué manera” se puede poner “en marcha un mundo diferente”.

En horas en las que el mundo trata de dimensionar el impacto que podría tener la nueva cepa de coronavirus surgida en África, el presidente reiteró sus críticas a la distribución de las vacunas contra la Covid-19. “Eso ocurre mientras que el 90 por ciento de las vacunas quedaron distribuidas en el 10 por ciento de los países más poderosos de la Tierra. Ese no es un sistema de igualdad, eso es una gran injusticia”, reclamó Fernández.

En ese contexto, hace poco más de una semana, Argentina anunció la primera tanda de donación de vacunas que tuvo, entre otros destinos, a Mozambique, con 500 mil dosis enviadas esa república de África oriental. En otra parte de su discurso, Fernández pidió “aprender de tanto dolor” causado por la pandemia, para “asumir las carencias del mundo y la humanidad”, y “ver de qué manera ponemos en marcha un mundo diferente”.

“Somos sobrevivientes (de la pandemia), y como sobrevivientes tenemos el deber ético de aprender de tanto dolor, de asumir las carencias del mundo y la humanidad, y de ver de qué manera ponemos en marcha un mundo diferente”, afirmó el mandatario argentino.

El Presidente volvió a llamar la atención sobre que “la pandemia dejó en claro la desigualdad que el sistema económico ha generado en el mundo” y afirmó que “esa realidad se convierte en un imperativo ético que obliga a modificarla”. En ese contexto llamó a “trabajar para recuperar la lógica del desarrollo productivo para toda América latina” y pidió hacerlo “siguiendo el ejemplo de Artigas, de O’Higgins, de San Martín, de Bolívar, de Sucre, de los grandes hombres que unieron a América latina”.

“Si después de todo lo que nos pasó, lo único que vamos a hacer es volver a repetir la historia, entonces no habremos aprendido nada y las futuras generaciones nos recordarán que les hemos fallado”, señaló en su mensaje.

El Grupo de Puebla cuenta con 54 líderes progresistas de 16 países y tiene como objetivo fortalecer la integración regional, promover el debate y articular el diseño de programas y modelos comprometidos con el crecimiento con inclusión, el acceso al trabajo, la educación, la salud y la vivienda dignos.

En el encuentro, se trabajará en la propuesta de un modelo de desarrollo solidario y analizará la coyuntura de América latina, según informaron dirigentes del foro. Esta cumbre, la tercera presencial organizada por este espacio que cuenta con 54 líderes progresistas de 16 países, tiene lugar en un hotel situado el corazón de la capital de México, situado sobre el majestuoso Paseo de la Reforma.

Entre los participantes se cuenta a la ex mandataria brasileña Dilma Rousseff, el ecuatoriano Rafael Correa, el paraguayo Fernando Lugo y el colombiano Ernesto Samper. Tal como lo hizo Fernández, a través de una conexión remota, también están confirmados el mandatario de Bolivia, Luis Arce, y el expresidente de Brasil Lula da Silva. Por parte de la Argentina, asisten de manera presencial la ministra de Género, Elisabeth Gómez Alcorta, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

Fuente: Télam

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Fernández: “El mundo reclama litio y tenemos la oportunidad de brindarlo”

El presidente destacó las “enormes posibilidades” económicas y tecnológicas que genera su